Fotografía de paisaje: la guía definitiva

Por Antoni Cladera

La localización es clave.

¿Cuántas veces has leído esta frase en mis artículos?

Deja, deja... Mejor no contestes que ya lo hago yo: una infinidad de veces.

La repito tanto porque una vez que encuentro una localización que me gusta, un rincón que me entusiasma y me emociona, me convierto en un cazador de fotos compulsivo.

Y es que si el escenario es ideal, ¿por qué no exprimirlo al máximo de todas las formas posibles?

Exprimirlo del punto de vista artístico, por supuesto.

Por eso me encanta seleccionar una localización, dejar volar la imaginación y planificar todo tipo de fotos.

Fotos con diferente luz natural. Fotos que incluyan elementos como el Sol durante una salida de Sol o una puesta de Sol, la Luna, la Vía Láctea, lluvias de estrellas, rastros de estrellas. O realizar una larga exposición con filtros, aprovechar las nubes en el cielo y, por qué no, cambiar el punto de vista y planificar una foto aérea para mi dron.

De esta manera puedo enseñar la localización de mil maneras diferentes y contar mil historias distintas.

Y eso es lo que me encantaría conseguir con esta guía: que seas capaz de elegir una localización que te guste y hacer fotos de paisaje que nunca haya hecho nadie antes. Mil fotos distintas para enseñar su belleza de mil maneras diferentes.

Que puedas utilizar tus conocimientos de planificación, composición, técnica y de tu propio equipo para conseguir auténticos fotones.

¿No sabes cómo?

No te preocupes. Para eso estoy yo aquí, escribiendo estas palabras. Para despejar todas tus dudas y quitarte todos tus miedos.

Así que sigue leyendo porque te voy a contar cuál es mi método, cómo lo hago. Y te lo voy a explicar paso a paso para que puedas aprender todo lo que necesitas para sacarle el máximo partido a cualquier localización del mundo.

El camino es largo, pero muy entretenido.

¿Te vienes?

"Creo que la fotografía de paisajes en general está algo infravalorada." – Galen Rowell

Fotografía de paisaje: la guía definitiva

¡Consigue gratis este ebook!

Contenido

  1. Inspírate con estas 27 fotos de paisaje
  2. Elige el tipo de paisaje que quieres fotografiar
  3. No dejes ningún rastro, sólo tus huellas
  4. Cómo encontrar y aprovechar al máximo una localización
  5. Trabaja la composición de tu foto de paisaje
  6. Planifica tus fotos de paisaje en unos minutos
  7. La fotografía de paisaje depende de factores naturales
  8. Qué equipo necesitas para fotografiar un paisaje
  9. Cómo fotografiar un paisaje (27 ejemplos explicados paso a paso)
  10. 10 consejos más para mejorar tu fotografía de paisaje
  11. 17 fotógrafos de paisaje de los que aprender
  12. 14 apps y páginas web que te ayudarán a hacer fotos de paisaje
  13. ¡No pierdas ni un minuto más!

1.Inspírate con estas 27 fotos de paisaje

Me vas a permitir que me repita... ;)

Algunas localizaciones me inspiran. Siento su magia y no puedo evitar dejarme arrastrar por ella.

Me pongo a imaginar y mi cabeza no para de dar vueltas. Fotos de amaneceres, atardeceres, hora azul, Luna, Vía Láctea... ¡De pronto me surgen mil ideas fotográficas!

Ahí es donde empieza todo, con la idea.

"Pero, ¿de dónde sacas tantas ideas Toni?"

Pues mira, te podría decir que mi imaginación no tiene límites. Pero eso sería ser demasiado presuntuoso.

La verdad es que busco un montón de fuentes de inspiración. Y una de las cosas que más me ayuda durante el proceso creativo es ver fotos de otros fotógrafos.

Por eso he pensado que mis fotos pueden inspirarte y hacer que tu imaginación despegue.

¡Espero conseguirlo!

Paisaje de naturaleza (1)

Fujifilm X-T2 | 200mm | f/4.8 | ISO 200 | 5500K

Esta foto la hice durante la expedición a Namibia, donde los paisajes desérticos son inmensos y las dunas rojas de hierro oxidado del Namib son inconfundibles.

Está hecha durante la hora dorada, cuando la luz es perfecta para captar los colores de la arena de este desierto tan particular.

Quería enseñar el enorme tamaño de las dunas así es que añadí una acacia a la composición en la parte inferior del encuadre. Y me pareció interesante jugar con la línea de la duna hasta hacerla llegar a la esquina superior derecha.

Paisaje urbano (2)

Nikon Z6 | 21mm | f/8 | 0,8s | ISO 100 | 7000K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Esta foto es muy especial y la conseguí gracias a una oportunidad única. La hice durante el PhotoPills Camp, mi evento favorito del año.

En esa ocasión, y para inaugurar el Camp, los dueños de esta preciosa casa nos invitaron a conocerla al final de la tarde. Es una casa muy conocida en Ciudadela (Menorca) que llevaba muchos años abandonada y en muy mal estado. Nos contaron cómo se enamoraron de ella y pusieron todo su empeño en restaurarla y hacer un jardín a su alrededor.

Aquella tarde había una luz fantástica durante la hora azul y pensé que el contraste entre el color rojo del edificio principal y el azul del cielo y el agua podía ser especial. Coloqué el trípode muy bajo en el extremo de la piscina y usé el agua como espejo.

Conceptual (3)

Olympus OM-1 | 300mm | f/5.6 | 1/640s | ISO 400 | 5600K

Esta foto es consecuencia del “fracaso total” de nuestra expedición a Islandia.

Toda la expedición se organizó en torno a una planificación muy concreta: fotografiar la Luna saliendo detrás de Reynisdrangar, unas grandes columnas de basalto situadas en la playa negra de Reynisfjara en Vik. Y eso ocurría el 19 de agosto de 2016.

Y ahí estábamos todos los PhotoPillers miembros de la expedición en el punto de disparo el 19 de agosto 2016. Esperamos pacientemente a que la Luna saliera. Pero ocurrió un error fatal 404 cuando el cielo se llenó de intensas nubes que nos impidieron poder capturar la foto.

Así es que me tuve que conformar con hacer una foto artística del paisaje que había en ese momento. Aproveché el vuelo de las aves y usé las columnas desenfocadas como fondo.

Es una foto original pero tengo esa espina clavada. ¡Tendré que volver a Islandia a hacer la foto que planificamos con tanto cariño! Algún día... ;)

Abstracto (4)

Nikon D700 | 500mm | f/5.6 | 0,7s | ISO 200 | 5700K | Filtro ND 0.6 (2 pasos)

Al igual que el barrido, esta técnica necesita de paciencia y práctica. Pero no es nada complicada. Los mejores sujetos para practicar este tipo de fotografías son hierbas altas, juncos o un cañaveral.

Tenía montado mi 500mm sobre la rótula gimbal porque tenía en mente fotografiar aves cerca del torrente de La Vall en Menorca. Sabiendo que este tipo de rótulas se mueven con suavidad y son muy estables, se me ocurrió hacer un movimiento vertical encuadrando al cañaveral con una velocidad de obturación relativamente lenta.

El resultado es sorprendente, ¿no crees?

Reflejo (5)

Nikon D4s | 18mm | f/16 | 0,6s | ISO 100 | 7000K | Filtros GND 0.9 (3 pasos) transición suave y polarizador

El faro de Favàritx es un poderoso imán al que me resulta imposible resistirme. No puedo evitarlo y siempre termino volviendo una y otra vez para fotografiarlo.

Para poder conseguir esta foto, primero tuve que esperar a que hubiera llovido. La poza que ves en primer plano está muy lejos del mar y la única forma de verla llena es después de una fuerte lluvia.

Luego, esperé a que se produjese la hora dorada durante el amanecer.

Y por último, tuve que confiar también en que el cielo tuviera las nubes adecuadas: ni muy altas, ni muy bajas, ni muy densas, ni muy tenues... Quería que el Sol las calentase y las tiñese de un naranja intenso.

Larga exposición (6)

Nikon D4s | 17mm | f/11 | 241s | ISO 100 | 6600K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 1.2 (4 pasos) transición suave

Me encanta fotografiar una salida de Sol con el agua y las rocas. Creo que los amaneceres al borde del mar son un momento de relajación y de inspiración fotográfica.

Por eso soy un auténtico afortunado por vivir donde vivo, en la increíble isla de Menorca (España). Aquí disfruto de unos paisajes de costa maravillosos que puedo fotografiar en cualquier época del año. Además, puedo practicar una de mis técnicas favoritas: hacer largas exposiciones con filtros.

Amanecer (7)

Nikon Z6 | 18mm | f/16 | 8s | ISO 100 | 7800K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Recuerdo este amanecer como si fuera ayer. Fue uno de los más potentes que he presenciado y fotografiado nunca.

Increíble. Me dejó sin palabras.

Estaba en Cala Presili, una localización ideal para salida de Sol, salidas de Luna y también para las puesta de Sol y puestas de Luna. Al fondo se ve el Faro de Favàritx, que puedes fotografiar junto al Sol, la Luna, o como en esta foto durante la hora azul, justo antes de que salga el Sol.

Hora azul (8)

Nikon D4s | 18mm | f/11 | 10s | ISO 100 | 8000K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Tenía pensado capturar el amanecer en el faro de Formentor en compañía de mi amigo Jaume Llinás.

Pero cuando estábamos a medio camino, tuvimos que cambiar de idea. Con las rachas de viento y la fuerte lluvia que había en la costa era imposible hacer fotos. Así es que tuvimos que refugiarnos en el coche y esperar...

Al cabo de un rato, la lluvia paró y pudimos llegar hasta el Mirador des Colomer. Desde ahí capturamos este precioso y conocido paisaje de la costa mallorquina durante la hora azul. Esta escena ocurrió minutos antes de que saliese el Sol por detrás de las montañas.

Hora dorada (9)

Nikon D4s | 14mm | f/11 | 0,4s | ISO 100 | 5250K | Filtros ND 0.9 (3 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Esta foto refleja un momento muy especial que compartí con un grupo de PhotoPillers durante el nuestra expedición a Islandia.

Estábamos en la playa de la península de Stokksnes, disfrutando de un bonito amanecer y de las espectaculares vistas del maravilloso e imponente macizo montañoso de Vestrahorn.

Hice esta foto durante la hora dorada, justo cuando el Sol estaba saliendo a un lado de las montañas. El Sol salía con fuerza así es que preferí no incluirlo en el encuadre. La idea era evitar problemas con el rango dinámico y conseguir que la luz lateral llenase el primer plano de tonos dorados.

Además, utilicé dos elementos para guiar la mirada hacia el Vestrahorn y hacia la luz: la orilla del mar y unos arbustos que contrastan con la arena negra y volcánica.

Atardecer (10)

Nikon D4s | 14mm | f/13 | 20s | ISO 100 | 6500K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Es Pont d'en Gil es un arco natural precioso que también se encuentra en la isla de Menorca. Lo sé, vivo en el paraíso... :P

Una vez que he encontrado una buena localización, uso PhotoPills para planificar el resto de detalles: el momento del disparo para obtener una luz determinada, las sombras e incluso la fecha y la hora en que el Sol estará donde yo quiero que estén en el encuadre.

En este caso quería fotografiar un puesta de Sol en el que el Sol se pusiera a la derecha del arco, iluminando la escena y las paredes rocosas lateralmente.

Salida de Luna (11)

Nikon Z6 | 210mm | f/5.6 | 0,8s | ISO 200 | 5950K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Esta foto la hice durante la expedición a las Islas Feroe en las que descubrí que los paisajes de costa son absolutamente maravillosos y sobrecogedores.

Esa tarde el cielo estaba cubierto y ya sabía que no iba a poder capturar una puesta de Sol que tuviese colores. Pensé que podía ser una buena idea esperar a que la Luna saliese... Y este es el resultado final.

Si quieres ser un buen fotógrafo de paisaje es fundamental que seas flexible.

Puesta de Luna (12)

Nikon D4s | 340mm | f/5.6 | 1/320s | ISO 3200 | 6000K

El impacto que puede tener la erosión en las rocas es inevitable. Y a veces las esculpe hasta que adoptan las formas más inverosímiles. Como la que puedes ver en esta foto. Los menorquines la llaman "Sa punta de s'Elefant" ("La punta del Elefante" en castellano).

Llevaba tiempo pensando en una composición en la que La punta del Elefante, Rafael (al que nos gusta llamar el Bardo en el equipo de PhotoPills) y la Luna contaran una historia especial.

Gracias a la app de PhotoPills planifiqué esta foto y cuando llegó el día de la captura, sólo tuve que esperar que las nubes no tapasen la Luna.

O como nos gusta decir a los PhotoPillers, ¡planifica y reza!

Blanco y negro (13)

Nikon D4s | 14mm | f/5.6 | 10s | ISO 200 | 7500K | Filtro ND 1.8 (6 pasos) y filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave | Panorámica de 4 fotografías

El faro de Favàritx es fascinante.

Es el primero que se construyó en Menorca (España) entre 1917 y 1922 para evitar que se siguieran produciendo naufragios. La torre con sus rayas negras es un referente en el horizonte.

Pero es que además está situado en un entorno rocoso que las olas del mar azotan con fuerza. Ellas, siempre amenazantes, se empeñan una y otra vez en acercarse al faro. Como si quisieran engullirlo, aunque nunca lo consigan.

A veces, el mar se calma, esperando la siguiente oportunidad. De esta forma se crea un ciclo infinito que se repite una y otra vez.

Y eso es lo que quise captar en esta foto de paisaje. El blanco y negro la convierte en atemporal, es una escena que perdura en el tiempo y que podría haber ocurrido ayer o hace décadas.

Detalle (14)

Nikon Z50 | 1000mm | f/11 | 1/1600s | ISO 100 | 5900K

Muchos fotógrafos piensan que no se pueden capturar paisajes con un teleobjetivo. Mejor dicho, que un teleobjetivo no es adecuado para la fotografía de paisajes.

Y la verdad es que no existe un objetivo adecuado o no.

¡Todo depende de tu imaginación!

En mi opinión, un teleobjetivo ofrece un montón de posibilidades creativas. Reduce el encuadre, me permite centrarme en un aspecto más concreto de la escena y me da la posibilidad de capturar un Sol o una Luna enorme. ¡Y eso me encanta!

Panorámica (15)

Nikon D4s | 85mm | f/8 | 8s | ISO 400 | 6000K | Panorámica de 8 fotografías

Es difícil explicar con palabras las sensaciones que viví fotografiando los amaneceres durante la expedición a Namibia. Por eso quería enseñarte esta foto.

Namibia está en pleno trópico de Capricornio y tiene un clima desértico y árido. Uno de los mejores momentos del día para hacer fotos es la hora dorada porque es un tipo de luz que potencia los tonos rojizos del suelo y las rocas.

Esta foto panorámica incluye un árbol solitario que destaca frente al macizo montañoso que se encuentra al fondo. Y aunque esa mañana las nubes no aparecieron, los tonos malvas y rosas del cielo me regalaron un espectáculo único.

Vía Láctea (16)

Nikon Z6 | 14mm | f/2.8 | 15s | ISO 6400 | 3150K | Panorámica de 6 fotografías

La historia que cuenta esta foto es muy potente.

Y la historia de cómo hice esta foto también merece la pena ser contada.

La idea partió de una foto de Daniel Viñé, un PhotoPiller que me descubrió esta cueva cerca de una de mis localizaciones favoritas en Menorca (España): el arco natural de Es Pont d'en Gil. Desde que la vi, supe que se le podía sacar partido de muchas formas.

Se me ocurrió que podía hacer una panorámica desde esa cueva una noche en que la Vía Láctea estuviese completamente vertical encima del arco.

Llame a mi amigo Enric Gener, uno de mis fotógrafos submarinos favoritos, para que posara para mí y me ayudase a completar la foto.

Fue todo un reto. Pero viendo el resultado, creo que mereció la pena.

Rastros de estrellas (17)

Nikon Z6 | 18mm | f/3.5 | 30s | ISO 800 | 3850K | 586 fotos editadas en Lightroom y apiladas con Star Trails para Mac

¿Sabías que las estrellas no son blancas?

Así es. Aunque a primera vista lo parezca, cada una tiene un color.

De modo que si en algún momento se te ha ocurrido que me había pasado con los efectos de Photoshop en esta foto de rastros de estrellas, te equivocas. ¡Es su color real!

Su color natural depende de la temperatura de la superficie de cada estrella. Capturarlo es más fácil cuando estás fotografiando en una localización sin contaminación lumínica, como esta explanada en la que destaca una maravillosa encina centenaria.

Lluvias de estrellas (18)

Nikon Z6 | 18mm | f/2.8 | 25s | ISO 6400 | 3150K | 1 foto base y 27 fotos de meteoros

Esta foto es un claro ejemplo de que puedes reutilizar un sujeto interesante todas las veces que quieras. Lo importante es seguir contando historias.

Si te fijas, esta encina centenaria es la misma que acabas de ver en la foto anterior. De hecho, es la misma localización y casi la misma composición. Pero ambas fotos son completamente diferentes.

En esta ocasión me acerqué a fotografiar una de mis lluvias de estrellas favoritas: las Perseidas. Y la sesión fotográfica fue todo un éxito.

Eclipse solar (19)

Nikon D4s | 18mm | f/16 | 10s | ISO 100 | 5850K

La primera vez que viví y fotografié un eclipse solar fue en 2017 cuando Rafael el Bardo, Germán el Desarrollador y yo nos fuimos a un viñedo cerca de Salem en Oregón (EE. UU.).

La experiencia fue épica y durante el espectáculo pude hacer todo tipo de fotos: primeros planos del eclipse, un time lapse de la sesión fotográfica entre bambalinas e imágenes del paisaje cambiando segundo a segundo.

Nunca lo olvidaré y ya estoy deseando que ocurra el próximo eclipse de Sol para viajar a capturarlo... ;)

Eclipse lunar (20)

Nikon D500 | 500mm | f/5.6 | 1/10s | ISO 1250

Por suerte para mí, los eclipses lunares son mucho más frecuentes que los solares. De modo que tengo muchas más oportunidades fotográficas para capturar este evento astronómico tan impresionante.

Aunque son fotos más difíciles que requieren una planificación avanzada y una captura mucho más precisa, me encanta incluir el paisaje junto al eclipse.

En este caso, en la imagen aparece una barraca que es, por su posición y por la localización, mi favorita de la isla.

Menorca está llena de barracas. Son antiguas construcciones de piedra cuya planta es circular. Sirven de refugio para el ganado tanto de la lluvia en épocas invernales como de las altas temperaturas durante el verano.

Invierno (21)

Nikon D4s | 25mm | f/5.6 | 2s | ISO 100 | 5850K

Islandia es la tierra del fuego... y del hielo.

Por eso quería que en esta foto el gran protagonista fuera este imponente bloque de hielo cuya forma y textura resalta sobre todo lo demás.

Me apetecía que la foto reflejase esa imagen que tenemos todos de la isla. Y frío. Mucho frío.

Podía haber hecho la captura durante el día. Pero me pareció que hacerla de noche, con la Luna en el fondo reflejándose en el agua, le daba mucha más fuerza y sobre todo representaba la imagen de invierno que yo tenía en la cabeza.

Primavera (22)

Nikon D4s | 18mm | f/16 | 2min | ISO100 | 7500K | Filtro ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.6 inverso (2 pasos)

Es Pont d'en Gil es una localización de Menorca (España) a la que vuelvo una y otra vez. Es inevitable: me ha regalado tantos momentos especiales...

Como por ejemplo este puesta de Sol que capturé en primavera.

Es el momento perfecto del año para conseguir un primer plano interesante gracias a esas florecillas blancas y amarillas. Y también es la época idónea para que el Sol esté en esa posición, a la derecha del arco iluminando lateralmente la escena y las paredes rocosas.

Verano (23)

DJI Mavic Pro | 26mm | f/2.2 | 1/125s | ISO 200 | 6000K | Filtro ND 0.3 (1 paso)

¿Dónde dirías que está hecha esta foto? ¿En alguna isla del Caribe? ¿En un rincón del Océano Índico?

No... ¡en Menorca! ;)

En la isla tenemos la suerte de contar con una de las costas más limpias y cristalinas del Mediterráneo. Y todo ello gracias a una planta marina llamada posidonia oceánica.

No quiero enrollarme dándote una explicación demasiado larga. Lo que ocurre básicamente es que las praderas de posidonia funcionan como elementos de filtración del agua del mar, y colaboran en mantener el agua limpia y muy transparente.

Por eso, durante el verano me encanta volar mi dron y capturar las aguas de Menorca...

Otoño (24)

Nikon D4s | 200mm | f/16 | 1/30s | ISO 100 | 5900K

En la costa sur de la península de Snæfellsnes, en Islandia, hay un pueblo que sólo tiene un hotel y una pequeña iglesia llamada Búdakirkja (Búðakirkja en islandés).

Esta pequeña y curiosa iglesia de madera negra con las puertas y ventanas blancas está ubicada en un lugar privilegiado. Desde un lado se ve el mar y desde el otro toda la cordillera de montañas de la península.

El día que fuimos a visitarla el cielo estaba completamente cubierto y había una niebla que envolvía la escena. Ese elemento junto con el musgo verde intenso de las rocas me parecieron perfectos para mostrar una estampa de otoño. Ya sabes, esas escenas que reflejan algo de melancolía y nostalgia de un tiempo perdido que parece que no va a volver...

Pero tengo algo que confesarte. Esta foto tiene truco: está hecha en verano... :P

¿A que no lo parece?

Dron (25)

DJI Mavic Pro | 26mm | f/2.2 | 1/100s | ISO 100 | 6000K

Según la Wikipedia, la pareidolia es un fenómeno psicológico por el cual la mente responde a un estímulo vago y aleatorio, generalmente una imagen o un sonido, al percibir una forma reconocible cuando lo cierto es que no existe.

Los ejemplos más comunes son imágenes que parecen animales, rostros u objetos en las nubes, el paisaje, la Luna e incluso en Marte (por ejemplo, la Cara de Marte).

Con el modo dron de PhotoPills, es superdivertido buscar fenómenos de pareidolia. Así es como encontré la roca en forma de cocodrilo que ves en la foto anterior arriba. Está situada en la maravillosa Cala Barril en Menorca (España).

Como ves, cualquier cámara es buena para conseguir una fotografía de paisaje que transmita y sorprenda.

Light painting (26)

Nikon D4s | 18mm | f/5.6 | 3,8s | ISO 1600 | 4600K

Pues sí... Aunque parezca extravagante, se pueden conseguir imágenes impactantes uniendo la fotografía de paisaje, la hora azul y el light painting.

En este caso concreto, esta foto muestra una de las sesiones de exteriores que hicimos durante el PhotoPills Camp de 2019. Gracias a la elegancia de nuestra modelo Kim Henry y la maestría del fotógrafo Eric Paré pude conseguir esta imagen hipnótica.

Infrarroja (27)

Nikon D300iR modificada | 17mm | f/8 | 1/30s | ISO 400 | 2100K

Desde hace muchos años tengo una Nikon con un filtro infrarrojo en el sensor. Y es una cámara que me gusta usar en momentos especiales como este.

Si echas un vistazo a algunas de las fotos que hice, comprobarás que cuando estuve en Islandia este bosque no estaba nevado. En realidad todo estaba teñido de un verde precioso.

Las imágenes en blanco y negro de alto contraste se parecen mucho a las que consigues con la fotografía infrarroja. Pero has leído bien sólo "se parecen"...

Por eso me encanta la magia que produce un filtro infrarrojo: te hace ver cosas que no son ;)

Fotos de los PhotoPillers (28) [bonus track]

PhotoPills Awards - Echa un vistazo a nuestra cuenta de Instagram para ver todas las imágenes que destacamos todos los días.
PhotoPills Awards - Si te interesa una foto en particular, púlsala para ver todos los detalles.

Mi objetivo con esta sección era inspirarte.

Enseñarte un montón de ejemplos que te puedan servir de idea fotográfica.

Ojalá lo haya conseguido.

Y si no es así, no hay problema.

Tengo otra sugerencia: inspirarte viendo las miles de fotos que otros PhotoPillers han imaginado, planificado y capturado a lo largo y ancho del planeta.

Vas a ver fotos de todo tipos de paisajes. Y también de salida de Sol, hora dorada, hora azul, puesta de Sol, Luna, Vía Láctea, rastros de estrellas, lluvias de estrellas, dron, eclipses lunares, eclipses solares...

¡Podrías pasar horas y horas viendo imágenes alucinantes!

¿Te gustaría?

Pues bien están recopiladas en nuestra cuenta de Instagram (¡síguenos!) y en la aplicación de PhotoPills (Menú Mi material > Awards).

Y si tienes ganas de inspirar a otros PhotoPillers mientras participas en nuestro concurso, los PhotoPills Awards, ¡mándanos tu foto y podrás ganar suculentos premios!

Vale, seguimos.

Es hora de empezar a tomar decisiones. Es el momento de elegir el tipo de paisaje que quieres fotografiar.

¡Vamos a ello!

2.Elige el tipo de paisaje que quieres fotografiar

La elección de la localización en la que vas a hacer fotos va a depender del tipo de paisaje que quieras fotografiar.

Ese paisaje determinará el escenario en que va a ocurrir tu historia. Por eso es importante que tengas una idea muy clara de la foto que quieres hacer. Te ayudará a tomar las mejores decisiones artísticas y a elegir el paisaje que más se ajusta a lo que quieres capturar.

El paisaje se puede dividir en dos categorías: natural y artificial.

Paisaje natural

Al escuchar la palabra "paisaje", seguro que te vienen a la mente imágenes de valles exuberantes, montañas escarpadas y cascadas majestuosas. Y no te faltan motivos porque la naturaleza cuenta con lugares de asombrosa belleza.

¿Qué es un paisaje natural?

Un paisaje natural es un escenario fotográfico fruto directo de la naturaleza y sus procesos. Es decir, que no ha sido modificado por la acción del hombre.

Estos son los distintos tipos de paisaje natural que puedes fotografiar.

Montaña
Nikon D4s | 35mm | f/16 | 8s | ISO 200 | 7000K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

La montaña, en general, es un gran lugar para la fotografía de paisaje ya que te ofrece un montón de posibilidades creativas.

No hace falta que te vayas a la alta montaña ni hacer alpinismo para conseguir imágenes impactantes. La media montaña o incluso una zona de colinas y valles puede ser muy fotogénica.

Intenta captar la inmensidad del paisaje, incluye un elemento humano para establecer una escala y trabaja con cuidado la composición. Te doy un montón de consejos sobre esto último en la sección 5.

Quizá la gran pega de este tipo de paisaje es lo mucho y lo rápido que varían las condiciones climatológicas. Aunque, en realidad, yo lo veo como una oportunidad para conseguir imágenes impactantes y cargadas de dramatismo.

Eso sí, ojo con los cambios bruscos del tiempo porque pueden ponerte en peligro y, francamente, la seguridad siempre está por encima de cualquier foto. Por eso, siempre te recomiendo que vayas a la montaña con ropa de abrigo (preferiblemente por capas), acompañado y que avises a otras personas de tus planes para que sepan dónde encontrarte.

Costa (mar)
Nikon D4s | 18mm | f/16 | 1,8s | ISO 100 | 7000K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND inverso 0.6 (2 pasos)

La fotografía de paisaje de costa es una de mis disciplinas favoritas. Me encanta capturar esa batalla interminable que libran el mar y la tierra.

Saca todo el partido a estos dos elementos jugando con la velocidad de obturación.

Por un lado, al usar velocidades rápidas puedes capturar cada gota del agua en suspensión que se genera cuando una ola choca contra un acantilado. La congelas en el aire.

Por otro lado, gracias a la magia de la fotografía de larga exposición con filtros puedes hacer que la tierra firme sea un ancla visual al estar nítida y enfocada, mientras que el agua y las nubes, en condiciones óptimas, pueden crear una fantástica sensación de movimiento al estar desenfocadas.

La verdad es que hay mil posibilidades creativas con las que contar tu historia. Todo depende de ti, tu visión y las condiciones climatológicas que haya.

Si quieres convertirte en un maestro de la fotografía de paisaje de costa, te sugiero que estudies en profundidad la Masterclass sobre este tema que puedes encontrar en el canal de YouTube de PhotoPills.

Río
Nikon D4s | 200mm | f/11 | 6s | ISO 200 | 9100K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave | Panorámica de 3 fotos horizontales

Cuando estés en medio de la naturaleza, en algún momento te encontrarás con ríos o arroyos.

Son elementos que pueden dar mucho juego a la hora de hacer fotos: los remolinos que se forman entre las rocas, el musgo y la vegetación (como los helechos, por ejemplo) que crecen en las orillas y el efecto seda que puedes crear con una larga exposición.

Las fotos desde la orilla son un buen punto de partida pero no seas gallina y ¡métete en el agua!

Es la mejor forma de conseguir una composición única y atractiva. Con ello consigues que el espectador tenga la impresión de que entra en la imagen y sea capaz de entender mucho mejor la historia que le quieres contar.

Asegúrate de llevar el calzado adecuado. Los fondos de los ríos suelen tener superficies muy resbaladizas y pueden jugarte una mala pasada. Cuidado con los esguinces de tobillo o con colocar con seguridad el trípode para que tu equipo no se caiga al agua.

En cualquier caso, sé siempre prudente y no te metas en el agua si no sabes si el río es muy profundo o no, y si la corriente es fuerte o no.

Lago
Nikon D4s | 200mm | f/8 | 1/400s | ISO 500 | 5600K

Los lagos son elementos muy interesantes en la fotografía de paisaje.

Si son completamente vírgenes le dan al entorno un aire de paz y serenidad, sobre todo a primera hora de la mañana o de la tarde, cuando la superficie del agua a menudo crea una fina niebla debido a la bajas temperaturas. Dependiendo de la dirección en la que se produzca la salida de Sol elige bien tu punto de disparo y conseguirás fotografiar una preciosa niebla dorada.

Y si en las orillas del lago hay construcciones o algún tipo de embarcación, incorpora estos elementos a tu composición.

Juega también con los reflejos que se producen cuando las aguas están tranquilas y no hay viento. Puedes usar cualquier elemento de los que acabo de mencionar u otros como las nubes, por ejemplo.

Por último, presta atención si el lago está helado. No camines por la superficie si no estás completamente seguro de que está congelado. Fíjate en los charcos, en su forma y en los reflejos que puedas conseguir dependiendo de la luz.

Cascada
Nikon D4s | 18mm | f/8 | 25s | ISO 100 | 9100K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Cuando llegues a la localización en la que se encuentra la cascada, no plantes tu trípode en el primer sitio que se te ocurra. Explora primero la localización. Camina, agáchate, busca distintas perspectivas, cambia el punto de vista, etc.

Busca rincones en los que puedas hacer fotos sin correr riesgos y que te ofrezcan posibilidades creativas interesantes. Luego, coge tu cámara y comprueba el encuadre y la composición.

Me encanta meterme en el agua y buscar composiciones originales. A veces uso el propio río como un elemento de interés que guíe la mirada hacia la cascada. O puede que haya una roca en el río que sirva como primer plano.

La verdad es que hay muchísimas posibilidades y me gusta aprovechar todos los elementos que tengo a mi disposición para contar una historia. Y también volver en distintas épocas del año, aunque mi favorita es otoño.

Intenta evitar que el cielo esté en el encuadre. Generalmente los lugares en los que están las cascadas suelen tener poca luz. Si la cascada (y gran parte del paisaje) están en sombra y el cielo está muy iluminado, puede que te enfrentes a una escena con un alto rango dinámico (sección 5) .

Puedes usar un filtro, pero suelen ser imanes que atraen el agua en suspensión. Mete un paño de microfibra en la mochila... ;)

Un último consejo. Ten cuidado cuando estés haciendo fotos de cascadas.

Este tipo de localizaciones se suele ver muy afectada por el agua y la humedad. Las rocas, el barro y el musgo pueden hacer que el terreno esté muy resbaladizo. Un paso en falso o una pata del trípode mal colocada y puedes tener un susto...

Lleva un calzado apropiado y protege tu equipo del agua en suspensión.

Bosque

Hay varios tipos de bosques:

  • Las selvas tropicales crecen alrededor del ecuador en Sudamérica, África y el sudeste asiático. Tienen la mayor diversidad de especies en el mundo, conteniendo millones de especies diferentes. Te hablo de ellas en el siguiente apartado.
  • Los bosques templados se encuentran en latitudes más elevadas, en América del Norte, Asia nororiental y Europa. Los árboles caducifolios o de hoja caduca constituyen una gran proporción de la composición arbórea, además de algunas coníferas como los pinos y los abetos.
  • Los bosques boreales o taiga, se encuentran en latitudes entre 50º y 60º en la zona subártica. Esta zona incluye grandes bosques de coníferas situados en Rusia (Siberia), Alaska (EE.UU.), Escandinavia y Canadá.

Lo que más me entusiasma cuando fotografío un bosque es que puede ser muy parecido a resolver un rompecabezas: hay que poner elementos donde hagan falta y quitar los que sobran.

Si alguna vez has intentado hacer fotos de paisaje en el bosque, te habrás dado cuenta de que este tipo de fotografía no es precisamente fácil. Las reglas más habituales de composición (sección 5) que se aplican en la fotografía de paisaje no suelen ser útiles bajo las copas frondosas de los árboles. Con tantos elementos que terminan formando parte del encuadre puede ser difícil crear una imagen que tenga impacto y que le haga justicia al paisaje.

Muchos dicen que el mayor problema es el contraste y que un día de fuerte sol y mucha luz es la peor opción posible. No obstante, en mi experiencia puedes conseguir fotos fabulosas de bosques en (casi) cualquier circunstancia.

En un día soleado, ve temprano por la mañana o un par de horas antes de la puesta de Sol, cuando el Sol está aún cerca del horizonte y puedes jugar con su luz.

Lo más interesantes son los días de bruma o niebla. Ambos fenómenos ocultan parte del paisaje que puede ser una distracción y añade una atmósfera mágica a la escena.

Puedes hacer fotos con niebla en días de Sol y en días nublados. En el primer caso, asegúrate de estar en el bosque justo después de la salida de Sol y podrás capturar fantásticos rayos de luz colándose entre los árboles. En el segundo caso, tendrás ante ti una escena misteriosa e inquietante incluso.

Si está nublado, la luz es suave y difusa. Puede que la escena sea un poco plana y que apenas haya separación visual entre los árboles. Es una buena oportunidad para hacer fotos de detalles.

Y, por supuesto, son el escenario perfecto al que volver una y otra vez durante las distintas estaciones del año. Ver y fotografiar los cambios en la flora y en la luz es una maravilla.

Selva

La selva tropical es un paisaje fascinante y repleto de vida.

Por un lado, es una maravilla porque tienes mil y una cosas que fotografiar: todo tipo de plantas y animales en su entorno (si es que se dejan ver).

Por otro lado, es un auténtico desafío porque esa exuberancia complica aislar al sujeto en la composición. Juega con la profundidad de campo, usa una apertura grande (número f bajo) para crear un bokeh o desenfoque en el fondo. Otra opción es acercarte lo más posible al sujeto.

Aunque es válido para cualquier tipo de paisaje, en el caso de la selva las condiciones climatológicas son particularmente importantes si quieres hacer fotos.

Muchos fotógrafos asumen erróneamente que es mejor fotografiar los bosques tropicales con Sol y cielos despejados.

En realidad, es mucho mejor fotografiar la selva cuando está nublado o llueve. Las nubes hacen de difusor gigante por lo que suavizan la luz y evitan las fuertes sombras que crean las copas de los árboles. Si llueve, la humedad en el aire puede convertirse en niebla, un elemento perfecto para capturar una atmósfera onírica y hechizante.

Dos consejos.

El primero es que tengas cuidado con la fauna. Mosquitos, arañas, serpientes y otros animales pueden ser un serio peligro. Lleva repelente, zapatos completamente cerrados para evitar picaduras y mira siempre dónde pisas.

El segundo es que tengas cuidado con tu equipo.

La selva suele ser un ecosistema muy húmedo en el que la lente del objetivo se puede empañar fácilmente. Lleva un paño de microfibra para poder quitar el vaho.

La humedad también puede entrar en el interior de la cámara, sobre todo si pasas de un ambiente frío a uno cálido (de tu habitación o vehículo con aire acondicionado al entorno pegajoso de la selva). Cuando cambies de ambiente deja que la cámara se adapte al calor antes de sacarla de la mochila. Y cuando no la uses, métela en una bolsa de plástico con cierre junto con un desecante (como una bolsita con gel de sílice) para mantenerla segura y seca.

Matorrales
Olympus EM-1 | 300mm | f/5.6 | 1/25s | ISO 200 | 6500K | Panorámica de 4 fotos

Los paisajes con matorrales son muy interesantes desde el punto de vista fotográfico.

Son zonas de vegetación baja, generalmente de fácil acceso y que suelen tener bastante fauna. Por tanto, son paisajes relativamente limpios visualmente hablando. Al mismo tiempo, esa homogeneidad hace que a veces sea difícil encontrar un sujeto claramente identificable.

Desde el punto de vista compositivo, tienes varias alternativas.

Puedes optar por un encuadre minimalista, centrándote en patrones o líneas por ejemplo. Otra opción interesante es tratar de captar la inmensidad, suelen ser paisajes casi infinitos que parecen no acabar nunca.

Por poner algunos ejemplos estos son algunos tipos de paisajes de matorrales: maquia, brezal, jaral, páramo.

Herbazal

Una pradera, una estepa, la tundra o la sabana son distintos tipos de herbazal. Es decir, es una zona relativamente llana en la que la mayor parte de la vegetación son hierbas altas.

El ejemplo clásico de herbazal es la sabana africana.

En general son paisajes extremos fotográficamente hablando. Pueden ser tremendamente sencillos de fotografiar o muy complicados.

En realidad, va a depender mucho de tu composición. Por un lado, una opción interesante es la de un encuadre sencillo, minimalista y usando el espacio negativo. Por otro lado, es un tipo de paisaje muy monótono en el que encontrar un sujeto o un elemento que destaque puede ser casi misión imposible.

Ten cuidado con las horas centrales del día en las que la luz es tremendamente dura y no aporta nada a la escena. Al contrario, puede que dificulte la exposición creando fuertes contrastes.

Desierto
Nikon D4s | 100mm | f/8 | 1/125s | ISO 100 | 6500K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave | Panorámica de 4 fotos

Seguro que lo primero que te ha venido a la cabeza es un desierto de arena, con altas dunas ¿verdad?

Pues también hay otro tipo de desierto mucho más frío: el desierto de hielo.

Pero no todo es arena y hielo. A veces son pedregales. Los desiertos son paisajes fascinantes y diversos a consecuencia de su clima.

Al mismo tiempo, también son un desafío desde el punto de vista artístico y del equipo fotográfico.

Por lo que respecta a la parte artística, busca la simplicidad: patrones, composiciones abstractas, los efectos del viento...

En cuanto al equipo, e incluso a ti mismo, sé precavido. Son paisajes con condiciones meteorológicas extremas en las que las temperaturas, las tormentas (de arena o ventiscas de nieve) y el viento pueden jugarte una mala pasada.

Protégete con la ropa adecuada y asegúrate de llevar siempre suficiente agua para estar hidratado. Ten cuidado con tu equipo: la arena puede dañar la lente del objetivo o el sensor y las bajas temperaturas pueden agotar rápidamente tus baterías.

Híbrido

Se conoce como híbrido cualquier ecosistema inundable, también llamado humedal, porque es una mezcla entre un ecosistema terrestre y uno acuático.

Los suelos de este tipo de paisajes están cubiertos de agua dulce o salada, permanentemente o durante gran parte del año. Por regla general, se encuentran en las llanuras aluviales (terreno llano que contiene un cauce).

Algunos ejemplos son el pantano o ciénaga, el manglar, la marisma, el juncal, el estero y la turbera.

Son paisajes fascinantes y tremendamente cambiantes que dan muchísimo juego fotográfico. Suelen ser bastante exuberantes debido a la abundancia de agua. La combinación de una vegetación peculiar junto con la magia del agua (en forma de neblina o usándola para crear un reflejo) suelen dar resultados espectaculares.

Paisaje artificial

Nikon Z6 | 550mm | f/11 | 1/500s | ISO 100 | 5600K | Multiplicador 2x | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Cuando practiques fotografía de paisajes artificial trata de capturar las características del entorno. Muestra qué lo hace especial e intenta retrata su personalidad.

¿Qué es un paisaje artificial?

Un paisaje artificial es un escenario fotográfico en el que se ha producido una intervención directa de la mano del hombre.

Estos son los distintos tipos de paisaje artificial que puedes fotografiar.

Megaciudad

Una megaciudad es un área metropolitana con más de 10 millones de habitantes.

Aunque a veces se utiliza erróneamente como sinónimo de megaciudad, una megalópolis es una gran ciudad que, junto a varias grandes ciudades satélite, crean un conjunto urbano densamente poblado. Un claro ejemplo es el área que va desde Boston a Washington DC en EE.UU.

Desde el punto de vista fotográfico, una megaciudad es un universo de posibilidades. Es un tipo de paisaje en el que puedes combinar elementos naturales y artificiales dependiendo de la localización o el entorno geográfico en el que se encuentre la megaciudad.

En Hong Kong, por ejemplo, las vistas desde Victoria Peak te permiten mostrar la bahía en la que está la ciudad y destacar sus múltiples rascacielos. Mientras que el desierto que rodea Dubai puede crear condiciones meteorológicas de niebla de película de ciencia ficción.

Puedes usar la presencia humana para crear escala o reflejar masificación. O puedes centrarte en grandes estructuras como nudos de autopistas o construcciones (un puente o un rascacielos) para mostrar la inmensidad.

Ciudad

La ciudad ofrece un tipo de paisaje muy similar al de una megaciudad, aunque a menor escala.

Suele ser un paisaje muy modificado por la presencia humana que destaca por un tipo concreto de estilo arquitectónico (o por su ausencia) y/o por determinados edificios icónicos.

Si te digo "Torre Eiffel" ¿qué ciudad te viene a la mente? ¿Y si te digo "Empire State Building"? A eso me refiero.

Además, puede ser un paisaje en el que un determinado elemento natural como un río, o artificial simulando ser natural como un lago o un conjunto de canales le den un aspecto especial que merezca la pena destacar.

La bahía de Sydney (Australia) junto con el edificio de la ópera es inconfundible. O las vistas de Venecia (Italia) que puedes capturar desde el Ponte Rialto sobre el Canal Grande son míticas.

En este sentido, el mayor desafío a la hora de fotografiar un paisaje de ciudad es buscar un ángulo original y capturar una foto única que resalte el carácter y la personalidad del lugar.

Suburbio

Ya. Ya sé lo que me vas a decir, que un suburbio no es paisaje urbano que merezca la pena fotografiar.

Que no hay aceras. Que todas las casas son iguales. Que lo único que hay son centros comerciales, coches y Starbucks.

Hace poco descubrí que en 1975 se celebró una exposición titulada "New Topographics: Photographs of a Man-Altered Landscape" que reunió el trabajo de 8 jóvenes fotógrafos estadounidenses y un alemán cuyo objetivo era fotografiar paisajes de los EE.UU., sobre todo en los suburbios.

Esta exposición supuso un antes y un después en la fotografía de paisaje. Las imágenes tradicionales de paisajes naturales abrumadores dieron paso a vistas sin ningún romanticismo de paisajes industriales desoladores, la expansión suburbana y escenas cotidianas en las que nadie se suele fijar.

Si lo piensas, los suburbios son un fenómeno relativamente reciente y extraño. ¿En qué otro lugar tienes frente a ti todas estas casas perfectas, exactamente iguales, con enormes todoterrenos aparcados en la puerta?

Al fotografiar el paisaje urbano, estás escribiendo una crónica sobre la sociedad. Estás capturando un momento de nuestro tiempo.

Olvídate de todo eso y considéralo un reto. Busca el interés en algo aparentemente anodino.

Campo de cultivo

Sí, los campos de cultivo son tremendamente fotogénicos.

Te podría poner mil ejemplos pero estos son los primeros que se me ocurren: las terrazas de los arrozales, unos campos de girasoles, tulipanes o lavanda, las faldas de las colinas de una plantación de té o de café...

Obviamente es un tipo de fotografía de paisaje que depende mucho de la época del año. ¡Asegúrate de que los campos están en su máximo esplendor! ;)

En cuanto a la composición, puedes optar por muchas opciones creativas: aislar una flor o planta, acercarte para destacar las líneas, fotografiar diferentes lados y ángulos, usar un punto de vista bajo o alto, fotografiar una silueta...

Campo de crianza

Aunque pueda sorprenderte, a veces la agricultura permite que sobrevivan ciertos ecosistemas que, de otra forma, no serían sostenibles o habrían desaparecido.

En España existe un caso muy claro: la dehesa.

Es un ecosistema de bosque mediterráneo en el que destacan especies como el alcornoque y la encina. Éste último árbol es fundamental ya que sirve de alimento al cerdo ibérico. ¡Delicioso! ;)

Al igual que te decía con los suburbios, este tipo de paisaje sin aparente interés fotográfico puede ser más interesante de lo que parece.

Céntrate en el papel que juega el entorno para los animales y cómo ambos se conjugan de forma armoniosa. Busca las características que tiene ese paisaje específico y qué aportan a su vez los animales.

Mina

Este tipo de fotografía de paisaje es controvertido.

Por un lado, puede ser una licencia poética que refleja un paisaje surrealista, en el que la mano del hombre deja al descubierto las entrañas de la Tierra. En España, por ejemplo, las minas de Riotinto han dejado paisajes que casi parecen de otro planeta.

Por otro lado, puede ser un motivo de denuncia como las minas de carbón de Jharia (India) o las de azufre del volcán Kawah Ijen (Indonesia), en las que las condiciones de trabajo y el impacto medioambiental son devastadores.

Céntrate en los diferentes escenarios que puede haber (canteras, salinas, minas a cielo abierto), en la gente que trabaja y en la maquinaria que utilizan para crear una sensación de escala, y en la transformación del entorno.

Una mina es la prueba de que el ser humano tiene un apetito insaciable por las materias primas. Es una herida abierta casi imposible de cerrar.

Y esto me lleva a un tema muy importante que nunca debes olvidar en fotografía de paisaje: la conservación ambiental.

Si quieres seguir fotografiándolo, no participes en la destrucción de nuestro planeta.

Es más, ayuda a preservarlo.

En el siguiente apartado te doy algunas ideas de cómo puedes poner tu granito de arena.

3.No dejes ningún rastro, sólo tus huellas

No conozco a ningún fotógrafo de paisaje que no disfrute de la naturaleza. Al fin y al cabo, es el motivo principal de fotografiarla ¿no crees? ;)

Por desgracia, la naturaleza está en peligro.

Y es nuestro deber el conservarla.

Qué es la fotografía de conservación

En las últimas décadas el hombre ha deteriorado indiscriminadamente el medio ambiente y muchos ecosistemas corren el riesgo de desaparecer. Si nadie hace nada al respecto, esta destrucción se volverá irreversible y el impacto será irreparable.

La fotografía de conservación surge como movimiento para evitar que esto ocurra.

Su misión final es transmitir visualmente la realidad para sensibilizar al espectador y que tome conciencia de lo que está ocurriendo.

Son imágenes con las que el fotógrafo

  • Potencia la conservación de los entornos naturales.
  • Denuncia la fragilidad de los ecosistemas.

Conoce y respeta la naturaleza

Como te decía al principio de esta sección, si eres fotógrafo de paisaje asumo que te gusta la naturaleza.

Y para seguir fotografiándola, es fundamental que la conozcas y la respetes.

Hace un tiempo descubrí Leave No Trace, una organización estadounidense que apoya la protección del medio ambiente enseñando e inspirando a la gente a disfrutarlo de forma responsable.

Lo más interesante de Leave No Trace son sus 7 principios:

  • Planifica y prepara con antelación tu actividad en la naturaleza.
  • Camina y acampa en suelos resistentes.
  • Elimina los residuos correctamente.
  • Deja todo tal y como lo has encontrado.
  • Minimiza el impacto de las fogatas.
  • Respeta la fauna salvaje.
  • Sé considerado con otros visitantes.

Pero, en mi opinión, esto no es suficiente. Tienes que comprometerte un poquito más.

Conviértete en fotógrafo de conservación

Existen multitud de organizaciones que reúnen a fotógrafos de conservación.

La más conocida internacionalmente es la ILCP (International League of Conservation Photographers o Liga Internacional de Fotógrafos de Conservación). En España destaca AEFONA (Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza) de la que soy miembro desde hace mucho años.

Te he dejado los enlaces para que te sirvan de inspiración. Pero la realidad es que no hace falta que seas un fotógrafo profesional ni que emprendas un proyecto al que se unan millones de personas.

Lo más importante es tu actitud y tus ganas de hacer que las cosas cambien para que el resto deje de destruir el mundo. Basta con que aportes tu granito de arena.

Y la mejor forma de hacerlo es empezando un proyecto de fotografía de conservación.

"Muy bien Toni ¿y por dónde empiezo? ¿qué puedo fotografiar?"

Piensa en algo de la naturaleza que quieras proteger (un ecosistema o una planta, por ejemplo), intenta llamar la atención del espectador con tus fotos y dales visibilidad en tu entorno y a través de las redes sociales.

Si lo piensas, es lo que siempre te aconsejo, que cuentes una historia con tus imágenes. La única diferencia es que esta vez hay una ética detrás.

Y recuerda...

No dejes ningún rastro, sólo tus huellas.

4.Cómo encontrar y aprovechar al máximo una localización

Nikon Z6 | 85mm | f/2.8 | 1s | ISO 1600 | 6500K

Es una constante en mi vida.

Cada vez que publico una foto en mi página web o en mis redes sociales, algún seguidor me pregunta por la localización exacta. Inevitablemente, cuando respondo eso deriva en la siguiente pregunta: cómo consigo encontrar localizaciones chulas.

Y la verdad es que no es ninguna ciencia oculta ni el fruto de un poder mágico de adivinación.

Si quieres encontrar la mejor localización para fotografiar paisajes lo único que necesitas es tiempo.

Ese tiempo te va a permitir investigar qué paisajes te vas a encontrar, qué tiene que tener la localización ideal que quieres capturar y dónde está.

Esta es mi metodología de trabajo.

Determina el tipo de luz natural que quieres en tu foto

Al elegir una localización, me fijo mucho en su luz natural. Cuándo sucede la hora dorada, la hora azul y las direcciones de salida y puesta de Sol. Toda esta información me permite determinar el mejor momento para fotografiar la localización.

¿Cómo entender la luz natural de una localización determinada?

Pues la luz natural va cambiando durante el día según la elevación que tenga el Sol. Dicho de otro modo, la luz natural depende de cuán alto esté el Sol en el cielo con respecto al horizonte.

En el diagrama anterior puedes ver los diferentes tipos de luz natural dependiendo de la elevación que tenga el Sol:

  • Día. Elevación superior a 6º.
  • Hora dorada. Elevación entre 6º y -4º.
  • Hora azul. Elevación entre -4º y -6º.
  • Crepúsculo civil. Elevación entre 0º y -6º.
  • Crepúsculo náutico. Elevación entre -6º y -12º.
  • Crepúsculo astronómico y noche. Elevación entre -12º y -18º.

En el siguiente video Rafael explica en profundidad cómo se comporta la luz natural y el tipo de fotos que puedes hacer en cada momento del día:

Puedes profundizar en este asunto leyendo nuestra superguía sobre la luz natural.

Pero lo mejor de todo es que PhotoPills te ayuda a saber en menos de 30 segundos cuándo sucede cada uno de estos momentos de luz en una localización concreta en una fecha determinada.

¡Ahora mismo te lo explico!

Cómo averiguar cuándo suceden la hora dorada y la hora azul con PhotoPills

Abre PhotoPills y pulsa Planificador (Menú Píldoras). Coloca el Pin Rojo en la posible localización. Desliza los paneles superiores hasta el Panel 3 para ver la elevación del Sol.

Recuerda que:

  • La hora dorada sucede cuando la elevación del Sol está entre 6º y -4º.
  • La hora azul sucede cuando la elevación del Sol está entre -4º y -6º.

Desliza los paneles superiores hasta el Panel 6. Este panel te informa de las horas de inicio y fin de la hora dorada y la hora azul considerando la fecha seleccionada y la posición del Pin Rojo.

Planificador de PhotoPills - El Panel 3 muestra la elevación del Sol teniendo en cuenta la fecha, hora y posición de Pin Rojo seleccionadas.
Planificador de PhotoPills - El Panel 6 indica las horas de inicio y fin de la hora dorada y la hora azul teniendo en cuenta la fecha seleccionada y la posición del Pin Rojo.
Cómo averiguar cuándo suceden los crepúsculos con PhotoPills

Abre PhotoPills y pulsa Planificador (Menú Píldoras). Coloca el Pin Rojo en la localización en la que quieres hacer fotos. Desliza los paneles superiores hasta el Panel 3, donde puedes ver la elevación del Sol.

Recuerda que:

  • El crepúsculo civil ocurre cuando la elevación del Sol está entre 0º y -6º.
  • El crepúsculo náutico ocurre cuando la elevación del Sol está entre -6º y -12º.
  • El crepúsculo astronómico ocurre cuando la elevación del Sol está entre -12º y -18º.

Ahora, desliza los paneles superiores hasta el Panel 5. Este panel te informa de las horas de inicio y fin de los crepúsculos (civil, náutico y astronómico) considerando la fecha seleccionada y la posición del Pin Rojo.

Planificador de PhotoPills - El Panel 3 muestra la elevación del Sol teniendo en cuenta la fecha, hora y posición de Pin Rojo seleccionadas.
Planificador de PhotoPills - El Panel 5 indica las horas de inicio y fin del crepúsculo civil, náutico y astronómico teniendo en cuenta la fecha seleccionada y la posición del Pin Rojo.

Seguramente ya tienes una idea concreta del momento del día en que quieres hacer la foto. Te dejo los enlaces específicos a las siguientes guías fotográficas:

Elige el tipo de paisaje (escena) que quieres fotografiar

Mientras estás investigando para encontrar la localización, es importante que determines qué paisaje (o qué parte del paisaje) quieres fotografiar.

Ten en cuenta que es lo que va a aparecer en tu encuadre. Es el escenario en que va a ocurrir tu historia.

Es el lugar que quieres mostrar al espectador. ¡Y seguro que al verlo va a flipar!

Veamos qué ingredientes es recomendable que tenga tu localización.

¿Qué tipo de paisaje?

Tal y como te he explicado en la sección 2, puedes elegir entre dos grandes familias de paisajes: de naturaleza o urbano.

Una vez que hayas determinado el tipo de localización, es conveniente que compruebes que vas a tener suficiente espacio en tu encuadre para:

  • Incluir el Sol, la luz que proviene de él, la Luna, la Vía Láctea, un rastros de estrellas...
  • Mostrar dónde tiene lugar ese momento concreto. ¿Es una vista del monte Fuji con una pagoda? ¿Has ido a Hong Kong a fotografiar la bahía o te has maravillado capturando una vista del Mount Cook?
  • Incluye un sujeto potente. Te doy más detalles sobre esto en el siguiente apartado.
Fíjate bien en su orientación

Recuerda, es importante que puedas incluir en el encuadre los elementos que has imaginado.

Puede ser el Sol poniéndose cerca de unas rocas en el mar, la Luna saliendo por detrás de un rascacielos o la Vía Láctea alineada con un árbol en un paisaje de montaña...

Y para que eso que has imaginado ocurra exactamente y lo puedas fotografiar, tendrás que tener en cuenta:

  • La posición de algunos de esos elementos (el Sol, las rocas, la Luna, el rascacielos, la Vía Láctea, el árbol).
  • Tu propia posición con respecto a ellos. Dicho de otro modo, dónde te tienes que colocar y hacia dónde tienes que apuntar la cámara.
Intenta que en la localización haya mucho espacio para moverte

Tal y como te acabo de de comentar, es importante que te puedas mover con relativa libertad en la localización.

Por un lado, cuanto más espacio tengas, más composiciones podrás conseguir. Al moverte puedes buscar distintos puntos de vista, asegurarte de que estás en la posición que más te gusta y asegurarte de que todo está bajo control (el trípode está estable, no corres ningún riesgo de caerte o resbalarte, etc.).

Por otro lado, puede darse el caso de que la foto que has imaginado sólo tenga una composición posible. No es lo más habitual pero puede suceder. Así es que si tienes más espacio podrás hacer pequeñas correcciones para que todos los elementos estén en el encuadre exactamente donde quieres.

Decide cuál es el punto de interés (sujeto)

Es imprescindible que busques una localización que tenga uno o varios puntos de interés. Ese punto de interés es el sujeto de tu imagen, el protagonista de tu historia y el imán con el que vas a atraer la mirada del espectador.

Y cuanta mayor interacción haya entre la localización, el sujeto, la luz natural (o la falta de ella si estás haciendo astrofotografía) y el resto de elementos del encuadre, mayor impacto visual tendrá la imagen.

Todo va a depender de lo que quieras transmitir, de la historia que quieras contar y de cómo quieras sorprender al espectador.

El punto de interés es el protagonista de tu historia

Con el bombardeo constante de imágenes que recibimos cada día, se ha vuelto muy complicado atraer la mirada del espectador. Y retener su atención se ha convertido (casi) en misión imposible.

Si quieres que alguien se fije en tu fotografía de paisaje, vas a tener que hacer un esfuerzo extra para que tu imagen destaque entre cientos, miles, ¡millones de fotos!

Necesitas elegir un protagonista para tu historia que cautive desde el primer instante y que transmita una fuerza irresistible.

El punto de interés es el elemento más importante de tu composición.

"Vale Toni ¿y qué puede usar como punto de interés?"

Evita elementos que no sean originales, que no tengan fuerza, que no transmitan.

En su lugar, busca elementos que destaquen como un templo abandonado en medio de la selva, la cima de una montaña iluminada por el Sol al amanecer o la silueta de una persona bajo la Vía Láctea.

Busca lo extraordinario en lo ordinario.

Y si te faltan ideas, echa un vistazo a la base de datos de PDIs de PhotoPills.

"Perdona Toni, pero no te entiendo."

Me refiero a la base de datos de Puntos de interés (PDI) de PhotoPills :)

Para consultarla, abre PhotoPills y pulsa Puntos de interés (menú Mi material).

Pulsa Mapa (en la parte inferior de la pantalla) y desliza tus dedos por la pantalla para moverte a través del mundo. Gracias a los más de 10.000 PDI incluidos en nuestra base de datos podrás descubrir un montón de nuevas localizaciones.

PDIs de PhotoPills - Vista general de los Puntos de interés (PDIs) en la Isla Sur de Nueva Zelanda.
PDIs de PhotoPills - Detalle de los Moeraki Boulders, un Punto de interés (PDIs) en la Isla Sur de Nueva Zelanda.
No descuides el primer plano

Todas las zonas de la composición son importantes, pero el primer plano es crítico en fotografía de paisaje.

Para empezar, por una razón técnica.

Aunque algunos fotógrafos de paisaje hacen fotos con un teleobjetivo, la gran mayoría suele utilizar un objetivo gran angular en casi todas sus fotos.

El efecto óptico de este tipo de objetivos es que al ver la foto, parece que todos los elementos de la composición están muy lejos. Si no incluyes un primer plano atractivo en tu foto la imagen será plana y no tendrá interés.

Y también por una razón artística.

El primer plano es la puerta de entrada de la imagen. Suele ser el primer elemento en el que se fija el espectador. A partir de ahí, si lo que ha visto le ha llamado la atención, recorrerá la imagen con la mirada para ir descubriendo la historia que quieres contar.

Un buen primer plano le da mucha más profundidad a la foto. Y si consigues que el espectador se identifique con lo que está ocurriendo, puede que llegue a tener la impresión de estar realmente allí.

Investiga desde lejos (en internet y en la vida real)

Cuando escribo "desde lejos" me refiero a todas las tareas de investigación, incluida la planificación (sección 6) que vas a llevar a cabo antes de estar sobre el terreno.

Es un trabajo fundamental ya que el tiempo y la dedicación que le dediques van a determinar el éxito de la exploración de la localización real y de las fotos que vas a poder capturar.

Es más, se puede dar el caso de que la probabilidad de conseguir una foto o el destino o desarrollo de un viaje dependan de este trabajo de investigación. Al familiarizarte con la zona, los puntos de interés y las características del terreno podrás decidir con mucho más criterio cómo será la captura (sección 9) y qué equipo vas a necesitar (sección 8).

La flexibilidad a la hora de hacer fotos es fundamental y cuántos más imprevistos tengas cubiertos, más relajada será tu sesión de fotos.

Consulta un montón de fuentes de información

Una vez que decidas dónde y en qué época del año vas a ir a hacer fotos, consulta todas las fuentes de información que se te ocurran. Aquí tienes algunas ideas que te pueden servir de ayuda:

  • Tu principal fuente de inspiración deberían ser las fotos de otros fotógrafos que llamen tu atención. Echa un vistazo en Instagram, Flickr, 500px, Unsplash, Getty Images, Shutterstock, Adobe Stock y Google Images.
  • Aprende de los descubrimientos de otros fotógrafos y comprueba las localizaciones que han explorado anteriormente. Algunas comunidades como Locationscout y ShotHotspot ofrecen esta información.
  • Analiza publicaciones como revistas de viaje (National Geographic, Condé Nast Traveler y Travel + Leisure), contenido de viajes curado (Behance, Maptia y Landscape Stories), guías de viaje (Lonely Planet) y la sección de fotografía de periódicos como The Atlantic, The Guardian y The New York Times.
  • Revisa las páginas web de tus fotógrafos favoritos y presta atención a sus galerías. ¿Has echado un vistazo a las páginas web de los PhotoPills Masters que participan en el PhotoPills Camp?
  • ¡No te olvides de la Wikipedia! Tiene mogollón de listas de lugares interesantes. Digamos que estás buscando faros... Teclea en Google "lista faros Wikipedia" y te sorprenderás.
  • Una fuente de información fiable y llena de sorpresas son los locales. Nadie conoce mejor la zona y da mejores consejos.
  • ¿Cuánto tiempo hace que fuiste a una biblioteca o a una librería? Sí, los libros te darán más información sobre la historia local y la biodiversidad natural de un área o pueblo.
  • Intenta visitar el ayuntamiento u oficina de turismo más cercana y busca información de primera mano.
  • De nuevo, comprueba los Puntos de interés (PDIs) incluidos en PhotoPills.
Aprovecha el potencial de las etiquetas geolocalizadas de Instagram Location Tags

Instagram tiene una herramienta muy potente: las etiquetas geolocalizadas (location tags en inglés).

El proceso es muy sencillo.

Cuando veas una foto en Instagram que te gusta, busca entre las etiquetas a ver si el autor ha incluido una con el nombre de la localización. Pulsa la etiqueta e Instagram te mostrará todas las fotos que tienen esa misma etiqueta. Es decir, que se hayan hecho en el mismo lugar.

Además, es probable que muchos usuarios publiquen sus fotos poco tiempo después de haberlas hecho. Así es que puedes ver exactamente las condiciones climáticas del lugar y otros inconvenientes que puedan surgir (un andamio tapando un edificio, por ejemplo).

Es un ejercicio que te ayuda a encontrar una localización con precisión una vez que hayas determinado un destino o una zona más genérica.

Instagram no es el único servicio que ofrece fotos con etiquetas geolocalizadas. Otros como Flickr, 500px, Locationscout o ShotHotspot (de estos dos últimos te hablo en detalle en la sección 12) también ofrecen esta herramienta.

Averigua toda la información práctica sobre la localización

Antes de salir de casa, deberías saber la siguiente información sobre la localización:

  • La dirección o coordenadas GPS de la localización. ¿La ubicación es real o alguien hizo varias tomas compuestas?
  • Cómo llegar a la localización. Por ejemplo, si es un sitio al que vas a llegar a pie tras una caminata, consigue información sobre el sendero, incluyendo la duración, la dificultad y cualquier otro dato que te pueda ayudar (dónde aparcar, por ejemplo).
  • Cuál es la mejor época del año para ir a hacer fotos.
  • Cuál es la mejor hora del día para ir a hacer fotos.

Lánzate a la aventura

Para encontrar localizaciones existe otra opción: explorar el territorio.

Elegir una zona y peinarla para encontrar e identificar localizaciones fotográficas potencialmente interesantes.

Si te gusta hacer senderismo, por ejemplo, esta es una buena forma de descubrir localizaciones que luego puedes explotar en tu fotografía de paisaje.

A estas alturas ya te habrás dado cuenta de mi pasión por la naturaleza. Me encanta pasar el mayor tiempo posible en contacto con ella. De modo que si decido ir a dar un paseo y respirar aire fresco, también puedo aprovechar ese tiempo y esa experiencia para potenciar mi fotografía de paisaje.

Siempre lo digo: la localización es clave.

Y la gran ventaja de este método de investigación es que no hay sorpresas de última hora. Al estar directamente sobre el terreno, puedes explorar la localización tal y como es, identificar sujetos potenciales y advertir complicaciones que puedan surgir.

Básicamente puedes hacer todo eso que no te permite la pantalla del ordenador mientras estás disfrutando de la naturaleza.

Al final de lo que se trata es de ir a una zona determinada, explorarla con tus propios ojos y dejar que el azar haga su magia... ;)

Paseando por la isla donde vivo (Menorca) he descubierto sus rincones más bonitos.

¡Así que sal y explora! Déjate llevar...

Explora a fondo la localización sobre el terreno

Nunca me canso de repetírselo a mis alumnos. Y ahora te lo digo a ti.

Una vez que te hayas decidido por una localización es esencial que vayas allí y la explores minuciosamente.

Necesitas hacerlo con calma y con tiempo suficiente, así es que te sugiero que lo hagas con al menos un día de antelación. Aunque lo ideal es que vayas unos días antes del día que tengas pensado ir a hacer fotos.

De esta forma, si encuentras algo con lo que no contabas y que no averiguaste durante tu investigación desde casa, tienes más margen para adaptarte.

Estas son las dos razones principales por las que nunca deberías subestimar el trabajo de exploración sobre el terreno de la locación.

Para identificar peligros potenciales

Tu seguridad es lo más importante y tiene que estar por encima de la fotografía. No te pongas en peligro con tal de conseguir la foto. Sinceramente, no merece la pena.

Esto es válido para cualquier momento del día. Pero deberías de tener un cuidado especial si

La ausencia de luz natural hace que todo sea más difícil.

Cuando explores la localización con luz, busca referencias para poder orientarte el día del disparo. De esta forma te resultará más fácil identificar la ruta de acceso y podrás llegar al punto de disparo sin problema.

También puedes identificar posibles peligros como una zanja, un acantilado o una valla.

Para encontrar una composición única y potente

Si quieres ser un buen fotógrafo de paisajes, tienes que ser capaz de encontrar composiciones únicas y potentes. Conforme vayas desarrollando esta habilidad, irás creando tu propio estilo.

He pasado años desarrollando y perfeccionando mi habilidad para encontrar composiciones en casi cualquier lugar. Y aún sigo trabajando en ello. Creo que es algo que nunca se puede dominar por completo y que hay que trabajar constantemente.

Lo bueno es que es algo que todo el mundo puede aprender. Tú también tienes esa capacidad.

Sólo tienes que poner de acuerdo tu curiosidad, tu creatividad y tu ambición. A veces lo verás enseguida, otras te costará más tiempo, pero tienes que ser consciente de que puedes encontrar una composición única siempre que te lo propongas.

Y para ello lo mejor es entrenar regularmente tu ojo fotográfico:

  • Busca posibles composiciones todo el tiempo. Cuando vayas andando por la calle o por el monte, desde la ventanilla del tren o mientras conduces. Al encontrar un potencial visual en cualquier rincón, serás capaz de hacer buenas fotos dónde quieras.
  • Encuentra posibles puntos de interés (sujetos) incluso desde la distancia.
  • Cuando hayas encontrado una composición, no te conformes y sigue buscando. Lo mejor siempre está por llegar.
  • Usa distintas reglas de composición, elementos dentro del encuadre y algunas herramientas alternativas para contar la historia exactamente cómo quieres (sección 5).
  • Aprende a evaluar y clasificar cada composición que has ido descubriendo en la localización. Así podrás decidir el punto exacto desde el que fotografiarás el salida de Sol o el puesta de Sol, por ejemplo.

5.Trabaja la composición de tu foto de paisaje

Nikon D4s | 14mm | f/16 | 25s | ISO 100 | 6500K

¿Qué tiene que tener tu fotografía para llamar la atención del espectador?

Esa es la pregunta clave que te tienes que hacer antes de pulsar el disparador.

Aquí es donde entra en juego la magia de la composición.

La fotografía es un lenguaje visual, una forma de contar las historias que quieres cómo quieres.

Para ello necesitas tomar decisiones artísticas a través de la técnica para que tu imagen sea tal y como la has imaginado.

¡Vas a tener que decidir muchas cosas!

La localización (sección 2), el tipo de luz natural (sección 4), la planificación (sección 6), el equipo que vas a usar (sección 8), los ajustes que necesitas (sección 9) y cómo vas a colocar los elementos dentro del encuadre.

Y esto último, querido PhotoPiller, es la base de la composición...

El encuadre perfecto

Detrás de una imagen impresionante, siempre está la visión y las emociones del fotógrafo.

Sin visión o intención, hay poco o nada que decir. Y si no entiendes el proceso creativo tu visión no se traducirá en una foto que exprese lo mejor posible esa visión.

Todos vemos el mundo de forma distinta. Tenemos diferentes opiniones acerca de lo que vemos y diferentes gustos en cuanto a cómo queremos plasmarlo en una foto. En última instancia se reduce a dos cosas: cómo ves el mundo y cómo decides mostrar ese mundo en tus fotografías.

Al principio de este apartado te hacía una pregunta, pero aquí te dejo algunas más que debes hacerte:

¿Por qué quiero hacer esta fotografía en concreto? ¿Qué quiero contar? ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo? ¿Cuáles son mis herramientas (técnicas y artísticas)?

Y todo se puede resumir en la siguiente pregunta: ¿por qué?

Las famosas reglas de composición

Puede sonar a tópico, pero la única regla en la fotografía es que no hay reglas.

Sin embargo, existen unas pautas o reglas de composición establecidas que pueden aplicarse en casi cualquier situación y que, si las usas hábilmente, incrementan el impacto visual de tu escena.

Las reglas de composición ayudan a que tus fotos destaquen. Gracias a ellas puedes darles un equilibrio natural, llamar la atención sobre lo que consideres importantes en la escena, o guiar el ojo del espectador a través de la imagen.

Conforme las vayas aprendiendo, te sorprenderá lo universales que son la mayoría de ellas. Las verás por todas partes... Y, sobre todo, entenderás por qué algunas fotos funcionan mientras que otras parecen simples instantáneas.

Hay muchísimas reglas de composición y sería imposible incluirlas todas aquí, pero te dejo algunos ejemplos:

  • La regla de los tercios. Coloca el sujeto en la intersección de las líneas imaginarias que dividen una foto en tres partes de arriba abajo y de izquierda a derecha.
  • La proporción áurea. Compón una foto siguiendo una espiral definida por esta proporción.
  • Composición centrada y simetría. Coloca el sujeto en el centro del encuadre y crea una simetría entre ambas mitades.
  • Triángulos áureos. Traza una línea diagonal desde la esquina superior derecha a la esquina inferior izquierda. Después, traza dos líneas más: una desde la esquina superior izquierda hasta que toque tu línea diagonal, y otra desde el punto opuesto, es decir, de la esquina inferior derecha hasta tu diagonal. Obtendrás un área dividida en 4 triángulos conocidos como áureos.
  • Primer plano interesante y profundidad. Coloca elementos en el primer plano de tal forma que atraiga la atención del espectador y asegúrate de que lo que hay en los planos medios y el fondo también ayudan a crear profundidad.
  • Yuxtaposición. Conjuga 2 o 3 elementos en el encuadre para que transmitan algo.
  • Marco dentro de otro marco. Usa el encuadre de marco principal y busca otro marco dentro de la escena para destacar el sujeto.
  • Equilibrio de los elementos en la escena. Busca que los pesos visuales de los elementos no estén descompensados.
  • Líneas que guíen la mirada. Usa elementos de la composición que sirvan para guiar la mirada del espectador hacia donde tú quieras.
  • La regla de izquierda a derecha. La mayoría estamos acostumbrados a leer de izquierda a derecha por lo que una imagen se podría leer así también.
  • Diagonales y triángulos. Utiliza diagonales y triángulos, el punto de fuga por ejemplo, para crear tensión dinámica en la escena.
  • La regla del espacio. Usa con imaginación el espacio negativo, esa parte de la composición en la que no hay nada.
  • Patrones y texturas. Los patrones le dan armonía visual a una imagen mientras que las texturas le dan profundidad.
  • La teoría del color. Aplica combinaciones de colores que encajen bien entre sí, de tal forma que el resultado sea armónico.
  • Cambia tu punto de vista. Evita disparar a la altura de los ojos.
  • Regla de los impares. Si repites elementos (árboles, personas) intenta que su número sea impar.
  • Aísla al sujeto. Centra toda la nitidez en el sujeto y deja el resto desenfocado.
  • Llena el marco. Ocupa todo el espacio disponible. Es decir, no dejes espacio negativo.
  • Simplicidad y minimalismo. Generalmente unos pocos elementos son suficientes para contar una historia, evita composiciones caóticas.

Desarrolla un estilo propio rompiendo las reglas

Las reglas están para romperse...

Convertirte en un fotógrafo rebelde te ayudará a producir imágenes más impactantes.

Como te he explicado en el apartado anterior, las reglas de composición son muy útiles para conseguir una imagen equilibrada y atractiva.

Pero si quieres desarrollar tu propio estilo fotográfico, rómpelas. La creatividad te llevará a ser más original.

Te dejo algunas ideas que te pueden servir de inspiración...

  • Olvídate de la regla de los tercios: coloca el horizonte en el centro para crear una simetría o el sujeto cerca de uno de los bordes para generar tensión.
  • Rompe el patrón o la simetría que hayas creado.
  • Inclina el horizonte... Aunque generalmente suele ser un error muy común entre fotógrafos de paisaje principiantes, una ligera inclinación (también llamado plano holandés) crea una diagonal que genera dinamismo o tensión en la composición.
  • Pon el sujeto en el centro del encuadre y no uses ningún otro plano para evitar que le quiten protagonismo.
  • Coloca el punto de fuga en el centro.

Céntrate en lo importante

Encuadre

El encuadre (o marco) no es sólo el continente de la imagen. Está formado por las cuatro líneas más importantes de la imagen, los bordes, y determina cómo se lee la fotografía.

Su orientación (horizontal o vertical) es importante ya que determina el recorrido que va a seguir el ojo del espectador al ver la fotografía.

Y también tienes que tener en cuenta la proporción ya que reforzará o suavizará el flujo visual de tu fotografía.

Punto de vista

El punto de vista es la herramienta más poderosa que tienes. Cuando te mueves y mueves la cámara, todo cambia.

Cuando varíes tu posición, estudia qué elementos fortalecen ese cambio y cuáles debilita. Y luego analiza si merece la pena cambiar el punto de vista.

En este sentido, es importante que observes cómo varía en el encuadre y en la composición la posición del sujeto ya que es el protagonista de tu historia. Ten cuidado, no vaya a ser que pierda su papel principal en la imagen.

Profundidad

La cámara ve en dos dimensiones, aplanando el mundo en una fotografía. Tu misión consiste en que la imagen tenga profundidad. O, mejor dicho, crear una ilusión para que parezca que la foto tiene 3 dimensiones y refleje la escena tal y como la ves con tus propios ojos.

¿Por qué es tan importante la sensación de profundidad?

Porque las imágenes con profundidad son las que hacen que el espectador tenga la impresión de estar dentro de la escena. Eso, lógicamente, hace que una fotografía sea más cautivante o atractiva.

Cuida los distintos planos (primer plano, planos medios y fondo) y sobre todo, fíjate en lo que incluyes (o no) en cada uno de ellos.

Exclusión

La cámara te ofrece un mundo de posibilidades y, como te decía anteriormente, le puedes decir qué quieres aislar en tu escena. Es decir, le puedes poner intención a tu composición.

Así, la fotografía es un arte de la exclusión.

Una de las habilidades de un gran fotógrafo de paisaje es cuidar la composición identificando qué elementos son necesarios para contar la historia. Recorta y elimina todo aquello que sea superfluo y que no aporte nada a la historia.

Quédate sólo con lo que realmente importa.

Y para ello, usa el espacio negativo: el espacio que queda entre los diferentes elementos de una composición.

Relación entre elementos

Habrás notado que siempre le doy mucha importancia al sujeto. Y tiene sentido porque es el protagonista de tu historia y el núcleo visual de la foto.

Sin embargo, el sujeto por sí mismo no lo es todo. Una imagen funciona y tiene impacto cuando consigues relacionar el sujeto con otros elementos del encuadre.

Por eso es importante que el espectador reconozca fácil y rápidamente esas relaciones y entienda qué papel juega cada elemento, qué vínculos hay entre ellos y cómo afectan al mensaje que quieres transmitir.

Es la clave del lenguaje visual: que cada ingrediente que uses en tu foto cumpla su papel y que éste sea reconocible.

Posibles elementos dentro del encuadre

Todos los elementos que estén en tu composición tienen que estar ahí por algún motivo. No dejes nada al azar. No incluyas elementos superfluos o que no aporten algo a la historia y que no despierten una emoción en el espectador.

Deberías preocuparte de que sean una hoja de ruta visual para que el espectador siga tus pasos mientras observa la imagen.

Y para ayudarte con tus composiciones, aquí tienes algunos de los elementos con los que puedes jugar.

  • Punto. Es un elemento pequeño y separado de otros que sirve para transmitir distancia, orden, equilibrio, soledad.
  • Línea. Las líneas conectan las diferentes partes de la escena. Una línea recta aporta rigidez y una curva dinamismo. Una línea horizontal transmite estabilidad y tranquilidad. Una línea vertical da dinamismo y movimiento. Y una línea diagonal rompe la estabilidad y aporta perspectiva.
  • Forma. Son un conjunto de líneas con las que formar triángulos, círculos, etc. Gracias al triángulo puedes hacer hincapié en sus vértices. Un círculo aísla su contenido del exterior y traduce totalidad, perfección y movimiento continuo.
  • Volumen. Necesitas recurrir al engaño para mostrar tridimensionalidad (peso, volumen) en la imagen y para transmitir volumen puedes usar el contraste, la perspectiva y la superposición.
  • Color. Un color está definido por su brillo (intensidad luminosa), su matiz (tonalidad) y su saturación (pureza). Se suelen dividir en colores cálidos que son estimulantes y fríos que son intimistas.
  • Blanco y negro. Es una fotografía sin color o, mejor dicho, que refleja una escala de grises. Al haber ausencia de color, la mirada se centra en otros aspectos de la composición.
  • Luces y sombras. Una gama tonal oscura es sinónimo de angustia, desequilibrio. Una gama tonal clara despierta interés y genera optimismo y alegría.
  • Contrastes. Es el efecto que se produce al destacar un elemento visual en comparación con otro en una misma imagen. Hay varios tipos de contraste: tonal y conceptual.
  • Textura. Una textura puede ser suave, áspera, lisa, dura, rugosa y potencia el sentido de la vista y el del tacto.
  • Escala. Es la relación de tamaño que estableces entre los diferentes elementos presentes en la composición. Gracias a ella puedes establecer una jerarquía entre ellos y destacar el o los que más te interese.
  • Movimiento. Variando la velocidad de obturación puedes transmitir movimiento y dinamismo. Puedes hacer una larga exposición o un barrido.
  • Ritmo. Consigues ritmo mediante la repetición regular (o no) de líneas o formas. O puedes romperlo para crear tensión y llamar la atención.
  • Espacio positivo y negativo. Se puede considerar que el espacio positivo es el sujeto de la composición, mientras que el espacio negativo es el telón de fondo. El uso que hagas de cada uno de esos espacios determina la armonía, el equilibrio y el tono de la imagen.
  • Equilibrio. Para establecer la relación de equilibrio entre los diferentes elementos de la composición, utiliza los pesos visuales. De esta forma, cuanto mayor sea el tamaño de un elemento, mayor será su peso visual. Y los colores claros, cálidos y saturados pesan más que los oscuros, fríos y poco saturados.
  • Simetría. La simetría es una herramienta de composición muy poderosa porque puede provocar una sensación serena y agradable.
  • Atmósfera. Es el ambiente que refleja tu foto. Gracias a ella puedes transmitir infinidad de sensaciones.

Algunas herramientas alternativas

En el apartado anterior te he mencionado algunos elementos con los que puedes variar tus composiciones. Pero los recursos creativos son múltiples y de diversa naturaleza.

Te dejo algunas ideas...

  • Encuadre: ¿qué quieres incluir y qué quieres omitir?
  • Simplificación: no incluyas más elementos de los que son necesarios.
  • Punto de vista: a la altura de los ojos, a la altura de los pies, desde las alturas, mirando hacia arriba o hacia abajo.
  • Planos: cuidado con lo que pones en el primer plano, en el plano medio y en el fondo.
  • Formato: puedes elegir entre el formato horizontal, vertical, panorámico o cuadrado.
  • Nitidez: determina dónde quieres poner el foco.
  • Distancia focal: recuerda que el gran angular distorsiona y una focal larga comprime la escena.
  • Tamaño de sujeto: puedes modificar el tamaño relativo del sujeto según cómo lo muestres con respecto a su entorno.
  • Tiempo de exposición: ¿quieres mostrar movimiento?
  • Luz: la luz lo es todo en fotografía de paisaje, es tu materia prima y recuerda que no es buena ni mala, todo depende de cómo la uses.
  • Perspectiva: es la que le da a la foto un aspecto real y tridimensional.
  • Profundidad de campo: sus posibilidades artísticas son infinitas como explico en este artículo.
  • Exposición: gracias al triángulo de exposición puedes darle a tu escena la impronta que quieras.

Lo importante es que puedas llevar a cabo tu idea y consigas la foto de paisaje que has imaginado.

Por eso, usa todo lo que se te ocurra, recurre a todas las herramientas que tengas a tu alcance y, sobre todo, ¡no te rindas si no lo consigues a la primera!

Y ahora, es momento de planificar la foto :)

6.Planifica tus fotos de paisaje en unos minutos

La planificación es fundamental en fotografía de paisajes.

Planificando tu foto vas a averiguar:

  • Una posición de disparo desde donde hacer la foto,
  • Una dirección de disparo (el encuadre) y
  • Una fecha y una hora de disparo...

Gracias a estos datos sabrás con exactitud dónde tienes que ir, qué día tienes que ir y a qué hora tienes que disparar.

Además planificar una foto es mucho más sencillo y rápido de lo que parece. Con la app de PhotoPills es cuestión de minutos.

Con este vídeo aprenderás a planificar cualquier foto de paisaje que imagines:

Aunque si quieres aprender una funcionalidad concreta de la app, echa un vistazo al canal de YouTube de PhotoPills donde encontrarás docenas de tutoriales ;)

Y para que te resulte más fácil, a continuación encontrarás ejemplos reales de planificación para ir directo al grano...

Entiende y planifica la luz: hora dorada y hora azul

¿Por qué todos los fotógrafos de paisaje estamos obsesionados con las horas mágicas? ¿Qué son y cuándo ocurren?

Las horas mágicas incluyen dos momentos del día:

  • La hora dorada. La luz tiene tonos rojizos, anaranjados, amarillos o, como su propio nombre indica, tonos dorados. Ocurre cuando el Sol tiene una elevación entre 6º y -4º.
  • La hora azul. La luz tiene un tono azul intenso, con una temperatura de color fría y colores saturados. Ocurre cuando el Sol tiene una elevación entre -4º y -6º.

Tal y como te explicaba en la sección 4, ambas ofrecen las mejores condiciones de luz natural para hacer fotos de paisaje.

Aquí te dejo un vídeo en el que Rafael te explica todo lo que necesitas saber sobre la luz natural.

Planifica la hora dorada

Planificar una foto que ocurra durante la hora dorada es muy sencillo. Puedes hacerlo en 7 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo en una localización con potencial.

  2. Selecciona la fecha en la que quieres fotografiar la hora dorada.

  3. Averigua la dirección de la salida/puesta de Sol. Fíjate en la línea amarilla gruesa (salida) o en la línea naranja gruesa (puesta).

  4. Averigua la hora de la salida/puesta de Sol con el Panel 4.

  5. Comprueba diferentes localizaciones hasta que encuentres una foto que te guste.

  6. Comprueba a qué hora empieza la hora dorada en el Panel 6.

  7. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 4 de nuestra guía fotográfica sobre la hora dorada.

Planifica la hora azul

Planificar una foto que ocurra durante la hora azul es muy sencillo. Puedes hacerlo en 7 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo en una localización que te guste.

  2. Selecciona la fecha en la que quieres fotografiar la hora azul.

  3. Averigua la dirección de la salida/puesta de Sol. Fíjate en la línea amarilla gruesa (salida) o en la línea naranja gruesa (puesta).

  4. Averigua la hora de la salida/puesta de Sol con el Panel 4.

  5. Comprueba diferentes localizaciones hasta que encuentres una foto que te guste.

  6. Comprueba a qué hora empieza la hora azul en el Panel 6.

  7. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 4 de nuestra guía fotográfica sobre la hora azul.

Planifica una salida o puesta de Sol cuando sabes la fecha de la foto

Imagina que quieres fotografiar la próxima salida o puesta de Sol. Sabes la fecha de la foto, pero... ¿desde dónde será mejor hacer la foto? ¿Y a qué hora?

Obtendrás las respuestas a estas preguntas usando la herramienta principal de PhotoPills: el Planificador.

Aquí te dejo un vídeo en el que Rafael te explica con todo lujo de detalles cómo planificar fotos de amanecer y atardecer espectaculares.

Para planificar una foto de salida/puesta de Sol para una fecha determinada tienes que seguir 6 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo en una localización que te guste.

  2. Selecciona la fecha en la que quieres fotografiar el amanecer/atardecer.

  3. Averigua la dirección de la salida/puesta de Sol. Fíjate en la línea amarilla gruesa (salida) o en la línea naranja gruesa (puesta).

  4. Averigua la hora de la salida/puesta de Sol con el Panel 4.

  5. Comprueba diferentes localizaciones hasta que encuentres una foto que te guste.

  6. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la

Planifica una salida o puesta de Sol cuando no sabes la fecha de la foto

Imagina que quieres el Sol saliendo o poniéndose en una determinada posición en la foto pero no sabes la fecha de disparo ;)

En otras palabras, necesitas averiguar:

  • Si esa foto concreta es posible.
  • Y si lo es, cuándo sucede exactamente.

Y para ello, la mejor herramienta es el Planificador de PhotoPills.

En el siguiente video Rafael explica con gran detalle cómo encontrar una foto de atardecer potente sin saber la fecha exacta en la que quieres hacer la foto.

Para planificar una foto de salida/puesta de Sol cuando no sabes la fecha de la foto tienes que seguir 9 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo en el punto de disparo.

  2. Coloca el Pin Negro donde quieras el Sol.

  3. Encuentra las fechas en las que la foto sea posible con la opción Buscar.

  4. Pon el rango de fechas.

  5. Pon el azimut del Sol.

  6. Pon la elevación del Sol.

  7. Obtén la tabla de resultados con los días en que la foto es posible.

  8. Escoge la fecha que más se ajuste a lo que necesitas.

  9. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la

Planifica una foto con la Luna

La planificación de una foto con Luna requiere más trabajo y exactitud que la de un amanecer o un atardecer.

Los dos casos más habituales son los siguientes:

  • Una planificación en una fecha determinada, como por ejemplo, cuando quieres planificar la próxima Luna Llena.
  • Una planificación con la Luna en una posición determinada. En este caso, sabes el punto de disparo y la foto que quieres, y deseas averiguar cuándo sucede.
Planifica la próxima Luna Llena

En este caso, quieres fotografiar la Luna en un día concreto.

Es decir, conoces la fecha en la que quieres hacer la foto pero necesitas averiguar:

  • El punto de disparo exacto desde el que harás la captura.
  • La hora exacta en la que la Luna estará donde tú quieres.

Aquí te dejo un vídeo en el que Rafael te explica paso a paso cómo planificar este tipo de fotografía de paisaje.

Para planificar una foto de Luna cuando no sabes la fecha de la foto tienes que seguir 8 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo cerca del sujeto.

  2. Selecciona la fecha de la Luna que quieres.

  3. Coloca el Pin Negro dónde quieras la Luna.

  4. Entiende las direcciones de salida y puesta de Luna. Fíjate en la línea azul claro gruesa (salida) o en la línea azul oscuro gruesa (puesta).

  5. Mueve el Pin Rojo. Elige el punto de disparo, encuentra la hora de la foto y determina el tamaño de la Luna. El Panel 2 te ayuda a averiguar si la Luna está a la altura que quieres y tienen el tamaño que necesitas.

  6. Comprueba la luz natural en el Panel 3. La elevación del Sol te indica el tipo de luz natural.

  7. Planifica el campo de visión y la profundidad de campo con las herramientas de mapa.

  8. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 5 de nuestra guía fotográfica de Luna.

Planifica la Luna en una posición determinada

Sabes exactamente la foto que quieres: conoces el punto de disparo exacto desde el que harás la captura, el encuadre y la posición de la Luna con respecto al sujeto que deseas.

Ya sólo necesitas averiguar:

  • Si esa foto concreta es posible.
  • Y si lo es, cuándo sucede exactamente.

Aquí te dejo un vídeo en el que Rafael te explica cómo usar PhotoPills para planificar una foto en la que la Luna salga en una determinada posición en el encuadre.

Para planificar este tipo de foto de Luna tienes que seguir 10 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo en el punto de disparo.

  2. Coloca el Pin Negro donde quieras la Luna.

  3. Averigua la elevación de la Luna que necesitas.

  4. Encuentra las fechas en las que la foto sea posible con la opción Buscar.

  5. Introduce el rango de fechas.

  6. Introduce el azimut de la Luna.

  7. Introduce la elevación de la Luna.

  8. Obtén la tabla de resultados con los días en que la foto es posible.

  9. Escoge la fecha que más se ajuste a lo que necesitas.

  10. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 5 de nuestra guía fotográfica de Luna.

Planifica la Vía Láctea

Te sugiero que intentes usar PhotoPills para planificar cualquier foto de la Vía Láctea que imagines. ¡Es una app muy potente!

Con el siguiente vídeo aprenderás

  • Cómo planificar fácilmente la mejor foto de la Vía Láctea posible para una fecha determinada con PhotoPills.
  • Y si sabes la foto que quieres hacer pero no sabes cuándo sucede, aprenderás a determinar la fecha y hora exactas en que la Vía Láctea estará exactamente donde deseas que esté.

Para planificar una foto de la Vía Láctea tienes que seguir 6 pasos:

  1. Coloca el Pin Rojo en una localización con potencial.

  2. Pon la fecha de la foto.

  3. Activa la capa de Vía Láctea.

  4. Cambia el tiempo con la Barra de tiempo hasta que la Vía Láctea esté en la posición que quieras.

  5. Mueve el Pin Rojo para ajustar el punto de disparo.

  6. Guarda la planificación con el botón Guardar.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 7 de nuestra guía fotográfica de Vía Láctea.

Planifica los rastros de estrellas

¿Qué patrón de rastros de estrellas puedo capturar? ¿Tendré luz de Luna en la escena? ¿Dónde estará la estrella Polar? ¿Dónde estará el ecuador celeste? ¿A qué hora tengo que empezar a hacer fotos?

Estas y otras preguntas irán surgiendo durante la planificación.

Por suerte, PhotoPills tiene todas las respuestas.

Y si no me crees, echa un vistazo a este vídeo en el que Rafael te enseña a planificar una foto de rastros de estrellas de principio a fin.

Para planificar una foto de rastros de estrellas tienes que seguir 3 pasos:

  1. Ve a la localización y ponte delante del sujeto.

  2. En PhotoPills pulsa en RA Noche del menú Píldoras.

  3. Utiliza la Realidad aumentada (RA) Noche para encontrar la estrella polar, el ecuador celeste y todos los posibles patrones de rastros de estrellas. Fíjate en las circunferencias azules.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 5 de nuestra guía fotográfica de rastros de estrellas.

Planifica una lluvia de estrellas

La clave para fotografiar con éxito una lluvia de estrellas es conocer en todo momento la posición del radiante.

¿Qué es el radiante?

Pues es el punto en el cielo desde el cual los meteoros se originan.

¿Cómo puedes localizarlo?

Muy fácil...

Lo mejor es que te dejes guiar por PhotoPills.

En este vídeo Rafael te enseña los pasos que tienes que seguir para planificar cualquier foto de lluvia de estrellas.

Para planificar una foto de lluvias de estrellas tienes que seguir 3 pasos:

  1. Selecciona la lluvia de estrellas.

  2. Averigua la información clave de la lluvia de estrellas.

  3. Encuentra tu punto de disparo y encuadre (localiza el radiante en el cielo).

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 12 de nuestra guía fotográfica de lluvias de estrellas.

Planifica un eclipse de Sol

Este tipo de planificación te permite saber dónde ir, y cuándo ir, para capturar todas las fases del eclipse. Y también cómo encontrar el punto de disparo adecuado para capturar el eclipse alineado con tu sujeto favorito.

En este vídeo Rafael te enseña a planificar un eclipse total de Sol. Aunque sus explicaciones te ayudarán a planificar cualquier eclipse solar, ya sea parcial, anular o total.

Para planificar una foto de un eclipse solar tienes que seguir 8 pasos:

  1. Selecciona el eclipse que quieres planificar.

  2. Coloca el Pin Rojo en una localización dentro de la banda de totalidad.

  3. Averigua cuándo ocurren las fases del eclipse en el Panel 10.

  4. Averigua en qué parte del cielo sucederá el eclipse.

  5. Coloca el Pin Negro sobre tu sujeto.

  6. Encuentra el punto de disparo.

  7. Comprueba el tamaño del eclipse en el Panel 2.

  8. Planifica el campo de visión y la profundidad de campo con las herramientas de mapa.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 5 de nuestra guía fotográfica de eclipses solares.

Planifica un eclipse de Luna

Imagina una foto de un eclipse total de Luna con las milenarias ruinas de Stonehenge... ¿Una foto así es posible? ¿Cuándo ocurrirá?

En este vídeo Rafael te describe una metodología que incluye todo lo que necesitas para usar PhotoPills y planificar cualquier fotografía de un eclipse lunar.

Para planificar una foto de un eclipse lunar tienes que seguir 8 pasos:

  1. Selecciona el eclipse que quieres planificar.

  2. Coloca el Pin Rojo en una localización con potencial.

  3. Averigua cuándo ocurren las fases del eclipse en el Panel 10.

  4. Averigua en qué parte del cielo sucederá el eclipse.

  5. Coloca el Pin Negro sobre tu sujeto.

  6. Encuentra el punto de disparo.

  7. Comprueba el tamaño del eclipse en el Panel 2.

  8. Planifica el campo de visión y la profundidad de campo con las herramientas de mapa.

Tienes una descripción completa de todos los pasos a seguir en la sección 5 de nuestra guía fotográfica de eclipses lunares.

Planifica un paisaje de costa

Me encanta la fotografía de costa. Aunque es algo que no debería de extrañarte... ¡Recuerda que vivo en una isla! ;)

En este vídeo, Rafael y yo nos sentamos mano a mano en una Masterclass sobre fotografía de paisaje de costa en la que puedes aprender cómo planifico una foto alucinante.

7.La fotografía de paisaje depende de factores naturales

Nikon D4s | 35mm | f/5.6 | 1/50s | ISO 400 | 6500K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave sin portafiltros

La fotografía de paisaje consiste en entender cómo los elementos interactúan con ese paisaje de tal forma que puedas capturar una escena con una determinada luz.

Cuando escribo "elementos" no me refiero únicamente a lo que ven tus ojos (el sujeto o lo que está en primer plano, por ejemplo). También tienes que tener en cuenta la meteorología.

En ambos casos (luz y clima) trabaja con ellos, no contra ellos.

No luches contra los elementos, aprende a sacar el máximo partido de ellos sean cuales sean. Estúdialos en profundidad y aprende cómo se comportan para estar en el lugar correcto en el momento adecuado.

Luz natural

La luz natural es un elemento clave en fotografía de paisaje.

Desde un punto de vista técnico, sin ella no hay foto.

Desde un punto de vista artístico, es el ingrediente que marca el impacto emocional de la foto. Es decir, el sentimiento que la foto transmite al espectador (fuerza, miedo, calma, silencio, velocidad, etc.).

En la sección 4 te explico en detalle cómo se comporta la luz natural y cuáles son las distintas fases dependiendo de la elevación del Sol:

  • Día. Elevación superior a 6º.
  • Hora dorada. Elevación entre 6º y -4º.
  • Hora azul. Elevación entre -4º y -6º.
  • Crepúsculo civil. Elevación entre 0º y -6º.
  • Crepúsculo náutico. Elevación entre -6º y -12º.
  • Crepúsculo astronómico y noche. Elevación entre -12º y -18º.

Si quieres más detalles sobre el tema, echa un vistazo a nuestra superguía sobre la luz natural.

Estaciones del año

Desde el punto de vista de la fotografía de paisajes, no existe la estación del año perfecta. Un lugar que parece cálido y mágico en la primavera puede parecer amenazante y tenebroso en el invierno...

Cada estación tiene sus propias peculiaridades y cada una es especial. Puede ofrecerte composiciones maravillosas y perspectivas únicas.

Ojo, no hace falta que elijas una estación. No hay nada más divertido que hacer la misma foto en diferentes épocas del año para inmortalizar la belleza de la localización en cada estación.

Invierno
Nikon Z50 | 200mm | f/2.8 | 1/500s | ISO 100 | 6000K

No te voy a engañar, hacer fotos de paisaje durante el invierno es más difícil que en otras épocas del año.

Apenas hay vegetación y generalmente los árboles están desnudos (a menos que sean árboles de hoja perenne). Juega con las ramas y las raíces buscando formas y sombras interesantes.

Los días son mucho más cortos por lo que tienes que planificar con mucha atención la localización y el día y hora de la captura. Dispones de un margen de error menor si tienes que variar tu posición sobre la marcha.

Los cambios climatológicos apenas se notan y los días pueden ser muy repetitivos. Por tanto, puede que tengas que esperar días y días hasta que se den la luz y las condiciones climáticas adecuadas.

Sin embargo, una de las cosas que mejor puedes aprovechar del invierno es luz natural mucho más suave que en otros momentos del año.

Si tienes pensado fotografiar una escena con agua (río, cascada, arroyo) usa la luz tenue que se filtra a través de las copas de los árboles. Al mismo tiempo, al no haberse producido aún el deshielo vigila el caudal: al ser menor, puede ofrecer oportunidades interesantes (reflejos, largas exposiciones).

Además, las bajas temperaturas son propicias para capturar la niebla y las nubes bajas durante el amanecer.

Primavera
Nikon D4s | 14mm | f/16 | 1/10s | ISO 400 | 6700K

Siempre que pienso en primavera la palabra que me viene a la mente es "renacimiento".

Las plantas recuperan sus hojas y sus flores inundando la escena de colores vivos y saturados. En la montaña, la nieve comienza a derretirse haciendo que los ríos y las cascadas vuelvan a estar llenos de agua.

Los días se van alargando y tienes más horas de luz.

No obstante, es un periodo del año en que el tiempo cambia a menudo. La misma localización puede ofrecerte escenas muy diferentes en cuestión de minutos. Puedes empezar la sesión con un cielos lleno de nubes y una lluvia intensa para terminar fotografiando una puesta de Sol llenas de color y magia.

Me encanta la primavera, porque es cuando empieza la temporada de fotografia de Vía Láctea.

Verano
Nikon D4s | 102mm | f/5.6 | 1,3s | ISO 100 | 5600K | Filtro ND 1.8 (6 pasos)

En mi opinión, el verano es la época del año en la que me resulta más complicado capturar las fotos de paisaje que me gustan.

A ver, no me malinterpretes. El verano es una estación maravillosa en la que la salida de Sol, la hora azul, la hora dorada y la puesta de Sol son más largos que en ningún otro momento del año .

Y, por supuesto, es la estación más cómoda para fotografiar la Vía Láctea, ya que las noches son más largas y más calurosas.

Pero si quieres hacer fotos de día que tengan un cierto dramatismo, será difícil encontrar cielos con nubes. A menos que se genere alguna tormenta.

Otoño
Nikon Z6 | 16mm | f/5.6 | 1/50s | ISO 100 | 6500K

El otoño es mi época favorita del año para hacer fotos de paisaje.

Obviamente, uno de los paisajes más interesantes en esta estación son los bosques (sección 2) de hojas caducas cuyos colores cálidos y vivos hacen que cualquier escena sea digna de fotografiar. Pasan por un abanico de verdes a rojos, naranjas y amarillos.

Otro aspecto interesante es que las condiciones climáticas son relativamente cambiantes durante los meses de otoño. Aunque no lo hacen tan drásticamente como en primavera. De hecho, muchos días te encontrarás con que las nubes y la relativa fuerza del Sol crean un filtro natural que suaviza y tamiza la luz.

Si haces fotos temprano por la mañana, puede que encuentres bancos de niebla o bruma baja que crean una atmósfera fantástica, casi de cuento. Y si esperas a que salga el Sol, puedes conseguir unos efectos muy chulos de los rayos del Sol cuando rebotan contra el agua.

Nubes

Nikon D4s | 18mm | f/11 | 1/20s | ISO 100 | 5650K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave | Panorámica de 6 fotografías

Si te gusta la fotografía de paisaje te darás cuenta enseguida de que los cielos azules despejados son lo más aburrido del mundo desde un punto de vista visual.

Por eso, intenta que haya nubes en tus cielos.

Existen muchos tipos diferentes de nubes: cúmulos, estratos, estratocúmulos, cumulonimbos... Todas ellas tienen una apariencia diferente y pueden colorearse durante la salida de Sol y la puesta de Sol.

Aquí tienes un resumen de los tipos de nubes que puedes encontrar y cuándo las puede teñir la luz del Sol.

Por eso es conveniente que sepas qué tipo de nubes se forman, dónde, cuándo y en qué circunstancias. Así podrás planificar (sección 6) con mucha más exactitud tu foto y que las nubes la conviertan en una imagen espectacular.

Lluvia

La lluvia es un ingrediente tremendamente artístico y creativo en fotografía de paisaje.

En un día nublado muchas escenas parecen planas y sin vida. No obstante, gracias a la lluvia los colores se vuelven más intensos y saturados. Además, la humedad le da un brillo especial a la escena, dándole más profundidad y volumen a los elementos de la composición.

Ten en cuenta que el agua es un elemento que ofrece un abanico infinito de posibilidades creativas. Puedes sacar provecho de los riachuelos que se forman, las gotas que se van deslizando por cualquier superficie, una pequeña cascada que va cogiendo fuerza...

Y aprovecha también la profundidad que puedes crear jugando con los planos que forman las distintas cortinas de agua según van mojando el paisaje.

Después de la lluvia busca fotografiar reflejos en cualquier charco o lugar en el que se haya acumulado el agua. Los resultados son fantásticos.

Viento

Nikon D4s | 19mm | f/16 | 199s | ISO 100 | 5600K

Los días de viento son una gran oportunidad para jugar con el movimiento y hacer largas exposiciones.

En el entorno adecuado (sección 2) las altas hierbas se mecen como si fueran olas, los árboles bailan con pasión y el efecto seda del agua se vuelve mágico en un paisaje de costa.

Y no te olvides de las nubes moviéndose por el cielo.

Utiliza un filtro de densidad neutra (ND) y un trípode para alargar el tiempo de exposición y capturar el movimiento que crea el viento.

Pero cuidado porque si las ráfagas son demasiado fuertes o tu cámara pesa demasiado y el trípode no es lo suficientemente robusto (sección 8) puede que la foto salga movida o que el equipo se caiga.

Cuando estés en el punto de disparo que hayas planificado (sección 6) asegúrate de clavar bien el trípode en el suelo y que quede perfectamente estable. Y, si puedes, trata de protegerlo contra las ráfagas con tu propio cuerpo.

Tormenta y rayos

El cielo más dramático que puedes fotografiar es el de una tormenta.

Cuando incluyas grandes nubes en el encuadre, equilibra su peso visual con el resto de elementos. Compón tu toma de manera que las nubes añadan contraste al primer plano y del fondo.

Dispara con un gran angular. Cuanto menor sea la distancia focal, mayor parecerá la tormenta y más pequeño se sentirá el espectador al ver tu foto.

Y si es una tormenta eléctrica, los rayos le darán un aspecto aún más amenazante.

Los relámpagos son posiblemente el fenómeno meteorológico más impresionante de la naturaleza y las imágenes que puedes conseguir si eres hábil a la hora de capturarlos pueden ser realmente impresionantes.

Para fotografiar rayos con éxito:

  • Empieza componiendo tu imagen, independientemente de los rayos.
  • Selecciona el modo de disparo de prioridad a la velocidad de obturación (S o Tv).
  • Enfoca a la distancia hiperfocal y cambia el enfoque a manual.
  • Selecciona una velocidad de obturación relativamente lenta (entre 2 y 15 segundos dependiendo de la luz natural que haya).
  • Selecciona el ISO más bajo posible y súbelo si es necesario.

Y, por supuesto, en condiciones de tormenta protege tu equipo y a ti mismo.

Arcoíris

Los arcoíris son muy poco frecuentes y cuesta trabajo verlos y fotografiarlos. Para que este bonito fenómeno se dé, tienen que darse una serie de circunstancias al mismo tiempo.

Primero, tiene que haber humedad o lluvia en el cielo. Segundo, la elevación del Sol debe ser relativamente baja (entre 30º y 40º). Tercero, la parte del cielo donde está el Sol debe estar despejada, mientras que la parte del cielo en la que puede aparecer el arcoíris debe tener lluvia o humedad constante.

La intensidad del arcoíris también puede variar dependiendo de la humedad o de la cantidad de luz que haya en la escena: cuanta más humedad y/o más luz haya, mayor intensidad tendrá el arcoíris.

Si quieres capturar un arcoíris, apunta tu cámara en la dirección opuesta a la posición del Sol.

Y si te apetece que el arcoíris esté un poco más saturado, usa un filtro polarizador circular (CPL). Pero cuidado al girarlo porque podrías provocar el efecto contrario y hacer que el arcoíris desaparezca por completo.

Rocío y escarcha

Tras una noche helada, es muy probable que te encuentres rocío o escarcha en el paisaje. Son dos elementos que transforman la naturaleza en obras de arte creando formas geométricas perfectas y patrones que hipnotizan.

En ambos casos, el tipo de fotografía de paisaje que puedes hacer es algo distinto de lo que puedes conseguir con otros fenómenos meteorológicos. Para sacar el mayor partido al rocío y la escarcha, lo mejor que puedes hacer es centrarte en los detalles, usar planos cortos y jugar con la profundidad de campo para crear un bonito bokeh (desenfoque).

Haz primeros planos de la escarcha o de las gotas de rocío. En realidad cualquier superficie es válida: hojas, ramas, telarañas, ventanas...

Aunque también puedes animarte a hacer planos más generales de un paisaje cubierto de escarcha o de rocío para mostrar una atmósfera determinada.

Niebla

Nikon D700 | 200mm | f/8 | 1/500s | ISO 200 | 5600K | Panorámica de 7 fotos a pulso

En términos generales, la niebla es una acumulación de partículas de agua que forma una capa extensa en contacto con la superficie terrestre y que reduce la visibilidad. Suele formarse a media tarde, y a menudo dura hasta la mañana siguiente. La encontrarás generalmente cerca de la superficie del agua porque es ligeramente más caliente que el aire circundante.

Dependiendo de su intensidad puede convertirse en neblina, bruma o calima, siendo ésta última una bruma muy tenue.

La niebla te permite crear imágenes con una atmósfera bucólica, misteriosa y silenciosa. Pero también pueden ser fotos inquietantes y desafiantes.

Sin embargo, al estar en movimiento constante, puede desaparecer en un instante, y su calidad efímera puede provocar imágenes descoloridas, planas y anodinas.

Por un lado, a medida que los objetos se alejan progresivamente de la cámara, no sólo parecen más pequeños, sino que también pierden contraste. Es conveniente que cuides tu primer plano e incluyas algún elemento interesante que te ayude a crear profundidad.

Por otro lado, las partículas de agua que forman la niebla hacen que la luz se disperse más de lo habitual. Lógicamente, la luz se suaviza, pero también hace que los rayos de luz se intensifiquen. El truco para hacer que los rayos de luz destaquen en la foto es planificar cuidadosamente tu punto de disparo.

Por último, los dos grandes desafíos al fotografiar niebla son el enfoque y la exposición.

En el caso del enfoque, selecciona enfoque manual en tu cámara o en tu objetivo.

Activa la función Live View en la pantalla LCD de tu cámara. Es perfecta para enfocar con precisión.

Además, si tu cámara tiene las funciones de Focus Peaking y/o el Ampliador de Enfoque (Focus Magnifier), actívalas también. Te ayudarán a ser aún más preciso.

En cuanto a la exposición, una escena con niebla tiene un tono general blanquecino que confunde al exposímetro. Éste intenta reducir la cantidad de luz que entra en la cámara y subexpone la toma.

Para evitar este problema compensa la exposición usando la herramienta de compensación de exposición o disparando en modo Manual (M). En este caso, compensa la exposición entre ±1/2EV y ±1EV.

Nieve

Los paisajes de nieve no son fáciles de fotografiar por las condiciones climatológicas extremas que implican y por los desafíos técnicos que tendrás que solventar.

Sin embargo, tienen un atractivo visual difícilmente superable.

Por regla general, el mejor momento para hacer fotos es temprano por la mañana. Asegúrate de ir a la localización (sección 4) antes de que el viento quite la nieve de los árboles y de los tejados, y antes de que el Sol derrita la escarcha.

A esas horas, la elevación del Sol es baja. Al rebotar contra la nieve, la luz suave del amanecer un suave resplandor azulado durante la hora azul y anaranjado durante la hora dorada.

Otra opción interesante es hacer fotos después de una tormenta de nieve, cuando la nieve es virgen y todo está mágicamente cubierto.

Y por último, tres consejos.

Primero, cuida tu equipo, en especial las baterías. Si hace mucho frío se gastan rápidamente (sección 10).

Segundo, estate atento a la exposición.

En un paisaje de nieve en el que todo o gran parte del encuadre está cubierto de blanco, el exposímetro de cualquier cámara de fotos piensa que la escena es más brillante de lo que es. Es mejor que uses uno de los modos de disparo semi-automáticos (A/Av o S/Tv) o manual (M). Así evitarás que la foto salga subexpuesta (demasiado oscura).

Haz varias fotos de prueba y guíate con el histograma para hacer los ajustes necesarios. Otra opción es hacer un horquillado.

Tercero, ajusta el balance de blancos.

Puedes hacerlo sobre el terreno usando uno de los modos predeterminados (generalmente el modo “nublado” suele funcionar) o manualmente. Aunque si disparas en RAW, puedes corregirlo fácilmente en el revelado.

8.Qué equipo necesitas para fotografiar un paisaje

¿No sabes qué equipo necesitas para ser un maestro de la fotografía de paisaje?

Pues estás en el lugar adecuado.

En esta sección te voy a detallar una lista con un montón de opciones que te ayudarán a elegir el equipo que más se adapta a tus necesidades. Y lo mejor de todo es que no importa el tipo de fotógrafo que seas (principiante, avanzado o profesional).

¡Hay opciones para todos los perfiles!

Cámara

A día de hoy las cámaras son tan potentes y ofrecen tantas prestaciones que hasta la cámara de un teléfono móvil sirve perfectamente para la fotografía de paisaje...

Obviamente, no todas las cámaras son iguales. Según sus prestaciones (y el precio asociado a las mismas), la calidad de tus fotos variará: por regla general, cuanto mayor sea el precio, mayor será la calidad de la cámara. Y la calidad también se notará en la foto.

No obstante, no uses las limitaciones de tu cámara como excusa: usa tu creatividad y tu imaginación y conseguirás muchas de las fotos que tienes en mente.

Teléfonos móviles

Parece mentira pero ahora mismo lo único que diferencia un teléfono móvil de otro es la calidad de su cámara. Fíjate en la campaña de márketing de cualquier fabricante y lo comprobarás por ti mismo.

Los móviles han dejado de ser teléfonos para convertirse en cámaras.

Sin embargo, aunque los ingenieros desarrollan un software que incluye cada vez más funcionalidades, la cámara de cualquier móvil sigue teniendo limitaciones. Te pongo dos ejemplos.

El primero es que en la mayoría de modelos, la distancia focal de la cámara es corta (gran angular). Esto significa que la mayoría de los elementos aparecerán muy pequeños en la foto y tendrás menos opciones para componer.

El segundo es que todos tienen un sensor es muy pequeño y la mayoría no te deja cambiar la apertura. Cuando hagas fotos en escenas con poca luz, el móvil subirá el ISO sin consultarte y la foto tendrá mucho ruido.

A pesar de ello, un móvil es una herramienta fantástica para conseguir grandes fotografías de paisaje.

Cámaras compactas

La verdad es que me cuesta ver gente que siga usando una cámara compacta. Hoy en día todo el mundo hace fotos con la cámara de su teléfono móvil.

Las cámaras compactas se han extinguido. Casi.

Por un lado, hacer fotos con el móvil es comodísimo: siempre lo llevas en el bolsillo. Por otro lado, si quieres una cámara con más prestaciones que la de tu móvil, te vas a terminar comprando una réflex o una cámara sin espejo.

Eso no significa que no puedas fotografiar un paisaje con una cámara compacta. Es sólo que probablemente serás el único que lo haga en la localización a la que vayas :)

Cámaras de gama baja

Aunque son cámaras básicas, todas ellas son fantásticas si quieres empezar a practicar con el modo de disparo Manual (M) porque permiten un buen control de la exposición.

Seguro con ellas consigues grandes fotos de paisaje:

Cámaras de gama media

Estas cámaras están en el rango intermedio de prestaciones y calidad por lo que tienen una buena relación calidad/precio. En general, producen poco ruido en condiciones de poca luz.

Cámaras de gama alta

Estas cámaras profesionales ofrecen unas prestaciones y una calidad insuperable:

Objetivo

La elección del objetivo depende de la foto que tengas en mente.

Si te apetece incluir parte del paisaje y no te importa que algunos elementos aparezcan diminutos en el encuadre...

Te sugiero usar un gran angular como el Nikon 14-24mm f/2.8 o el Zeiss Milvus 18mm f/2.8, por ejemplo. Son mis objetivos angulares favoritos.

Si te apetece incluir parte del paisaje y que algunos elementos aparezcan más grandes en el encuadre...

Te sugiero usar un teleobjetivo estándar como el Nikon 70-200mm f/2.8 o el Canon 70-200mm f/2.8, por ejemplo.

Si te apetece capturar un sujeto enorme.

Te sugiero usar un superteleobjetivo. Hay muchos y muy buenos en el mercado.

Aquí tienes algunas recomendaciones: el Nikon 200-500mm f/5.6, el Canon 100-400mm f/3.5-5.6, el Fujifilm 100-400mm f/4.5-5.6, el Olympus Zuiko 300mm f/4 PRO, el Sony 100-400mm f/4.5-5.6, el Sony 400mm f/2.8, el Sigma 120-300mm f/2.8 para Nikon y Canon o el Sigma 150-600mm f/5-6.3 para Nikon y Canon.

Para disparar desde más lejos aún, usa un multiplicador de focal (1,4x o 2x).

Si tienes una cámara con un sensor Micro 4/3 o APS-C, aprovecha el factor de recorte y el sujeto saldrá enorme en la foto.

Filtros

Dependiendo de las condiciones de luz natural en las que estés haciendo fotos, puede que te enfrentes a una escena con un alto rango dinámico (sección 4) .

Para conseguir la exposición correcta, tienes dos opciones:

Si quieres hacer una larga exposición, necesitarás un filtro de densidad neutra (ND). Puedes utilizarlo para transmitir movimiento a través de las nubes o del agua (en un paisaje de costa o en una cascada, por ejemplo).

Otro filtro importante es el filtro polarizador circular (CPL) que sirve para quitar los reflejos de las superficies de cristal y agua. Lo puedes utilizar para dar más volumen y color a las nubes y el cielo también.

Nunca salgo a hacer fotos sin llevar la bolsa de filtros en mi mochila. En esa bolsa llevo:

Si quieres convertirte en un maestro de los filtros, te sugiero que leas nuestra guía sobre fotografía de larga exposición con filtros.

Trípode y rótula

En fotografía de paisaje, suele ser habitual usar un trípode y una rótula de calidad. Seguramente necesitarás utilizar una velocidad de obturación relativamente lenta (sección 9) y si no tienes un buen trípode, tu foto saldrá movida.

Asegúrate de que tu trípode sea robusto y sólido. No cometas el error de comprar trípode barato: al poco de usarlo te darás cuenta de que no sirve para las fotos que quieres hacer y terminarás gastando más dinero en uno mejor.

"Tienes razón Toni, te haré caso. ¿Se te ocurre algún trípode que me podrías recomendar?"

El Manfrotto 055XPRO3 es un trípode resistente y estable.

Otra sugerencia que suelo hacer a los alumnos de mis talleres es la línea Travel de la marca Benro.

Si te puedes gastar un poco más, cómprate un trípode de fibra de carbono. Son mucho más ligeros que los de aluminio y, dependiendo del modelo, el equipo puede pesar entre 5 y 25 kg.

Mis marcas favoritas son Gitzo, Benro, Manfrotto, Induro o Really Right Stuff porque fabrican trípodes de gran calidad tanto de fibra de carbono como de aluminio.

"¿Y qué rótula me sugieres que compre?"

A ver, en el mercado encontrarás diferentes tipos de rótulas.

Pero desde mi punto de vista la mejor es la rótula de bola: es versátil, precisa y muy fácil de usar. Asegúrate de que aguante al menos 7 kg de peso y que incluya una zapata extraible.

Hace varios años que uso una rótula BH-55 de Really Right Stuff. Me resulta muy cómoda y es tremendamente precisa. Pero tiene una pega: es una rótula muy cara.

Si no te convence o no es la que necesitas prueba con estos modelos: la Gitzo GH1382QD, la Kirk Enterprises BH-1 y la Arca Swiss Monoball Z1 SP, todas ellas son muy robustas y resistentes (aguantan 13,5 kg o más).

Y si estás buscando una buena rótula gimbal, prueba la Benro GH2.

Paneles LED y otras fuentes de luz (opcional)

Dependiendo de la luz natural que tengas en la escena, puede que necesites alguna fuente de luz artificial para iluminar tu encuadre.

Si quieres hacer un retrato durante la hora azul por ejemplo, tendrás que iluminar a la persona que estás fotografiando. Una buena opción puede ser usar paneles de LED o linternas. Son elementos activos (producen luz) muy útiles.

Otra opción es el flash, aunque produce una luz dura por lo que necesitarás uno o varios elementos pasivos (difusores, filtros, reflectores) que alteren su luz.

Por eso, dependiendo del tipo de foto que hayas imaginado, puede ser importante controlar las condiciones de luz de la escena.

Intervalómetro

Si tienes pensado hacer una larga exposición, vas a necesitar un intervalómetro.

Tendrás que evitar tocar el disparador ya que podría producir vibraciones en el equipo y hacer que la foto salga movida.

Por regla general, me gusta recomendar los siguiente intervalómetros:

Una alternativa estupenda es un aparato que se llama CamRanger. Por ahora está disponible para cámaras Nikon, Canon, Fuji y Sony.

Es un dispositivo independiente que conectas a tu cámara réflex o sin espejo mediante un cable USB. Crea una red WiFi ad hoc a la que puedes conectar tu teléfono móvil o tu tableta (iOS, Android y Windows). Gracias a la aplicación de CamRanger puedes controlar tu cámara sin necesidad de ordenador ni conexión a Internet.

Y lo mejor de todo es que este aparato es autónomo. Por tanto, si el dispositivo móvil se desconecta, el CamRanger tiene memoria para seguir disparando. Imagina que estás haciendo un timelapse, tu secuencia se rompería si la cámara no sigue haciendo fotos en el intervalo que has establecido...

Por lo tanto, el CamRanger sirve para muchos tipos de fotos: timelapses (de la Vía Láctea, de rastros de estrellas, de eclipses solares o de eclipses lunares...), horquillado (bracketing en inglés), enfoque por apilamiento (focus stacking en inglés) para macro y paisajes... ¡y mil cosas más!

Tarjetas de memoria

Te recomiendo que compres las tarjetas SD (Secure Digital) de la mejor calidad posible y con la mayor velocidad de transferencia. Desde hace mucho tiempo sólo compra tarjetas de la marca SanDisk o ProGrade.

Hoy en día el precio de una tarjeta de memoria de una de estas dos marcas es muy asequible, incluso si es una tarjeta de mayor capacidad (64GB, 128GB y 256GB). Así es que no merece la pena escatimar y correr el riesgo de perder tus fotos comprando tarjetas de marcas desconocidas.

A pesar de que todavía hay cámaras que utilizan tarjetas CompactFlash (CF), es un sistema que está desapareciendo poco a poco.

Y para sustituirlo, SanDisk, Nikon y Sony lanzaron un nuevo formato de tarjeta, el XQD disponible en algunos modelos con sensor de formato completo (D4, D4s, D5 y D850), APS-C (D500) y sin espejo (Z6 y Z7).

Son tarjetas:

  • Con una gran capacidad de almacenaje (desde 32GB a 256GB).
  • Cuya velocidad de lectura y de grabación es muy rápida (400MB/s frente a los 160MB/s de una tarjeta CF o los 250MB/s de una tarjeta SD).
  • Muy seguras, resistentes y con una durabilidad increíble.

Su único problema: un precio elevado (por ahora).

Y por último, la guinda del pastel...

¡La camiseta Imagine.Plan.Shoot.!

Es nuestro grito de guerra.

El grito de guerra de los PhotoPillers.

¿Te unes a la tribu?

¿Aceptas el reto de imaginar, planificar y disparar fotos de paisaje legendarias? ;)

¡Consigue tu camiseta aquí!

9.Cómo fotografiar un paisaje (27 ejemplos explicados paso a paso)

Nikon Z6 | 18mm | f/8 | 54s | ISO 200 | 6500K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Cada escena es diferente.

Y resulta casi imposible resumir en una serie de pasos un método que sirva para capturar con éxito todas ellas.

La teoría está muy bien, pero la mejor forma de aprender es viendo ejemplos y practicando mientras los replicas.

Por eso he pensado que podría ayudarte enseñándote un montón de ejemplos, fotos reales que he hecho yo mismo.

La idea es que aprendas la lógica y el flujo de decisiones que me llevaron a capturar el paisaje que quería. De esta forma no habrá escena que se te resista.

¿Te apuntas?

Paisaje de naturaleza (1)

Nikon D4s | 100mm | f/8 | 1/125s | ISO 100 | 6700K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen. A veces y dependiendo de la cámara y el objetivo que uses, puede ser útil levantar el espejo. No obstante, a partir de 1s de exposición esta técnica no es necesaria.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Paisaje urbano (2)

Nikon Z6 | 21mm | f/8 | 0,8s | ISO 100 | 7000K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Objetivo desde un angular a un teleobjetivo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: Cualquier focal sirve, depende de la idea que tengas.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Usa la medición puntual en la parte más brillante de la escena que quieras con detalle. Después, sobreexpón 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). En este caso concreto, medí la luz en una de las ventanas de la Casa Roja.
  • Apertura: Lo suficientemente cerrada para conseguir una buena profundidad de campo y el efecto estrella (starburst en inglés) de las luces. Te recomiendo utilizar una apertura a partir de f/8.
  • Velocidad: La velocidad tiene que ser lo suficientemente lenta para que tu escena esté debidamente expuesta. En este caso, la medición indica que 1s es suficiente pero puedes llegar hasta los 8s. Un trípode, un intervalómetro y, si tienes una réflex, el bloqueo de espejo (de 1/15s hasta 1s) son indispensables.
  • ISO: Al trabajar con tripode, usa el ISO más bajo posible.
  • Balance de blancos: Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición. En esta foto opté por 7000K para equilibrar los rosas y amarillos de la escena y mantener el agua y el cielo azul.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. En este caso, enfoqué a unos 2 m (la hiperfocal estaba a 1,86 m). Así pude tener todo enfocado desde más o menos 3,65 m a infinito. Además capturé el resto de la casa y el fondo del jardín perfectamente enfocados.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Conceptual (3)

Olympus OM-1 | 300mm | f/5.6 | 1/640s | ISO 400 | 5600K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un teleobjetivo o superteleobjetivo.
  • Configuración cámara: En RAW. Activa la función de estabilización de imagen si tu objetivo la incorpora.
  • Focal: Una focal larga, a partir de 200mm. Mejor si está estabilizada.
  • Modo de exposición: Prioridad a la Apertura (A o Av).
  • Modo de medición: Modo de medición puntual enfocando centrado en el ave y luego reencuadrando. En cualquier caso, evalúa la luz y selecciona los parámetros teniendo en cuenta el fondo de la imagen. Si el ave está a “contracielo” compensa la exposición 1 paso (+1EV) para asegurar una buena exposición. Siempre dependerá del color del ave. Si es blanca el factor corrector tiene que ser mayor. Si es negra, apenas tienes que compensar la exposición.
  • Modo de enfoque: Para aves en vuelo, utiliza el modo de enfoque continuo (AF-C), con prioridad al disparo. De esta manera consigues tener al ave enfocada en todo momento. Todo resulta más sencillo si empiezas a enfocar cuando las aves aún están lejos.
  • Apertura: Una apertura grande para poder utilizar una velocidad rápida.
  • Velocidad: 1/640s o superior si quieres congelar el vuelo. Si, por el contrario, quieres añadir movimiento, redúcela hasta 1/500s más o menos para dejar las alas movidas y dar una sensación de velocidad en el individuo.
  • ISO: Empieza con un ISO bajo y súbelo en función de las condiciones de luz en las que te encuentres. En este caso, no me preocupaba el ruido.
  • Balance de blancos: Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca en las aves. Ten en cuenta que las columnas de basalto saldrán desenfocadas al usar una apertura grande.
  • En este tipo de fotografía (y en todos, sinceramente) es muy cómodo tener el disparo disociado del enfoque. Así, enfocas con el botón trasero de bloqueo de la exposición (AEL o AE-L) y sólo utilizas el disparador para hacer la foto.
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado y con la iluminación que quieres. En caso contrario y siempre que puedas volver a hacer la foto, compensa la exposición y asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma).
  • Como habrás supuesto, en este tipo de fotografía el disparo en ráfaga es crucial. Activa el modo de disparo en ráfaga (y si puedes elegir la velocidad de la ráfaga, que sea alta (High en inglés).

Abstracto (4)

Nikon D700 | 500mm | f/5.6 | 0,7s | ISO 200 | 5700K | Filtro ND 0.6 (2 pasos)

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo o un plano más corto.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo, como en esta ocasión (500mm) para aplanar la perspectiva y aislar la zona que más me gustaba.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara. No obstante, aquí utilicé la medición ponderada en el centro al no haber mucha variación en la luz.
  • Apertura: Depende de la profundidad de campo que quieras. Como no quería que fuera muy grande opté por usar una apertura de f/5.6. De esta manera las zonas lejanas aparecen un poco difuminadas en los trazos debido al desenfoque.
  • Velocidad: Relativamente lenta, usa 0,5s como referencia y utiliza el “prueba y error”. En este caso usé 0,7s. Con una velocidad tan lenta me dió tiempo de accionar el disparador y hacer el movimiento de abajo a arriba que quería.
  • ISO: Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca en los elementos más cercanos a tu objetivo. Aquí en las primeras ramas.
  • Haz la foto y revisa que todo esté a tu gusto ya que, según lo que desenfoques o los movimientos que hagas, los efectos se verán o no en el resultado final. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

No te recomiendo disparar (eso inicia la exposición) y hacer el movimiento simultáneamente. Dispara primero y luego haz el movimiento.

Aguanta un instante para que luego los detalles se vean mejor. Por ejemplo, si quieres hacer una foto de 1s, espera 1/4s y después empieza el movimiento hacia arriba.

Reflejo (5)

Nikon D4s | 18mm | f/16 | 0,6s | ISO 100 | 7000K | Filtros GND 0.9 (3 pasos) transición suave y polarizador

Los pasos que tienes que seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Polarizador: Filtro polarizador para eliminar los reflejos del agua del primer plano y así dar sensación de profundidad. Repasa la sección 8 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a utilizar un polarizador.
  • Configuración cámara: En RAW. Activa la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Puntual. Si vas a usarlo, mide con el filtro polarizador circular (CPL) montado y tras haberlo girado hasta la posición elegida dependiendo del efecto que quieras. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle. Sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Si tienes dudas sobre cómo exponer sigue los pasos que te indico en la sección 11 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros .
  • Apertura: Una apertura cerrada (entre f/8 y f/16, aunque podría ser mayor si enfocas a la distancia hiperfocal) para obtener una gran profundidad de campo. Intenta no pasar de f/16 para evitar la difracción.
  • ISO: La fotografía de paisaje con larga exposición va acompañada de trípode. Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación de apertura, ISO y filtros utilizados. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto. Aunque, por lo general, te recomiendo usar velocidades lentas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Conviértete en un experto en el uso de los diferentes filtros con nuestra guía fotográfica sobre largas exposiciones con filtros.

Larga exposición (6)

Nikon D4s | 17mm | f/11 | 241s | ISO 100 | 6600K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 1.2 (4 pasos) transición suave

Los pasos que tienes que seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro ND: Filtro ND 1.8 (6 pasos) para alargar la exposición y conseguir el efecto seda en el mar y un ligero movimiento en las nubes. Echa un vistazo a la sección 9 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro ND que necesitas y cómo exponer.
  • Filtro GND: Filtro GND 1.2 (4 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm). En este caso opté por un gran angular en una posición baja.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Puntual. Si vas a usarlo, mide con el filtro polarizador circular (CPL) montado y tras haberlo girado hasta la posición elegida dependiendo del efecto que quieras. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle. Sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Si tienes dudas sobre cómo exponer sigue los pasos que te indico en la sección 11 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros.
  • Apertura: Usa una apertura cerrada para obtener una gran profundidad de campo, siempre intentando no pasar de f/16 para evitar la difracción. En este caso elegí f/11 al tener el primer plano cerca.
  • ISO: La fotografía de paisaje con larga exposición va acompañada de trípode. Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación de apertura, ISO y filtros utilizados. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto. Aunque, por lo general, te recomiendo usar velocidades lentas. Al utilizar un filtro ND, haz primero una foto de prueba sin el filtro para obtener la exposición que buscas. Después, calcula la velocidad equivalente al utilizar el filtro con la calculadora de exposición de PhotoPills.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. A f/11 me aseguré de tener enfocada toda la escena desde el límite cercano de la hiperfocal que está a 0,50 m.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Conviértete en un experto en el uso de los diferentes filtros con nuestra guía fotográfica sobre largas exposiciones con filtros.

Amanecer (7)

Nikon Z6 | 18mm | f/16 | 8s | ISO 100 | 7800K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Los pasos que tienes que seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm). En este caso opté por un gran angular en una posición baja.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Puntual. Si vas a usarlo, mide con el polarizador montado y tras haberlo girado hasta la posición elegida dependiendo del efecto que quieras. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle. Sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Si tienes dudas sobre cómo exponer sigue los pasos que te indico en la sección 11 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros.
  • Apertura: Usa una apertura cerrada para obtener una gran profundidad de campo, siempre intentando no pasar de f/16 para evitar la difracción. En este caso elegí f/16 al tener el primer plano cerca.
  • ISO: La fotografía de paisaje con larga exposición va acompañada de trípode. Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación de apertura, ISO y filtros utilizados. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto. Aunque, por lo general, te recomiendo usar velocidades lentas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. A f/16 me aseguré de tener enfocada toda la escena desde el límite cercano de la hiperfocal que está a 0,69 m.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Si te apetece aprender a fotografiar un amanecer único, consulta nuestra guía fotográfica sobre salidas de Sol.

Hora azul (8)

Nikon D4s | 18mm | f/11 | 10s | ISO 100 | 8000K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Los pasos que tienes que seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro ND: Filtro ND 1.8 (6 pasos) para alargar la exposición y conseguir el efecto seda en el mar y un ligero movimiento en las nubes. Echa un vistazo a la sección 9 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro ND que necesitas y cómo exponer.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm). En este caso opté por un gran angular.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Puntual. Si vas a usarlo, mide con el polarizador montado y tras haberlo girado hasta la posición elegida dependiendo del efecto que quieras. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle. Sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Si tienes dudas sobre cómo exponer sigue los pasos que te indico en la sección 11 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros.
  • Apertura: Usa una apertura cerrada para obtener una gran profundidad de campo, siempre intentando no pasar de f/16 para evitar la difracción. En este caso elegí f/11.
  • ISO: La fotografía de paisaje con larga exposición va acompañada de trípode. Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación de apertura, ISO y filtros utilizados. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto. Aunque, por lo general, te recomiendo usar velocidades lentas. Al utilizar un filtro ND, haz primero una foto de prueba sin el filtro para obtener la exposición que buscas. Después, calcula la velocidad equivalente al utilizar el filtro con la calculadora de exposición de PhotoPills.
  • Balance de blancos: Manual. Puedes enfriar la escena para dar más dramatismo a la hora azul. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. A f/11 me aseguré de tener enfocada toda la escena desde el límite cercano de la hiperfocal que está a 0,50 m.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

En cuanto leas nuestra guía fotográfica sobre hora azul serás capaz de capturar paisajes de naturaleza y urbanos durante la hora azul y conseguir fotos asombrosas.

Hora dorada (9)

Nikon D4s | 14mm | f/11 | 0,4s | ISO 100 | 5250K | Filtros ND 0.9 (3 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Los pasos que tienes que seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro ND: Filtro ND 0.9 (3 pasos) para alargar la exposición y conseguir el efecto seda en el mar y un ligero movimiento en las nubes. Echa un vistazo a la sección 9 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro ND que necesitas y cómo exponer.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm). En este caso opté por un gran angular en una posición baja.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Puntual. Si vas a usarlo, mide con el polarizador montado y tras haberlo girado hasta la posición elegida dependiendo del efecto que quieras. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle. Sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Si tienes dudas sobre cómo exponer sigue los pasos que te indico en la sección 11 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros.
  • Apertura: Usa una apertura cerrada para obtener una gran profundidad de campo, siempre intentando no pasar de f/16 para evitar la difracción. En este caso elegí f/11 al tener el primer plano cerca.
  • ISO: La fotografía de paisaje con larga exposición va acompañada de trípode. Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación de apertura, ISO y filtros utilizados. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto. Aunque, por lo general, te recomiendo usar velocidades lentas. Al utilizar un filtro ND, haz primero una foto de prueba sin el filtro para obtener la exposición que buscas. Después, calcula la velocidad equivalente al utilizar el filtro con la calculadora de exposición de PhotoPills.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. A f/11 me aseguré de tener enfocada toda la escena desde el límite cercano de la hiperfocal que está a 0,50 m.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

En cuanto estudies nuestra guía fotográfica sobre hora dorada tus fotos de paisajes y ciudades durante la hora dorada se convertirán en imágenes alucinantes.

Atardecer (10)

Nikon D4s | 14mm | f/13 | 20s | ISO 100 | 6500K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Los pasos que tienes que seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro ND: Filtro ND 1.8 (6 pasos) para alargar la exposición y conseguir el efecto seda en el mar y un ligero movimiento en las nubes. Echa un vistazo a la sección 9 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro ND que necesitas y cómo exponer.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm). En este caso opté por un gran angular en una posición baja.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Puntual. Si vas a usarlo, mide con el polarizador montado y tras haberlo girado hasta la posición elegida dependiendo del efecto que quieras. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle. Sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Si tienes dudas sobre cómo exponer sigue los pasos que te indico en la sección 11 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros.
  • Apertura: Usa una apertura cerrada para obtener una gran profundidad de campo, siempre intentando no pasar de f/16 para evitar la difracción. En este caso elegí f/13 al tener el primer plano cerca.
  • ISO: La fotografía de paisaje con larga exposición va acompañada de trípode. Usa el ISO más bajo que puedas.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación de apertura, ISO y filtros utilizados. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto. Aunque, por lo general, te recomiendo usar velocidades lentas. Al utilizar un filtro ND, haz primero una foto de prueba sin el filtro para obtener la exposición que buscas. Después, calcula la velocidad equivalente al utilizar el filtro con la calculadora de exposición de PhotoPills.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo. A f/13 me aseguré de tener enfocada toda la escena desde el límite cercano de la hiperfocal que está a 0,87 m.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Gracias a nuestra guía fotográfica sobre puestas de Sol podrás hacer fotos de atardeceres realmente impresionantes. ¡Te lo prometo!

Salida de Luna (11)

Nikon Z6 | 210mm | f/5.6 | 0,8s | ISO 200 | 5950K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara APS-C o Micro 4/3 para aprovechar el factor de recorte. Un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o super teleobjetivo (500mm, 600mm). Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen si tu objetivo la incorpora, excepto que haga mucho viento.
  • Focal: Una focal larga, a partir de 200mm. Mejor si está estabilizada.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo de medición puntual.
  • Apertura: f/5.6 y f/8 con las que cierras el diafragma hacia el punto dulce del objetivo y obtienes una imagen nítida. El punto dulce de tu objetivo es el número f en que el objetivo te ofrece la máxima nitidez a la vez que reduce las distorsiones y las aberraciones cromáticas. Encontrarás este punto cerrando 1 o 2 pasos la apertura más abierta.
  • Velocidad: Adáptate a la luz natural existente, teniendo en cuenta que puedes usar una velocidad de hasta 2s sin que la Luna quede movida.
  • ISO: El mínimo posible, teniendo en cuenta que el tiempo máximo de exposición que puedes usar es de 2s la Luna no aparezca movida. Si el exposímetro no está centrado en el cero, sube el ISO paulatinamente, siempre dentro de los límites de ruido que genere tu cámara.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Depende totalmente de la distancia focal que hayas determinado.
    • Objetivo gran angular. Enfoca a la distancia hiperfocal. O mejor aún, a una distancia ligeramente superior (1 m, por ejemplo) para asegurarte de que todo está aceptablemente enfocado desde el primer plano hasta el Sol.
    • Focales intermedias/largas con primer plano.
      • Enfoca en el sujeto siempre que la distancia hiperfocal sea más corta que la distancia al sujeto. De esta manera, también te aseguras de que el Sol está también enfocada.
      • Cuando la distancia hiperfocal sea más grande que la distancia a tu sujeto, hay dos alternativas.
        • Busca un elemento en el que enfocar que esté más lejos que la distancia hiperfocal. Para buscar este elemento utiliza el Planificador y la herramienta de Profundidad de Campo (PdC).
        • Enfoca directamente a tu sujeto y deja el Sol ligeramente desenfocada.
    • Focales largas sin primer plano. Enfoca directamente al Sol.
  • En este tipo de fotografía la estabilización del equipo es imprescindible. Utiliza un trípode y una bolsita llena de piedras (bean bag en inglés) dependiendo de la superficie y el viento. Necesitas un disparador remoto o un intervalómetro para disparar con garantías de éxito. ¡Hay que evitar las vibraciones a toda costa!
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado y con la iluminación y contraste que buscas. En caso contrario, compensa la exposición y asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). La Luna Llena sólo sale una vez al mes, comprueba los resultados ampliando la imagen resultante.
  • Un truco interesante en este tipo de fotografía es levantar de espejo. Aunque la cámara esté sobre un trípode el peso del cuerpo más el del objetivo puede jugarte una mala pasada. Para saber cómo levantar (o bloquear) el espejo de tu cámara te recomiendo que consultes el manual de instrucciones y veas dónde está la opción dentro de los menús. Este truco, lógicamente, no vale en las cámaras sin espejo... :P

Después de leer nuestra guía fotográfica sobre Luna podrás hacer fotografías de Luna verdaderamente legendarias. ¡Tú mismo lo comprobarás!

Puesta de Luna (12)

Nikon D4s | 340mm | f/5.6 | 1/320s | ISO 3200 | 6000K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara APS-C o Micro 4/3 para aprovechar el factor de recorte. Un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o super teleobjetivo (500mm, 600mm). Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen si tu objetivo la incorpora, excepto que haga mucho viento.
  • Focal: Una focal larga, a partir de 200mm. Mejor si está estabilizada.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo de medición puntual.
  • Apertura: f/5.6 y f/8 con las que cierras el diafragma hacia el punto dulce del objetivo y obtienes una imagen nítida. El punto dulce de tu objetivo es el número f en que el objetivo te ofrece la máxima nitidez a la vez que reduce las distorsiones y las aberraciones cromáticas. Encontrarás este punto cerrando 1 o 2 pasos la apertura más abierta.
  • Velocidad: Adáptate a la luz natural existente, teniendo en cuenta que puedes usar una velocidad de hasta 2s sin que la Luna quede movida.
  • ISO: El mínimo posible, teniendo en cuenta que el tiempo máximo de exposición que puedes usar es de 2s la Luna no aparezca movida. Si el exposímetro no está centrado en el cero, sube el ISO paulatinamente, siempre dentro de los límites de ruido que genere tu cámara.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Depende totalmente de la distancia focal que hayas determinado.
    • Objetivo gran angular. Enfoca a la distancia hiperfocal. O mejor aún, a una distancia ligeramente superior (1 m, por ejemplo) para asegurarte de que todo está aceptablemente enfocado desde el primer plano hasta el Sol.
    • Focales intermedias/largas con primer plano.
      • Enfoca en el sujeto siempre que la distancia hiperfocal sea más corta que la distancia al sujeto. De esta manera, también te aseguras de que el Sol está también enfocada.
      • Cuando la distancia hiperfocal sea más grande que la distancia a tu sujeto, hay dos alternativas.
        • Busca un elemento en el que enfocar que esté más lejos que la distancia hiperfocal. Para buscar este elemento utiliza el Planificador y la herramienta de Profundidad de Campo (PdC).
        • Enfoca directamente a tu sujeto y deja el Sol ligeramente desenfocada.
    • Focales largas sin primer plano. Enfoca directamente al Sol.
  • En este tipo de fotografía la estabilización del equipo es imprescindible. Utiliza un trípode y una bolsita llena de piedras (bean bag en inglés) dependiendo de la superficie y el viento. Necesitas un disparador remoto o un intervalómetro para disparar con garantías de éxito. ¡Hay que evitar las vibraciones a toda costa!
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado y con la iluminación y contraste que buscas. En caso contrario, compensa la exposición y asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). La Luna Llena sólo sale una vez al mes, comprueba los resultados ampliando la imagen resultante.
  • Un truco interesante en este tipo de fotografía es levantar de espejo. Aunque la cámara esté sobre un trípode el peso del cuerpo más el del objetivo puede jugarte una mala pasada. Para saber cómo levantar (o bloquear) el espejo de tu cámara te recomiendo que consultes el manual de instrucciones y veas dónde está la opción dentro de los menús. Este truco, lógicamente, no vale en las cámaras sin espejo... :P

Si quieres hacer fotos espectaculares como esta, encontrarás todos los secretos en nuestra guía fotográfica sobre Luna.

Blanco y negro (13)

Nikon D4s | 14mm | f/5.6 | 10s | ISO 200 | 7500K | Filtro ND 1.8 (6 pasos) y filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave | Panorámica de 4 fotografías

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Filtro ND: Filtro ND 1.8 (6 pasos) para alargar la exposición y conseguir el efecto seda en el mar y un ligero movimiento en las nubes. Echa un vistazo a la sección 9 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro ND que necesitas y cómo exponer.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.9 (3 pasos) de transición suave para reducir el rango dinámico entre el cielo y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm). En este caso opté por un gran angular en una posición baja.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición. Al estar el día completamente cubierto, opté por seleccionar 7500K (aunque también puedes utilizar la opción “Nublado”).
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Detalle (14)

Nikon Z50 | 1000mm | f/11 | 1/1600s | ISO 100 | 5900K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara APS-C o Micro 4/3 para aprovechar el factor de recorte. Un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o super teleobjetivo (500mm, 600mm). Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen si tu objetivo la incorpora, excepto que haga mucho viento.
  • Focal: Una focal larga, a partir de 200mm. Mejor si está estabilizada.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo de medición puntual.
  • Apertura: f/5.6 y f/8 con las que cierras el diafragma hacia el punto dulce del objetivo y obtienes una imagen nítida. El punto dulce de tu objetivo es el número f en que el objetivo te ofrece la máxima nitidez a la vez que reduce las distorsiones y las aberraciones cromáticas. Encontrarás este punto cerrando 1 o 2 pasos la apertura más abierta.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Depende totalmente de la distancia focal que hayas determinado.
    • Objetivo gran angular. Enfoca a la distancia hiperfocal. O mejor aún, a una distancia ligeramente superior (1 m, por ejemplo) para asegurarte de que todo está aceptablemente enfocado desde el primer plano hasta el Sol.
    • Focales intermedias/largas con primer plano.
      • Enfoca en el sujeto siempre que la distancia hiperfocal sea más corta que la distancia al sujeto. De esta manera, también te aseguras de que el Sol está también enfocada.
      • Cuando la distancia hiperfocal sea más grande que la distancia a tu sujeto, hay dos alternativas.
        • Busca un elemento en el que enfocar que esté más lejos que la distancia hiperfocal. Para buscar este elemento utiliza el Planificador y la herramienta de Profundidad de Campo (PdC).
        • Enfoca directamente a tu sujeto y deja el Sol ligeramente desenfocada.
    • Focales largas sin primer plano. Enfoca directamente al Sol.
  • En este tipo de fotografía la estabilización del equipo es imprescindible. Utiliza un trípode y una bolsita llena de piedras (bean bag en inglés) dependiendo de la superficie y el viento. Necesitas un disparador remoto o un intervalómetro para disparar con garantías de éxito. ¡Hay que evitar las vibraciones a toda costa!
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado y con la iluminación y contraste que buscas. En caso contrario, compensa la exposición y asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma).
  • Un truco interesante en este tipo de fotografía es levantar de espejo. Aunque la cámara esté sobre un trípode el peso del cuerpo más el del objetivo puede jugarte una mala pasada. Para saber cómo levantar (o bloquear) el espejo de tu cámara te recomiendo que consultes el manual de instrucciones y veas dónde está la opción dentro de los menús. Este truco, lógicamente, no vale en las cámaras sin espejo... :P

Panorámica (15)

Nikon D4s | 85mm | f/8 | 8s | ISO 400 | 6000K | Panorámica de 8 fotografías

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) como en esta ocasión o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Vía Láctea (16)

Nikon Z6 | 14mm | f/2.8 | 15s | ISO 6400 | 3150K | Panorámica de 6 fotografías

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (mejor de formato completo). Un objetivo gran angular. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. Linternas, LEDs y sistemas anti humedad (echa un vistazo al equipo para fotografiar la Vía Láctea).
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Distancia focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: No puedes medir la luz porque no hay. Determina la exposición haciendo fotos de prueba y revisando el histograma para comprobar que es la adecuada.
  • Apertura: La mayor que te permita tu objetivo (f/2.8 es genial). Necesitas capturar la máxima luz posible durante el tiempo de exposición. Recuerda que una apertura grande te permite capturar más estrellas, y que sean más grandes y más luminosas.
  • Velocidad: La máxima posible pero evitando los rastros de estrellas. Calcúlala con PhotoPills usando la regla NPF. Normalmente por debajo de los 30-35s.
  • ISO: Utiliza el mayor ISO posible (1600, 3200, 6400) con el que tu cámara no produzca demasiado ruido. Al igual que en la apertura, necesitas un ISO alto para capturar más luz.
  • Balance de blancos: Manual. Empieza con 3900K si no hay contaminación lumínica o 3400K si la hay, y después ve ajustando según el resultado. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Iluminación: Ilumina el primer plano si es necesario. Si te atreves, puedes utilizar la luz de la Luna como sistema de iluminación. Planifica tu sesión fotográfica para que esa noche la Luna tenga poca elevación y aporte luz de forma lateral a la escena.
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado y con la iluminación que quieres. En caso contrario, vuelve a enfocar a la distancia hiperfocal y/o rectifica la iluminación.
  • Asegúrate de que la foto está correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el ISO en consecuencia.

Si te apetece aprender a capturar fotos alucinante de la Vía Láctea, estudia nuestra guía fotográfica sobre la Vía Láctea.

Rastros de estrellas (17)

Nikon Z6 | 18mm | f/3.5 | 30s | ISO 800 | 3850K | 586 fotos editadas en Lightroom y apiladas con Star Trails para Mac

Tal y como explico en la guía fotográfica sobre rastros de estrellas, tienes dos formas de hacer esta foto:

La foto que ves es un ejemplo de esta segunda técnica.

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. Linternas, LEDs y sistemas anti humedad (echa un vistazo al equipo para rastros de estrellas).
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen.
  • Focal: Una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible. Desactiva también la reducción de ruido para largas exposiciones, si tu cámara tiene esta función. La reducción se aplica el mismo tiempo que la duración de la fotografía, así que en una imagen de 20s, en la mayoría de las cámaras tendrás que esperar otros 20s para que la cámara procese la imagen intentando eliminar ruido.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: No mides la luz. En su lugar, determina la exposición haciendo fotos de prueba y revisando el histograma para comprobar que la exposición es la adecuada. Puedes hacer los cálculos de reciprocidad con la calculadora de exposición de PhotoPills.
  • Apertura: Utiliza la apertura más abierta de tu objetivo (f/2.8 por ejemplo) para capturar muchas estrellas.
  • Velocidad: Depende de cómo quieres la fotografía final. Puedes hacer fotos utilizando la regla NPF para tener las estrellas como puntos o bien utilizar velocidades más lentas si te da igual que las estrellas muestren movimiento. Al final, vas a utilizar un programa para apilar las fotos y conseguir la imagen final de rastros de estrellas. Puedes usar la calculadora de rastros de estrellas de PhotoPills para calcular la velocidad total que necesitas para obtener una determinada longitud de los rastros de estrellas.
  • ISO: Si realizas múltiples exposiciones para obtener una determinada longitud de rastros de estrellas, son la velocidad y el ruido los que establecen los valores de apertura e ISO que puedes utilizar. El mayor problema que tienes es el ruido. Por lo tanto, mantén el ISO entre 400 y 1600, dependiendo de la cantidad de luz con la que trabajes. Si quieres capturar el color de las estrellas, no pases de ISO 1600. De esta forma conservarás los colores de las estrellas. Si subes demasiado el ISO las sobreexpondrás y te quedarán trazos blancos.
  • Balance de blancos: Manual. Empieza con 3900K si no hay contaminación lumínica y 3400K si la hay, y después ve ajustando según el resultado. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Iluminación: Ilumina el primer plano si es necesario. Si te atreves, puedes utilizar la Luna para iluminar la escena. Planifica tu sesión fotográfica para que esa noche la Luna tenga poca elevación y aporte luz de forma lateral a la escena. En este tipo de fotografía ilumina tan sólo, si hace falta, la primera y la última imagen. Posteriormente, decide cuál te gusta más y úsala de fotografía base.
  • Haz la foto, comprueba que todo está enfocado y con la iluminación que quieres. Si no es así, vuelve a enfocar a la distancia hiperfocal y/o corrige la iluminación.
  • Revisa que todo esté enfocado en la primera foto. Haz todas las pruebas al principio ya que, al empezar, no podrás cambiar nada. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el ISO en consecuencia.

Si quieres hacer fotos espectaculares como esta, encontrarás todos los secretos en nuestra guía fotográfica sobre rastros de estrellas.

Lluvias de estrellas (18)

Nikon Z6 | 18mm | f/2.8 | 25s | ISO 6400 | 3150K | 1 foto base y 27 fotos de meteoros

Te recomiendo que uses la vista de Realidad Aumentada de PhotoPills incluida en la píldora Lluvias de meteoros siempre que vayas a hacer una foto de este tipo.

Esta herramienta es muy útil y te permite visualizar la posición del radiante de la lluvia de meteoros al principio y al final de la sesión fotográfica.

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. Linternas, LEDs y sistemas anti humedad (echa un vistazo al equipo para rastros de estrellas).
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen.
  • Focal: Una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm, etc.) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible. Desactiva también la reducción de ruido para largas exposiciones, si tu cámara tiene esta función. La reducción se aplica el mismo tiempo que la duración de la fotografía, así que en una imagen de 20s, en la mayoría de las cámaras tendrás que esperar otros 20s para que la cámara procese la imagen intentando eliminar ruido.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: No mides la luz. En su lugar, determina la exposición haciendo fotos de prueba y revisando el histograma para comprobar que la exposición es la adecuada. Puedes hacer los cálculos de reciprocidad con la calculadora de exposición de PhotoPills.
  • Apertura: Utiliza la apertura más abierta de tu objetivo (f/2.8 por ejemplo) para capturar muchas estrellas.
  • Velocidad: Depende de cómo quieres la fotografía final. Puedes hacer fotos utilizando la regla NPF para tener las estrellas como puntos o bien utilizar velocidades más lentas si te da igual que las estrellas muestren movimiento. Al final, vas a utilizar un programa para apilar las fotos y conseguir la imagen final de rastros de estrellas. Puedes usar la calculadora de rastros de estrellas de PhotoPills para calcular la velocidad total que necesitas para obtener una determinada longitud de los rastros de estrellas.
  • ISO: Si realizas múltiples exposiciones para obtener una determinada longitud de rastros de estrellas, son la velocidad y el ruido los que establecen los valores de apertura e ISO que puedes utilizar. El mayor problema que tienes es el ruido. Por lo tanto, mantén el ISO entre 400 y 1600, dependiendo de la cantidad de luz con la que trabajes. Si deseas capturar el color de las estrellas, no pases de ISO 1600. De esta forma conservarás los colores de las estrellas. Si subes demasiado el ISO las sobreexpondrás y te quedarán trazos blancos.
  • Balance de blancos: Manual. Empieza con 3900K si no hay contaminación lumínica y 3400K si la hay, y después ve ajustando según el resultado. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: tienes dos método entre los que puedes elegir dependiendo del que más te guste:
    • Enfocar a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
    • Enfocar a una estrella poniendo la cámara y el objetivo en enfoque manual. Busca una estrella y haz zoom para ampliarla (o usa la opción del Ampliador de Enfoque). Después, gira el anillo de enfoque para enfocarla. Gíralo hasta que veas la estrella como un pequeño punto (en realidad, el punto más pequeño posible).
  • Iluminación: Ilumina el primer plano si es necesario. Si te atreves, puedes utilizar la luz de la Luna como elemento de iluminación. Planifica tu sesión fotográfica para que esa noche la Luna tenga poca elevación y aporte luz de forma lateral a la escena. En este tipo de fotografía ilumina tan sólo, si hace falta, la primera y la última imagen. Posteriormente, decide cuál te gusta más y úsala de fotografía base.
  • Revisa que todo esté enfocado en la primera foto. Haz todas las pruebas al principio ya que, al empezar, no podrás cambiar nada. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el ISO en consecuencia.

En nuestra guía fotográfica sobre lluvia de estrellas encontrarás toda la información que necesitas para aprender a hacer este tipo de fotos.

Eclipse solar (19)

Nikon D4s | 18mm | f/16 | 10s | ISO 100 | 5850K

Cuando tengas planeado fotografiar un eclipse solar, ten en cuenta que la luz no cambiará drásticamente hasta que el eclipse se acerque a la totalidad. Por tanto, podrás determinar fácilmente la exposición y luego mantener los mismos ajustes durante gran parte del evento.

Pero cuando el eclipse alcance su apogeo (totalidad), la luz cambiará muy rápidamente... Tendrás que ser capaz de cambiar rápidamente los ajustes de tu cámara.

Aunque tendrás que comprobarlo sobre el terreno, te dejo alguna pista. Según mi experiencia, durante la totalidad los ajustes de una imagen expuesta correctamente son los mismos que los que necesitas al inicio del crepúsculo astronómico. El cielo es de color azul oscuro, pero no completamente negro como durante la noche.

Ah ¡y no te olvides de quitar el filtro solar durante la totalidad!

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. Un filtro solar.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen de tu objetivo si tiene esta función.
  • Focal: Tu composición determina la distancia focal que tienes que usar. Si quieres capturar tanto paisaje como te sea posible, a pesar de que el Sol aparezca diminuto, selecciona una distancia focal corta (10mm, 14mm, 24mm). Si tienes un sujeto en el primer plano al que quieres dar importancia, acércate.
  • Modo de medición: Modo puntual. Para las fases de eclipse parcial, con el filtro puesto y antes de que empiece el eclipse mide la luz directamente en la superficie del Sol. Durante la fase de totalidad, quita el filtro y mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). También puedes hacer un horquillado para aumentar las probabilidades de tener una foto correctamente expuesta. Ve con cuidado de no mover la cámara cambiando los ajustes para poder luego superponer todas las fotos sin problema.
  • Apertura: Utiliza una apertura media, para aumentar la profundidad de campo (f/8, f/11) y obtener una mejor calidad de imagen.
  • Velocidad: Mantén la velocidad entre 1/125s y 1/4000s durante el eclipse. Dependerá del filtro que utilices y de las condiciones climatológicas. Ralentízala durante la totalidad (seguramente unos 1-2 segundos, pero asegúrate de que no te salga ni subexpuesta ni sobreexpuesta).
  • ISO: Usa el ISO más bajo que permita tu cámara (nominal, es decir 100 o 200).
  • Balance de blancos: Como estás disparando en RAW, siempre puedes ajustar el balance de blancos en el revelado y procesado. Pero si quieres capturar directamente en tu cámara los verdaderos colores del Sol y de la escena, te recomiendo que empieces con una temperatura de aproximadamente 5200K y ajustes como creas conveniente.
  • Dónde enfocar: Como estás usando un gran angular para este tipo de foto, puedes enfocar a la distancia hiperfocal.
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado. En caso contrario, vuelve a enfocar a la distancia hiperfocal.
  • Asegúrate de que la foto está correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Si necesitas más detalles, consulta nuestra guía fotográfica sobre eclipses solares.

Eclipse lunar (20)

Nikon D500 | 500mm | f/5.6 | 1/10s | ISO 1250

Si te apetece incluir el paisaje y a la vez capturar el eclipse lunar usando un teleobjetivo largo, tendrás que ser un poco más hábil de lo habitual.

Son fotos que requieren ir un poco más allá: tienes que conocer muy muy bien la localización, ser capaz de hacer una planificación avanzada y, sobre todo, no fallar a la hora de establecer los ajustes de disparo.

¡Todo un reto al que seguro que te apetece enfrentarte!

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara APS-C o Micro 4/3 para aprovechar el factor de recorte. Un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o super teleobjetivo (500mm, 600mm). Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Configuración cámara: En RAW. Si tu objetivo tiene función de estabilización de imagen, actívala.
  • Focal: Una focal larga, a partir de 200mm. Mejor si está estabilizada.
  • Modo de medición: Modo puntual. Antes de que empiece el eclipse, mide la luz directamente en la superficie de la Luna. Para asegurarte de conseguir una foto correctamente expuesta conviene realizar un horquillado de 1 paso entre cada exposición.
  • Apertura: Usa la máxima apertura que permita tu objetivo. De esta manera podrás utilizar velocidades de obturación más rápidas para evitar el movimiento de la Luna y la trepidación, consiguiendo una foto más nítida. Es recomendable también, si la velocidad de obturación y el ISO te lo permiten, que cierres la apertura en un paso para evitar así el viñeteo y aberraciones ópticas.
  • Velocidad: A partir de 1/125s, teniendo en cuenta que, con velocidades menores (no más de 1s) y con el equipo bien estabilizado, consigues captar la parte más brillante de la Luna bien expuesta. Sin embargo, conforme el eclipse avance, tendrás que modificar la exposición para conseguir más detalle en las sombras (a expensas de sobreexponer la parte más brillante). Eso significa usar velocidades más lentas (1/2s por ejemplo).
  • ISO: El mínimo posible que te permita obtener una exposición correcta, siempre cuidando de no quemar las partes más claras. La velocidad de obturación está limitada a un máximo para evitar que la Luna no quede movida (por la trepidación que puedas tener y por el propio movimiento de la Luna). Ya has seleccionado la máxima apertura posible, por lo que el único parámetro que puedes variar es el ISO. Seguramente tendrá un valor entre 800 y 1600.
  • Balance de blancos: Manual. Aunque siempre lo puedes corregir posteriormente en la edición.
  • Dónde enfocar: Si el paisaje cubre una gran parte del encuadre, puedes enfocar a más o menos 1/3 del encuadre empezando desde la parte inferior. Pero si la mayor parte de la foto está ocupada por la Luna y el sujeto principal, debes enfocar al sujeto. La clave es tener al sujeto perfectamente enfocado.
  • Haz la foto, revisa que todo esté enfocado. En caso contrario, vuelve a enfocar.
  • Asegúrate de que la foto está correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Te sugiero que le eches un vistazo a nuestra guía fotográfica sobre eclipses lunares para convertirte en un experto.

Invierno (21)

Nikon D4s | 25mm | f/5.6 | 2s | ISO 100 | 5850K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen. A veces y dependiendo de la cámara y el objetivo que uses, puede ser útil levantar el espejo. No obstante, a partir de 1s de exposición esta técnica no es necesaria.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Primavera (22)

Nikon D4s | 18mm | f/16 | 2min | ISO100 | 7500K | Filtros ND 1.8 (6 pasos) y GND 0.6 inverso (2 pasos)

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Filtro ND: Filtro ND 1.8 (6 pasos) para alargar la exposición y conseguir el efecto seda en el mar y un ligero movimiento en las nubes. Echa un vistazo a la sección 9 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro ND que necesitas y cómo exponer.
  • Filtro GND: Filtro GND 0.6 inverso (2 pasos) para reducir el rango dinámico entre el cielo cerca del horizonte y el primer plano, y así capturar la escena en una única foto. Consulta la sección 10 de nuestra guía fotográfica de larga exposición con filtros para aprender a elegir el filtro GND inverso que necesitas y cómo exponer.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen. A veces y dependiendo de la cámara y el objetivo que uses, puede ser útil levantar el espejo. No obstante, a partir de 1s de exposición esta técnica no es necesaria.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Verano (23)

DJI Mavic Pro | 26mm | f/2.2 | 1/125s | ISO 200 | 6000K | Filtro ND 0.3 (1 paso)

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Un dron.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: En este caso, la focal es fija (26mm). Por lo tanto, el encuadre depende de la altura a la que esté el dron.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: En la fotografía aérea con dron se suele usar la medición matricial y, alguna vez, la medición puntual. En esta foto, utilicé la medición puntual sobre la barca y sobreexpuse +2EV.
  • Apertura: En este caso, la apertura es fija (f/2.2).
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: Usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoqué en el bote para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Echa un vistazo a nuestra guía fotográfica sobre dron para aprender todo lo que necesitas saber sobre fotografía aérea y aprovechar a tope tu dron para capturar paisajes desde otro punto de vista.

Otoño (24)

Nikon D4s | 200mm | f/16 | 1/30s | ISO 100 | 5900K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos. A veces, dependiendo del apoyo que haga falta puedes utilizar bolsitas rellenas de piedras (bean bags en inglés) que dan mucha estabilidad.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen. A veces y dependiendo de la cámara y el objetivo que uses, puede ser útil levantar el espejo. No obstante, a partir de 1s de exposición esta técnica no es necesaria.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Mide la zona más brillante de la escena que quieres con detalle y sobreexpón en 1 o 2 pasos de luz (+1EV o +2EV). Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: La fotografía de paisaje suele ir acompañada de trípode, siempre y cuando no lo necesites por tener otras intenciones. Por lo tanto, usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Dron (25)

DJI Mavic Pro | 26mm | f/2.2 | 1/100s | ISO 100 | 6000K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Un dron.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: En este caso, la focal es fija (26mm). Por lo tanto, el encuadre depende de la altura a la que esté el dron.
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: En la fotografía aérea con dron se suele usar la medición matricial y, alguna vez, la medición puntual. En esta foto, utilicé la medición matricial.
  • Apertura: En este caso, la apertura es fija (f/2.2).
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • ISO: Usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: Manual. Depende de la hora del día y de la calidad de la luz natural. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoqué en la roca para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Gracias a nuestra guía fotográfica sobre dron, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre fotografía aérea y cómo sacar el máximo provecho de tu dron para capturar el planeta de forma única.

Light painting (26)

Nikon D4s | 18mm | f/5.6 | 3,8s | ISO 1600 | 4600K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara (no importa el tamaño del sensor). Un objetivo gran angular o angular medio si quieres incluir en la escena de light painting el paisaje y la figura humana. Un intervalómetro. Un trípode y rótula robustos.
  • Configuración cámara: En RAW. Desactiva la función de estabilización de imagen. A veces y dependiendo de la cámara y el objetivo que uses, puede ser útil levantar el espejo. No obstante, a partir de 1s de exposición esta técnica no es necesaria.
  • Focal: Depende del tipo de light painting que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta una focal intermedia (35mm, 50mm).
  • Modo de exposición: Manual (M).
  • Modo de medición: Modo puntual. Después, reencuadra, enfoca y dispara.
  • Apertura: Entre f/4 y f/5.6 dependiendo de la luz natural. La apertura final la va a determinar la medición que hayas hecho en el fondo de la escena.
  • ISO: En estas escenas durante la hora azul en las que la luz cambia muy rápido es muy importante que ajustes el ISO según el triángulo de exposición.
  • Velocidad: Al exponer en modo Manual (M), la velocidad la determina la combinación apertura-ISO que selecciones. Aquí entra en juego tu criterio según quieras más o menos profundidad de campo, movimiento o luz (brillo) en la foto.
  • Balance de blancos: Manual. Aunque siempre lo puedes corregir en la edición.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

Infrarroja (27)

Nikon D300iR modificada | 17mm | f/8 | 1/30s | ISO 400 | 2100K

Los pasos a seguir para hacer la foto son:

  • Equipo: Cámara convertida a infrarrojo en la que has cambiado de filtro de paso bajo por uno infrarrojo de 720nm. Un objetivo gran angular si quieres un paisaje general o un teleobjetivo si buscas captar una abstracción del mismo.
  • Configuración cámara: En RAW.
  • Focal: Depende del tipo de paisaje que quieras hacer. Puedes usar desde una focal pequeña (10mm, 14mm, 24mm) para abarcar el máximo de paisaje y de cielo posible hasta un teleobjetivo (85mm, 200mm, 300mm) o superteleobjetivo (500mm, 600mm).
  • Modo de exposición: Modo Prioridad a la Apertura (A o Av).
  • Modo de medición: El modo de medición en infrarrojo no difiere mucho del general. Pero, en este caso, al obtener una imagen resultante roja en el LCD, sin poder evaluar bien la escena, mide la luz y haz 3 fotos usando un horquillado.
  • Apertura: Desde f/4 hasta f/16. Ten cuidado de no pasar de f/16 para no provocar difracción porque resta enfoque y calidad a la imagen. Es este caso f/8 me da una profundidad de campo amplia y una gran nitidez al ser el punto dulce del objetivo.
  • Velocidad: Al exponer en modo Prioridad a la Apertura (A o Av), la velocidad la determina la cámara en función de la apertura que selecciones.
  • ISO: Usa el mínimo ISO que puedas.
  • Balance de blancos: La fotografía resultante en el LCD es una imagen completamente roja. Calibra el balance de blancos para rebajar ese rojo y poder ver en pantalla unos tonos más marronáceos, evaluando mejor el resultado final.
  • Dónde enfocar: Enfoca a la distancia hiperfocal para maximizar la profundidad de campo.
  • Haz la foto y revisa que todo esté enfocado. Asegúrate de que la foto esté correctamente expuesta (revisa el histograma). En caso contrario, ajusta el triángulo de exposición.

10.10 consejos más para mejorar tu fotografía de paisaje

Nikon Z7 | 102mm | f/11 | 3s | ISO 64 | 7600K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

La fotografía de paisaje es una disciplina fascinante que te puede dar grandes alegrías y grandes decepciones.

Tal y como te he explicado a lo largo de este artículo, la climatología juega un papel fundamental. Y de ella va a depender parte del éxito de tu sesión de fotos.

Por eso, cuando hayas terminado la planificación (sección 6) y sepas el día que vas a ir a la localización (sección 5) tendrás que confiar en que se alineen los planetas y todo salga como previsto. O como decimos los PhotoPillers, es momento de "Plan & Pray" (Planifica y Reza).

Y mientras confías en que la suerte te acompañe, aquí te dejo algunos consejos más de fotografía de paisajes.

Planifica hasta el último detalle

Sólo hay una manera de conseguir capturar con éxito una foto con la que llevas mucho tiempo soñando: planificando hasta el último detalle.

Y la mejor herramienta para planificar cualquier foto es PhotoPills.

Tienes toda la información que necesitas para aprender a usarla fácil y rápidamente en la sección 6. Ahí tienes 2 casos reales en los que te explico paso a paso y con la ayuda de vídeos el flujo de trabajo lógico que te permite planificar tu foto.

Así es que no subestimes el poder de la planificación.

¡Es la mejor forma de conseguir un fotón!

No seas perezoso

Conseguir una foto de paisaje espectacular requiere esfuerzo, dedicación y tiempo.

No hay atajos.

Como te decía en mi anterior consejo, dedica todo el tiempo necesario a la planificación. Te ayudará a tener la máxima información posible para capturar con éxito la foto y poder adaptarte en caso de que algo no salga como esperas. Es importante tener un plan B.

Cuando hagas el trabajo de exploración sobre el terreno, sé minucioso. Camina por el terreno, fíjate en cada rincón y en cada elemento. Analiza peligros potenciales y visualiza posibles composiciones haciendo fotos de prueba con tu móvil.

Madruga el día de la sesión para llegar con antelación a la localización, dedica tiempo a montar el equipo con calma y prepara todo hasta que llegue la luz perfecta. Cuando veas ese fotón en la pantalla te alegrarás de haberlo hecho.

Pon todo de tu parte para conseguir tu objetivo, esa foto con la que llevas tanto tiempo soñando.

Si te dejas arrastrar por la pereza ¿cómo crees que saldrá la sesión fotográfica? :P

Crea profundidad y perspectiva

Los fotógrafos de paisaje tenemos el mismo dilema al que se han enfrentado los pintores durante siglos: cómo transmitir una escena tridimensional en un soporte bidimensional.

Al crear profundidad, ayudas a que el espectador tenga un concepto claro de la escena que tiene delante y consigues atraer su atención. La idea es que captures una foto más interesante e intrigante que invite al espectador a explorar la escena en lugar de observarla de reojo e ignorar la historia que cuenta.

Existen muchas reglas, elementos y herramientas que puedes utilizar para dar a tus fotos más sensación de profundidad (sección 5).

Como te decía antes, este es un problema que los artistas llevamos mucho tiempo intentando resolver. Así es que estos recursos se han ido desarrollando y perfeccionando con el tiempo. La mayor parte de estas técnicas provienen del mundo de la pintura pero son perfectamente válidas en fotografía.

A menudo, un pequeño cambio en el punto de vista o en la composición puede hacer que la imagen cambie por completo. Con un poco de práctica, serás capaz de crear profundidad en tus fotos casi inconscientemente.

No descuides el primer plano

Cuando fotografías un sujeto que se encuentra a una distancia media o lejana de la cámara (punto de disparo), a menudo puede parecer plano. Este problema se agrava si has hecho zoom para que el sujeto ocupe una mayor parte del encuadre, por ejemplo.

Para evitarlo, acentúa la sensación de profundidad como te sugería en el consejo anterior.

Puedes hacerlo incluyendo un objeto de interés en el primer plano. De esta forma conseguirás que el espectador recorra visualmente la escena desde el primer plano hasta el plano más alejado en el que se encuentra el sujeto.

También puedes usar elementos en el primer plano para crear un marco natural alrededor del sujeto y darle más protagonismo.

Es importante que antes de hacer la foto compruebes que no haya ningún elemento en el primer plano que pueda distraer la mirada del espectador. Esto perjudica al impacto de tu composición y de la historia.

Mientras estés trabajando en la composición (sección 5) asegúrate de recorrer visualmente todo el encuadre, incluidos los bordes, para eliminar cualquier cosa superflua que no aporte nada.

No te obceques con el punto de disparo. Si ves que no funciona del todo, busca otro. A veces, un paso a la izquierda o a la derecha puede ser suficiente para encontrar un primer plano potente.

Experimenta

Experimenta como si no hubiera un mañana.

No tengas miedo de meter la pata. No te gastes energías en preguntar a los demás: "¿Qué pasaría si uso una apertura más grande?". Hazlo y aprende.

Cuando experimentes en tu fotografía de paisaje obtendrás una información inmediata (a través de la pantalla LCD y el histograma) y aprenderás al darte cuenta de lo que está pasando. "Cuando hago A, pasa B".

Aquí tienes algunas ideas con las que puedes empezar a divertirte.

Juega con la profundidad de campo

El dominio de la profundidad de campo te dará el control creativo sobre lo que aparece enfocado y desenfocado en tus imágenes. De esta forma, puedes llamar la atención del espectador sobre determinados elementos, dejando que otros pasen desapercibidos.

Es un recurso creativo que te ayudará a contar tus historias como tú quieras.

Dependiendo de lo que quieras resaltar en tu imagen puedes utilizar varias técnicas:

  • Gracias al enfoque selectivo consigues separar el fondo del sujeto. Puedes desenfocar los elementos del fondo y primer plano para conseguir el nivel de profundidad de campo que te interesa.
  • Enfocar a la distancia hiperfocal te permite maximizar la profundidad de campo y que casi todos los elementos de tu encuadre estén enfocados.
  • Y si necesitas una nitidez total, usa el apilamiento de enfoque (focus stacking en inglés). Consiste en hacer una serie de fotografías con idéntica composición, cada una enfocada en un plano de diferente profundidad a lo largo del cuerpo del sujeto o de los diferentes planos de la escena. Luego fusionas las tomas en el procesado resaltando en cada capa la parte del enfoque que te interesa y listo.
Haz fotos desde distintos puntos de vista

Nunca deja de sorprender cómo un simple cambio de punto de vista puede convertir una imagen plana e insulsa, en algo mucho más impactante.

Cuando estés delante de la escena que quieres fotografiar, analiza cuáles pueden ser los distintos puntos de vista desde los que la puedes capturar.

Piensa en hacer la foto desde un lugar elevado, en poner tu cámara a ras del suelo o en encontrar un punto intermedio. Y evita fotografiar a la altura de los ojos que es como todos vemos el mundo.

Otra cosa... ¡No olvides darte la vuelta!

Nunca sabes lo que la luz puede estar creando a tus espaldas. Puede que la escena detrás de ti sea espectacular y corres el riesgo de perdértela si estás concentrado en mirar únicamente hacia el Sol.

Así es que, cuando llegues a la localización, fíjate bien en la escena que vas a componer:

  • En la dirección en la que se encuentra el Sol.
  • En la dirección contraria a la que se encuentra el Sol.

Gracias a PhotoPills es muy fácil comprobar la dirección de la salida/puesta de Sol. Tienes toda la información en el Planificador.

Asegúrate de tener activada la capa Sol en las herramientas del mapa. La línea gruesa amarilla te indica la dirección de la salida de Sol según la localización y fecha determinadas. Y la línea gruesa naranja, la dirección de puesta de sol.

Captura el movimiento

Para transmitir al espectador una sensación de movimiento, lo mejor que puedes hacer es usar uno o varios filtros.

Existen muchos tipos de filtros pero los que usarás normalmente en tu fotografía de paisaje son el filtro polarizador circular (CPL), el filtro degradado de densidad neutra (GND) y el filtro de densidad neutra (ND).

Con el polarizador eliminas los reflejos en el agua y muestras el fondo con más detalle. También puedes aumentar la saturación de una zona concreta del encuadre.

Con un filtro GND restas más (o menos) luz en un área concreta de tu composición. Generalmente lo usarás para contrarrestar la fuerte luminosidad del cielo y evitar que altas luces salgan reventadas.

Con el filtro ND alargas el tiempo de exposición. Generalmente lo usarás para transmitir movimiento en las nubes o generar un efecto de seda en el agua.

Si quieres convertirte en un experto en el uso de los filtros, te recomiendo leer nuestra guía definitiva de fotografía de larga exposición con filtros.

Haz una panorámica

Una panorámica es un tipo de foto que requiere una reflexión previa. Necesitas tomar varias decisiones en función del impacto visual que quieres que tenga tu imagen.

Empieza por la composición

Fíjate en que no aparezcan objetos en movimiento en el encuadre ya que saldrían distorsionados en la imagen final.

Decide qué parte del paisaje quieres que abarque la foto. Esto te ayuda a determinar si es mejor que hagas tus fotos en vertical (si necesitas más cielo, por ejemplo) o en horizontal.

Generalmente intento evitar las tomas horizontales porque pierdo demasiada resolución. Cuando pongo todas las tomas juntas para que el programa cosa la panorámica, suele recortar partes de la imagen y termina perdiendo resolución.

Diferentes tipos de panorámica

Existen dos tipos de panorámicas:

1. La panorámica de una sola fila de imágenes superpuestas.

Esta configuración requiere que el eje de panorámica permanezca perfectamente nivelado (perpendicular al suelo) en toda la panorámica. Como esta configuración sólo requiere que un eje permanezca perpendicular al suelo (llamémoslo el "eje x"), no necesitas ningún equipo específico más que tu cámara y tu trípode.

2. La panorámica de varias filas de imágenes superpuestas o mosaico.

Empieza con la cámara apuntando hacia abajo, rota la cámara de izquierda a derecha y dispara una fila de imágenes superpuestas. Después vuelve al principio (a la parte izquierda del encuadre de tu panorámica), apunta la cámara hacia arriba y haz otra fila de imágenes superpuestas. Esta fila se superpone de izquierda a derecha y de arriba a abajo con la anterior.

Esta configuración es más compleja porque el eje vertical (llamémoslo el "eje y") debe permanecer perpendicular al eje x durante toda la toma. Puede que necesites una base niveladora panorámica o un cabezal panorámico con raíl.

Cuidado con la exposición

Teniendo en cuenta que una panorámica captura una zona muy amplia, ten cuidado a la hora de medir la escena con el exposímetro para que las altas luces no salgan reventadas.

Mide el tono clave y luego bloquea esa exposición. Si estás disparando en Manual (M), por ejemplo, haz los ajustes necesarios para conseguir la exposición que quieres y luego no cambies nada más.

Recuerda que si no puedes conseguir la exposición correcta en una sola toma, puedes usar filtros o hacer un horquillado.

Capturando la panorámica

La forma más sencilla de hacer la captura es siguiendo una secuencia de izquierda a derecha.

Encuadra teniendo en cuenta el borde izquierdo de lo que será tu panorámica y haz la primera foto. Cuando rotes la cámara hacia la derecha, asegúrate de que el centro del objetivo se mantiene en el mismo plano y que el horizonte está nivelado.

Cuando estés haciendo la captura, solapa al menos un 33% de cada toma según vayas girando la cámara. De esta forma te aseguras de que el programa de procesado tenga la suficiente información (los suficientes píxeles) para poder coser cada toma hasta conseguir una imagen final realista.

Repite este proceso tantas veces como sea necesario hasta que el borde derecho de tu captura se ajuste con el de tu panorámica.

Cosiendo la panorámica

Existen muchos programas con los que puedes coser una panorámica. Mis favoritos, dependiendo de la dificultad de la imagen final, son Lightroom, Photoshop y PTGui.

Se minimalista, fíjate en detalles

La idea es que elimines del encuadre tantos elementos como puedas, para jugar con el espacio negativo y que la foto sea lo más sencilla posible.

Existen muchas formas de hacer fotos de paisaje minimalistas: usando un gran angular, utilizando una distancia focal larga o cambiando tu punto de vista (desde muy abajo, por ejemplo).

Pero hay una técnica que muchos fotógrafos obvian y es fotografiar desde arriba. Con un dron.

Lejos quedan esas limitaciones de tener que hacer fotos desde la ventanilla de un avión o, más difícil todavía, desde un helicóptero. Ahora los drones te ofrecen un punto de vista único y es un gran recurso para cualquier fotógrafo de paisajes.

Fíjate en elementos que puedan funcionar como una carretera serpenteando a través de un bosque o una zona costera en la que puedas mostrar el contraste entre la tierra y el mar.

Si quieres convertirte en un maestro de esta disciplina, echa un vistazo a nuestra guía fotográfica de la fotografía con dron.

Vuelve a la localización en diferentes estaciones

Con el paso del tiempo, según he ido adquiriendo más experiencia en mi fotografía de paisaje, he notado que vuelvo a mis localizaciones favoritas. Y lo hago una y otra vez porque me gusta ver cómo van cambiando en diferentes momentos del día y a lo largo de las estaciones del año (sección 7).

Puede que la zona en la que vives no te inspire a la hora de hacer fotos. Al fin y al cabo, son rincones que ves todos los días. Tu ojo fotográfico se ha acostumbrado y ya no consigue ver nada que le llame la atención.

Por eso te sugiero que empieces a ver el mundo y los alrededores de tu casa de una manera diferente.

Busca composiciones en todas partes y tendrás un montón de ideas fotográficas. Tendrás un montón de localizaciones a los que querrás volver una y otra vez.

Te sorprenderás cómo esos sitios nunca se ven igual.

Vigila siempre el histograma

Dependiendo de la localización en la que te encuentres (sección 2) y las condiciones de luz que tengas (sección 4) puede que te enfrentes a una escena con un alto rango dinámico. Supón, por ejemplo, que el cielo está mucho más iluminado que el primer plano.

Haz las fotos de prueba que sean necesarias y usa el histograma para calcular la exposición.

Y no olvides que la imagen que ves en tu LCD es un revelado en JPEG del archivo RAW. Es decir, el histograma que estás viendo en la cámara no es exactamente el del archivo RAW, aunque sigue siendo la mejor referencia para evaluar la exposición.

Para conseguir la exposición correcta, puedes utilizar varias técnicas.

Usa filtros

La mejor forma de contrarrestar la fuerte luminosidad del cielo (altas luces reventadas) es usar un filtro degradado de densidad neutra (GND). Lo consigues restando más (o menos) luz en un área concreta del encuadre.

Aunque también puedes utilizar otros filtros como filtro polarizador circular (CPL) o el filtro de densidad neutra (ND) según el tipo de efecto que quieras conseguir.

Si quieres convertirte en un experto en el uso de los filtros, estudia nuestra guía definitiva de fotografía de larga exposición con filtros.

Haz un horquillado

Incluso aunque utilices filtros, puede que la cámara no sea capaz de capturar la escena en una sola exposición.

En ese caso, la solución es que hagas un horquillado.

En la sección 23 de la guía fotográfica sobre la exposición te explico cómo capturar con éxito imágenes de alto contraste con un horquillado.

Aprovecha el mal tiempo

Las condiciones climatológicas definen un paisaje (sección 7). Definen sus dos características principales: la iluminación y el estado de ánimo.

Seguro que más de una vez te has contrariado y frustrado mientras hacías fotos con mal tiempo. Puede que la lluvia moje el objetivo, que el viento sople con demasiada fuerza, que el cielo no tenga nubes, que haga un frío que pela, que haga un calor de justicia...

Si las condiciones climatológicas no son favorables, la fotografía de paisaje puede ser una auténtica pesadilla. Nos ha pasado a todos.

Pero, aunque te parezca mentira, ¡también puede ser muy gratificante!

El "mal" tiempo no es mal tiempo como tal, es alucinante. Me encanta por varios motivos.

Uno de ellos es que puedo hacer fotos durante todo el día. No necesito esperar a que hay un momento mágico de luz natural, como el salida de Sol o el puesta de Sol.

Aunque la principal razón por la que disfruto muchísimo haciendo fotos con mal tiempo es que me permite crear imágenes con una atmósfera única y llena de dramatismo.

Así es que no te dejes achantar por el tiempo. Como siempre digo, sé flexible y aprovecha al máximo las circunstancias en las que te encuentras.

Cuida tu equipo

Si está lloviendo, haz todo lo posible por mantener tu cámara seca. Hoy en día muchos cuerpos son resistentes a la lluvia y la humedad, pero no cuesta nada protegerlo y evitar un posible disgusto.

No soy muy fan de las fundas específicas contra la lluvia: suelen ser caras, generalmente no me permiten manejar los controles de la cámara cómodamente y además necesito un modelo para cada cámara. Conclusión, prefiero usar una simple bolsa de plástico o incluso el gorro de ducha de la habitación del hotel.

También me gusta llevar siempre en la mochila varios paños de microfibra. Los utilizo para limpiar el cristal frontal del objetivo, la pantalla LCD y el filtro, si es que estoy usando alguno durante la captura. Es inevitable que el equipo se moje si está lloviendo o estoy haciendo fotos cerca del agua (en la costa, cerca de una cascada, etc.).

Otro de los problemas frecuentes que te puedes encontrar es que las baterías se gasten rápidamente si hace mucho frío. Por lo tanto, es importante tener algunas baterías de repuesto y llevarlas contigo el día de la sesión de fotos.

Para mantener las baterías de repuesto más o menos calientes, las meto en los bolsillos de mi segunda capa (plumas o forro polar) para que estén lo más cerca posible de mi cuerpo. Otra opción que uso en caso de temperaturas extremas como durante la expedición de PhotoPills a Islandia, es poner en el mismo bolsillo una bolsa de calor.

Si vas a estar varios días haciendo fotos a bajas temperaturas, no esperes a que las baterías se agoten del todo. Carga las baterías en cuanto estés de vuelta en tu alojamiento para asegurarte de que todo tu equipo está listo para la próxima sesión de fotos.

Por último, se cuidadoso al cambiar el objetivo para evitar que entre polvo en el sensor sobre todo si hace mucho viento y estás en un sitio donde haya arena.

Primero, apaga la cámara. Así limitas la cantidad de carga estática en el sensor, y esto a su vez impide que atraiga el polvo.

Después, no dejes nunca la cámara con la montura del objetivo abierta. Cada vez que quites un objetivo, pon otro inmediatamente o coloca una tapa en tu cámara.

Por último, sujeta la cámara de manera que la montura del objetivo apunte hacia abajo y lejos de la dirección del viento, para reducir el riesgo de que el polvo caiga o vuele hacia la abertura y hacia su sensor.

Sigue intentándolo

No hay nada más satisfactorio que conseguir esa foto con la que llevas tanto tiempo soñando y en la que has puesto mucho tiempo y esfuerzo.

Por desgracia, la verdad es que en fotografía de paisajes por mucho que hayas planificado la sesión de fotos (sección 6) y creas tenerlo todo bajo control, a veces pueden surgir imprevistos que te impiden capturar la foto.

Por eso tienes que aprender a gestionar tu frustración y recordar que la persistencia dará sus frutos en algún momento.

Tengo que admitir que soy el primero en embarcarme en una expedición fotográfica, viajar durante horas y esforzarme al máximo por llegar a paisajes que nunca he fotografiado para luego llegar y que la luz no sea la correcta o que surja cualquier otro inconveniente. Es algo que creo que nos ha pasado a todos.

Y claro, una vez que estoy ahí, intento aprovechar al máximo las circunstancias y conseguir la mejor foto posible. Improviso y capturo una imagen diferente.

Pero al final lo único que he hecho ha sido enfrentarme a una situación que no era la ideal. No he hecho la foto que quería hacer y, a veces, siento una ligera frustración.

Con el tiempo, me he dado cuenta de que no merece la pena frustrase. Lo importante es disfrutar y pasárselo bien haciendo fotos.

Porque la naturaleza es incontrolable (sección 7) y no puedes luchar contra ella.

Por eso, no te desesperes. Sigue intentándolo una y otra vez. Vuelve a la localización siempre que puedas hasta que consigas lo que estás buscando.

¡Un PhotoPiller nunca se rinde!

Trabaja en el revelado y el procesado

Seguro que más de una vez te has planteado hasta dónde puedes (o debes) llegar cuando revelas y procesas tu fotografía de paisaje.

¿Qué ajustes son imprescindibles? ¿Has exprimido el archivo RAW a tope? ¿O te has pasado?

Es una duda que surge habitualmente en mis talleres y siempre respondo lo mismo.

Todo depende de ti.

Tú tienes que decidir cómo y cuánto quieres revelar y procesar tu foto. Pero lo más importante es que establezcas para qué haces tal o cual ajuste. ¿Te va a permitir conseguir que la escena sea tal y como la viste? ¿La va a mejorar?

Como puedes ver, no hay una única solución y ni una sola respuesta.

Ten en cuenta también que no existe una solución única. Tendrás que tener en cuenta tus gustos y tu estilo personal.

Y para encontrarlo, aprende varias técnicas de revelado y procesado hasta que encuentres lo que te gusta.

Tienes un montón de cursos y tutoriales para formarte, pero te recomiendo que empieces echando un vistazo a estas dos recomendaciones.

Por un lado, visita Processing RAW. Es el canal de Antonio Prado, un fotógrafo que pone mucho empeño en enseñar todo lo que sabe y del que puedes aprender un montón. Tienes docenas vídeos sobre revelado con Lightroom y Capture One y sobre procesado con .

Por otro lado, no te pierdas Tripiyon posiblemente el canal más completo de Photoshop en español. Tiene más de 300 tutoriales gratuitos y aquí puedes encontrar todo tipo de efectos artísticos que te ayudarán a potenciar tus fotos.

11.17 fotógrafos de paisaje de los que aprender

Nikon Z6 | 18mm | f/16 | 8s | ISO 100 | 7800K | Filtro GND 0.9 (3 pasos) transición suave

Una de las mejores formas de aprender fotografía de forma autodidacta es viendo (y analizando) las fotos de grandes fotógrafos.

Sus imágenes son una fuente de inspiración constante y te permiten ver un montón de composiciones. ¡Y encima gratis!

¿Y por qué te recomiendo ver fotos de otros fotógrafos?

Pues porque es algo que yo mismo hago con frecuencia: suelo ver regularmente el trabajo de mis fotógrafos favoritos y también descubrir nuevos fotógrafos que me entusiasmen. ¡A pesar de la cantidad de años que llevo haciendo fotos de paisajes aún me quedan tantas cosas por aprender!

Y se me ha ocurrido compartir contigo mi top 10 de fotógrafos de paisaje. He podido hacer fotos con algunos de ellos durante mi evento fotográfico favorito, el PhotoPills Camp.

Es una lista muy personal pero me encantaría ir añadiendo tus recomendaciones. Puedes hacerlo dejando un comentario al final de esta guía.

Daniel Kordan

Daniel Korzhonov, más conocido como Daniel Kordan, es un fotógrafo de paisajes ruso con un especial interés por los paisajes de montaña y de costa. Es un apasionado de los viajes y le gusta explorar el mundo capturando momentos verdaderamente alucinantes.

Sarah Hatton

Sarah Hatton es una fotógrafa australiana de paisajes y aventuras. Su técnica favorita son las largas exposiciones que captura no sólo en Australia sino también en Canadá, Nueva Zelanda, la costa oeste de EE.UU., la Patagonia chilena,... Lo que empezó siendo una afición, se convirtió en 2012 en una profesión gracias a la que Sarah ha sabido destacar y mostrar cualidades extraordinarias.

Albert Dros

Albert Dros vive por y para la fotografía de paisajes y sólo piensa en capturar la belleza del mundo. En realidad, es casi una obsesión. El tiempo y el empeño que dedica a la planificación se traduce en unas imágenes que te dejarán sin aliento.

Erin Babnik

Erin Babnik es una de las grandes fotógrafas de paisaje de la actualidad. Erin es una artista con un talento inmenso que además de hacer fabulosas fotos se dedica a la formación, escribe y da ponencias sobre fotografía. Una de sus mejores virtudes es su persistencia, nunca se rinde ante condiciones complicadas cuando la localización merece la pena.

Francesco Gola

El fotógrafo italiano Francesco Gola es un gran apasionado del mar. Cuando empezó a hacer fotos descubrió que lo que más le gusta es hacer largas exposiciones. Pasa su tiempo libre volcado en su pasión, capturando paisajes de costa junto con preciosos amaneceres y atardeceres en algunos de los lugares más fotogénicos del planeta.

Rachel Jones

Rachel Jones descubrió su pasión por la fotografía tras capturar la Vía Láctea por primera vez. Su vida cambió para siempre y decidió dejar el mundo de la psicología para convertirse en fotógrafa profesional. Decidió inclinarse por la fotografía de paisaje y la astrofotografía, dos disciplinas en las que destaca por su talento.

Elia Locardi

Elia Locardi busca los lugares más extraordinarios del mundo y hace todo lo posible por capturarlos con la mejor luz. Para él es más que una misión, es un estilo de vida que ha desarrollado en torno a su pasión por los viajes y la fotografía. Desde que comenzó a viajar por el mundo casi a tiempo completo en 2009 ha estado en más de 60 países.

Catherine Simard

Catherine Simard empezó su andadura profesional como modelo, profesión a la que le dedicó 10 años. Sin embargo, en sus ratos libres descubrió que el senderismo y la fotografía es lo que realmente le hace feliz. Tiene un talento especial para capturar paisajes que te dejarán con la boca abierta. Te recomiendo que lo compruebes tú mismo.

Marco Grassi

La historia de amor entre Marco Grassi y la fotografía comenzó de la mejor manera posible: viajando durante un año en Nueva Zelanda. Desde entonces, ha estado viajando por todo el planeta y capturando con su cámara los maravillosos paisajes que se ha ido encontrado en el camino.

Rannvá Joensen

A Rannvá Joensen le encanta enseñar a otros fotógrafos viajeros su tierra natal: las Islas Feroe. A través de sus ojos y de su cámara comprobarás por qué este lugar es único. Sus imágenes muestran el lado más salvaje de este rincón de la Tierra, sobre todo en invierno, cuando los colores y la climatología son más impresionantes.

Michael Shainblum

Michael Shainblum lleva trabajando profesionalmente como fotógrafo y cineasta desde los 16 años. Tiene una creatividad infinita que le permite capturar momentos con un estilo inconfundible. Su forma de contar historias a través de asombrosas fotografías y timelapses le han otorgado prestigio y fama a nivel internacional.

Sarah Lyndsay

Sarah Lyndsay es una fotógrafa con un talento fuera de lo común. El hecho de vivir en Canadá le permite vivir un montón de aventuras que se reflejan en fantásticas oportunidades fotográficas. Siempre me fascina ver su trabajo y los paisajes de ensueño que captura con su cámara.

Ian Norman

Es el creador y editor de uno de los mayores blogs de astrofotografía de internet: LonelySpeck. A pesar de su formación como ingeniero, lo dejó todo para dedicarse a su gran pasión: la astrofotografía. Sus fotos nocturnas de paisajes, tutoriales y vídeos han servido de inspiración para muchos fotógrafos de todo el mundo, incluido yo mismo.

Rach Stewart

Rach Stewart empezó en el mundo de la fotografía haciendo fotos del atardecer con su iPhone mientras paseaba por la playa cada día. Bueno, es de Nueva Zelanda así es que ¡ya te puedes imaginar lo alucinantes que son las puestas de Sol allí! A partir de ahí, empezó a desarrollar su propio estilo fotográfico centrándose en los maravillosos paisajes de su país y, posteriormente, viajando por el mundo.

Chris Burckard

Chris Burkard es un fotógrafo y artista autodidacta cuyo contenido audiovisual gira entorno al surf, los deportes de montaña y los viajes. Su búsqueda constante de localizaciones salvajes y remotas y paisajes poco convencionales le ayudan a capturar la fragilidad del ser humano frente a la naturaleza. Usando el océano como musa principal y gracias a una intuición innata para trabajar con la luz, Chris es capaz de conseguir imágenes verdaderamente alucinantes.

Claire Droppert

La fotografía de Claire Droppert se centra constantemente en la simplicidad y la serenidad. Sus disciplinas favoritas son la naturaleza y los viajes. Gracias a sus imágenes busca evocar un sentimiento de silencio a través de paisajes aislados y alejados.

El éxito de Claire se debe en parte a su capacidad para aprovechar la belleza de la simplicidad y el minimalismo, una virtud que muchos fotógrafos de paisaje consideran difícil de conseguir.

Joshua Cripps

Joshua Cripps creció en las montañas de Sierra Nevada (California, EE. UU.) y siempre se sintió muy próximo a la naturaleza. Su habilidad e ingenio a la hora de fotografiar paisajes resulta en imágenes increíbles cuyos colores y composición destacan del resto. Cree que la fotografía consiste en disfrutar mientras haces fotos y esto se ve claramente en sus fotografías.

12.14 apps y páginas web que te ayudarán a hacer fotos de paisaje

A lo largo del artículo te he mencionado algunas de las aplicaciones y páginas web favoritas que uso regularmente cuando fotografío paisajes.

Para mí son herramientas imprescindibles porque me resulta más fácil planificar la foto, buscar localizaciones y consultar la meteorología.

¿Quieres saber cuáles son las aplicaciones más útiles para clavar tus fotos de paisaje?

No tienes nada que hacer. ¡Llevo años probando un montón de herramientas! Y ahora ya sé cuáles son las mejores.

En esta sección voy a compartir contigo una lista de las apps y páginas web que te ayudarán a sacar fantásticas fotos de paisaje.

PhotoPills (1)

No puedo empezar mi lista por otra aplicación. Mi fotografía de paisaje ha cambiado por completo desde que uso PhotoPills.

Es una aplicación de fotografía que sirve para todo y que tiene un montón de herramientas. Mi amigo Francesco Gola la bautizó como la "navaja suiza para fotógrafos". Y creo que dio en el clavo... ;)

PhotoPills es tu aplicación de fotografía de paisaje (y también tu aplicación de salida de Sol, puesta de Sol, tu aplicación de Vía Láctea, tu aplicación de fotografía nocturna, la aplicación de Luna, tu aplicación de lluvias de estrellas, tu aplicación de profundidad del campo, tu aplicación de time lapse...).

Bueno, todo eso y muchas herramientas más...

¡En cuanto empieces a usar PhotoPills dejarás de buscar localizaciones a ciegas y hacer cálculos mentales! Y podrás pasar mucho más tiempo fuera de casa haciendo fotos :P

Descárgala y empieza a planificar tus ideas de fotos de paisaje.

PhotoPills está disponible en iOS y Android.

Google Maps (2)

Una de mis herramientas favoritas de planificación es Google Maps.

En cuanto tengo una idea fotográfica, abro Google Maps y empiezo a explorar posibles localizaciones fotográficas en el mundo.

Además de darme un montón de información práctica sobre una zona concreta, también me ofrece varias formas de visualizarla. Los mapas tienen varias capas (predeterminada, satélite y relieve) por lo que puedes explorar el terreno en detalle, ampliando la zona hasta obtener el máximo detalle.

Siempre que puedas, consulta Google Street View. Dependiendo del entorno en el que estés, puede que no te sea muy útil ya que sirve sobre todo en localizaciones urbanas (sección 2).

Una vez que estés en el área correcta del mapa, arrastra y suelta al hombrecito en el lugar que quieras explorar. Una vez que se haya generado la vista, amplia o aleja la vista y desplázate virtualmente por la zona. Es muy útil.

Puedes descargar Google Maps en tu móvil y tu tableta o usarlo con tu navegador favorito en tu portátil o tu ordenador de sobremesa.

Google Maps está disponible en iOS y Android.

Google Earth (3)

Me encanta usar Google Earth para complementar la información que consigo con Google Maps. En lugar de tener una vista aérea o satelital (es decir, plana y bidimensional que es lo habitual en un mapa), dispones de una vista tridimensional y topográfica.

Google Earth es muy fácil de usar. Coloca un pin en cualquier punto de la Tierra y el programa te permitirá ver virtualmente las características y los alrededores (la topografía, por ejemplo) de esa localización. Es increíble.

Cuando hayas seleccionado una ubicación, recorre todos sus rincones para tener toda la información posible antes de ir sobre el terreno. Cambia tu ángulo de visión, mueve tu posición, acércate y aléjate. Así podrás elegir varios puntos de disparo, buscar composiciones e incluso encontrar el camino para llegar allí... :)

Puedes descargar Google Earth en tu móvil, tu tableta, tu portátil y tu ordenador de sobremesa.

Google Earth está disponible en iOS y Android.

Location Scout (4)

Location Scout es una página web en la que puedes encontrar un montón de localizaciones fotográficas chulas. Puedes consultar una ficha de cada localización fotográfica que incluye toda la información práctica que necesitas.

Es muy útil para preparar tu sesión fotográfica y contiene fotos que te pueden servir de inspiración.

Todos los datos son información de primera mano que comparten los usuarios de esta página, fotógrafos y viajeros apasionados como tú. Y lo mejor de todo es que con el paso del tiempo los usuarios van añadiendo consejos, fotos y calificaciones. Así es que la información siempre está actualizada.

Es una gran herramienta que uso, sobre todo, durante mis viajes.

ShotHotSpot (5)

ShotHotSpot es una base de datos similar a la que te acabo de recomendar que sirve para encontrar localizaciones fotográficas.

Lo único que tienes que hacer es escribir una ubicación en la barra de búsqueda y los resultados aparecerán en un mapa. Cada resultado es un punto de interés que forma parte de una clasificación y que incluye fotos que se han capturado en la localización.

Shothotspot usa varias fuentes de información.

Por un lado, utiliza los datos de ubicación de las imágenes de servicios como Flickr. De esta forma calcula automáticamente las localizaciones más populares.

Por otro lado, cualquier usuario puede contribuir añadiendo nuevas localizaciones, o información adicional y comentarios a los ya existentes.

Es el complemento perfecto.

Windy (6)

Hay tantas aplicaciones, páginas web y servicios de meteorología que resulta casi imposible decidir cuál es la mejor o la más fiable.

No te imaginas la cantidad de aplicaciones y páginas web que he usado a lo largo de los años... He perdido la cuenta, la verdad.

Por eso, después de mucho buscar y probar, he llegado a la conclusión de que Windy es mi aplicación favorita.

Para empezar, me encanta la fiabilidad de su información: es raro que se equivoque, aunque ningún servicio de meteorología es infalible. Además, su interfaz me permite consultar un montón de información y consultar un montón de opciones.

La aplicación te da los siguientes datos, según la localización que determines: viento (dirección y velocidad), lluvia, nieve, temperaturas, nubes (a diferentes altitudes) y olas (dirección, fuerza y temperatura del agua). Y aún tienes muchas más opciones, datos y pronósticos.

Y lo mejor de todo es que es gratis...

Puedes descargar la aplicación de Windy en tu móvil y en tu tableta. También puedes usarla a través de la página web en tu ordenador portátil y de sobremesa.

Windy está disponible en iOS y Android.

Ventusky (7)

Como te acabo de decir, ninguna aplicación ni servicio de meteorología es infalible. Por eso siempre me gusta consultar varias fuentes de información. De esta forma me puedo hacer una idea más realista de lo que puede pasar el día de la foto.

Y mi segunda opción favorita es Ventusky, una aplicación que usa varios mapas para darte muchísimos datos meteorológicos.

Por defecto, la interfaz principal es un mapa de tu área local que te permite ver, de un vistazo, cómo es el clima en tu localización. Gracias a un código de colores puedes ver la temperatura y las líneas de dirección del viento que se mueven sobre la tierra. Por supuesto, puedes cambiar las unidades en los ajustes de configuración.

Para ver el tiempo a nivel nacional, aleja el mapa. Para verlo a nivel internacional, aléjalo aún más.

También puedes ver un pronóstico del tiempo animado en la pantalla. Pulsa el botón Play (esquina inferior izquierda) y verás la evolución del tiempo en las próximas horas o días. Puedes ver la previsión de los próximos 7 días o ir atrás en el tiempo.

Puedes descargar la aplicación de Ventusky en tu móvil y en tu tableta. También puedes usarla a través de la página web en tu ordenador portátil y de sobremesa.

Ventusky está disponible en iOS y Android.

Servicios locales de meteorología (8)

Y como no hay dos sin tres, siempre compruebo una última fuente de información para intentar conseguir la previsión más precisa y fiable posible.

Considero imprescindible consultar el servicio oficial de meteorología de la localización en la que tengo pensado hacer fotos. Este servicio suele ser propiedad del gobierno local y la precisión de sus datos es muchísimo mayor que la de cualquier otra fuente.

Ninguno es infalible al 100%, pero me ayudan a corroborar la información que me dan Windy y Ventusky.

Aquí tienes algunos ejemplos: el National Weather Service estadounidense, el Deutscher Wetterdienst alemán, el Bureau of Meteorology australiano, el Met Office británico y el Aemet español.

SunsetWx (9)

Aunque la página web de SunsetWx tenga un interfaz de los 90, es la mejor herramienta gratuita para predecir la calidad de la salida y la puesta de Sol.

Y este tipo de información es fundamental en fotografía de paisaje.

Su funcionamiento es muy simple. Nada más cargarse, lo primero que verás es una imagen de satélite de los EE.UU. (no te preocupes, puedes cambiarla por una imagen de Europa o del Mundo gracias a las opciones del menú superior). Y sobre ella, hay un mapa de calor superpuesto.

El mapa de calor representa la probabilidad de una buena salida de Sol:

  • Cuanto más caliente (más cerca del rojo o un mayor porcentaje) sea la imagen, mayor probabilidad hay de que la salida de Sol sea alucinante.
  • Cuanto más fría (más cerca del azul o un menor porcentaje) sea, mayor es la probabilidad de una mala salida de Sol.

Los primeros mapas que ves son de la puesta de Sol.

Desliza la pantalla hacia abajo o usa las opciones del menú superior para ver los mapas de la salida de Sol.

Nautide (10)

Si tienes intención de fotografiar un paisaje de costa, es fundamental que sepas a qué hora sube o baja la marea en la localización.

Mi app de mareas favorita es Nautide.

Me gusta porque da un montón de información muy detallada: las horas a las que ocurren las mareas, el nivel de agua (cuánto va a subir o bajar el agua), el tiempo en alta mar hasta los niveles de agua esperados y la actividad de la vida marina, por ejemplo.

Nautide se nutre de los datos que facilitan las boyas del National Ocean Service del NOAA estadounidense, así es que puedes elegir entre más de 10.000 boyas...

El inconveniente es que si quieres hacer una planificación con semanas o meses de antelación consultado la aplicación desde tu móvil, necesitas comprar un paquete de datos anual.

La buena noticia es que su página web tides4fishing es completamente gratuita ;)

Nautide está disponible en iOS y Android.

Tide Charts Near Me (11)

Lo que más me gusta de Tide Charts Near Me es que ofrece información de las mareas sin limitación en el tiempo. No hace falta comprar ningún paquete de datos ni pagar por una versión premium.

Su gráfico principal muestra la información con mucha claridad y cómo la marea va a subir y bajar a lo largo del día y la noche.

También puedes ver la medición exacta (metros y centímetros o pies y pulgadas, dependiendo del sistema que prefieras) que hay en ese instante. Y para que la información sea más visual, una pequeña flecha apunta hacia arriba o hacia abajo según la marea suba o baje.

Tide Charts Near Me está disponible en iOS y Android.

My Lightning Tracker (12)

My Lightning Tracker es una fantástica aplicación para monitorizar los rayos en todo el mundo casi en tiempo real. Con un diseño moderno y elegante, puedes ver cualquier tormenta eléctrica a medida que ocurre.

Su gran ventaja es que muestra tormentas y rayos en todo el mundo, así es que no hay limitación geográfica. Además, puedes ir siguiendo la información sobre la tormenta detallada en el mapa para ver dónde está ocurriendo exactamente. También dispone de un historial de puntos álgidos donde se producen rayos con mayor frecuencia.

Y mi función favorita son las notificaciones automáticas cuando hay una tormenta cerca para poder seguirla en directo y fotografiarla.

My Lightning Tracker está disponible en iOS y Android.

My Aurora Forecast (13)

My Aurora Forecast es una muy buena aplicación sobre auroras boreales.

Gracias a esta aplicación puedes:

  • Averiguar el índice KP actual y la probabilidad de que ver una aurora boreal.
  • Ver una lista de las mejores ubicaciones para ver una aurora boreal.
  • Ver un mapa que muestra la intensidad de la aurora en todo el mundo, según el pronóstico de auroras del Space Weather Prediction Center (SWPC) estadounidense.
  • Recibir notificaciones cuando se espera que la actividad geomagnética sea alta.
  • Observar pronósticos para poder planificar la captura de una aurora boreal (dependiendo de las condiciones climáticas, claro).

My Aurora Forecast está disponible en iOS y Android.

PeakFinder (14)

PeakFinder es una aplicación que te ayuda a identificar picos, rutas de senderismo y registrar tus ascensos o caminatas y crear planificaciones.

Ejecuta una opción de localización en segundo plano (se puede apagar) que actualiza automáticamente los picos de una determinada zona para que puedas consultar un mapa sin conexión en cualquier momento.

El monitor de fondo también comprueba los picos de las cumbres de forma regular (con más frecuencia cuando estás en una zona montañosa), para que puedas consultar las cumbres que tengas a tu alrededor.

Puedes descargar la aplicación de PeakFinder en tu móvil. También puedes usarla a través de la página web en tu ordenador portátil y de sobremesa.

Peak Finder está disponible en iOS y Android.

13.¡No pierdas ni un minuto más!

Guau...

Nunca pensé que escribiría una guía tan larga sobre fotografía de paisaje.

Pero es un tema que me apasiona y quería compartir contigo todo lo que he aprendido durante años.

¡Quiero que te conviertas en un gran fotógrafo de paisaje!

Estoy convencido de que con un poco de tiempo y esfuerzo llegarás hasta donde tú quieras.

Y cuando tengas una foto de la que te sientas orgulloso, no la dejes olvidada en un disco duro: ¡compártela con el resto de PhotoPillers!

Mándala a los PhotoPills Awards, un concurso que organizamos en PhotoPills y a través del que queremos premiar la creatividad de PhotoPillers como tú y yo.

Es una gran fuente de inspiración y además puedes ganar premios si seleccionamos tu foto.

Y recuerda que si tienes cualquier duda o problema, no estás solo. ¡Estoy aquí para ayudarte!

Deja tu pregunta o tu sugerencia en la sección de comentarios que encontrarás al final de este artículo y te contestaré lo antes posible.

Lo más importante para mí es que aprendas todo lo que necesitas para conseguir la fotografía de paisaje que tienes en mente.

Y estoy seguro de que lo conseguirás mucho antes de lo que imaginas.

¡Vamos! ¡No pierdas ni un minuto más!

 

Antoni Cladera es un fotógrafo de naturaleza comprometido con el medio ambiente. Artista de la Confederación Española de Fotografía y miembro de la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza (AEFONA). Forma parte del equipo de PhotoPills.

Agradecemos especialmente a Sandra Vallaure, gran fotógrafa y amiga, por compartir su sabiduría con nosotros y ayudarnos a hacer posible este artículo.

Nota: Algunos enlaces de este artículo son enlaces de afiliados. ¿Qué quiere decir esto? Que si compras mediante estos enlaces nos estás ayudando económicamente sin que eso suponga ningún gasto adicional para ti. Gracias por tu apoyo.

Fotografía de paisaje: la guía definitiva

¡Consigue gratis este ebook!

Archivado en

Tutorial anterior

Comentarios